Paraná Preocupante

Accidentes fatales: Advierten que cada vez menos motociclistas usan casco

De enero a junio, el uso del casco alcanzó un 75%. No obstante, se redujo a un 65% a partir de julio. En 2017 hubo 60 accidentes graves y 14 muertes, que se produjeron por no usar casco o llevarlo puesto de manera inadecuada.
Los siniestros viales en los que hay motociclistas involucrados no cesan: en la madrugada de ayer una persona murió al colisionar a bordo de su moto con un automóvil y por la tarde falleció un motociclista en el Acceso Norte. Ambos casos se suman al del inspector de Tránsito Joel Portillo, que falleció el 1 de enero

El doctor Guillermo Grieve, a cargo de la Terapia Intensiva del hospital San Martín, señaló que hasta el 23 de diciembre del año pasado se habían registrado prácticamente la misma cantidad de accidentes que en 2016. "El promedio que hubo hasta esa fecha fue igual que el año anterior: en 2016 habíamos tenido 61 accidentes graves en Terapia Intensiva y en 2017 fueron 60".
Además se incrementó la cifra de fallecidos: hasta el 23 de diciembre, fecha en que Grieve y su equipo elaboraron las estadísticas, eran 13 las personas que perdieron la vida por un accidente en moto, pero hubo uno más después: finalmente fueron 14 muertes de motociclistas en 2017, cuando en 2016 había sido 15.

Al respecto el médico, que lleva una minuciosa estadística sobre el tema desde hace 10 años, analizó: "Si consideramos que cuando empezamos teníamos 150 accidentes al año, tendríamos que estar contentos por tener 60, pero deberíamos tener menos de 30 al año. Lógicamente la población de Paraná es mayor, la cantidad de motos se incrementó, los riesgos son mayores, pero lo que exigen estos riesgos son más controles". Grieve indicó que el 70% de los accidentes con motos que se producen en la capital provincial cada semana son en la franja horaria que abarca desde el viernes a las 20 hasta el domingo a las 8. "Habíamos establecido una logística de trabajo sugiriéndole a la Municipalidad un control inteligente en esta franja de tiempo, ya que no sirve hacer un operativo por ejemplo en el Parque Urquiza los sábados y domingos a las 16 porque no tiene sentido, ya que no tenemos accidentes en ese horario", dijo, y explicó: "La mayoría ocurre los viernes y los sábados a la noche, y el domingo a la madrugada, sobre todo en la zona cercana a los boliches, a la salida; y también al ingreso o el egreso del trabajo, o sea a las 5 o a las 22, que es cuando la gente va a su empleo y vuelve a su casa. Creo que hay que incentivar los controles también con una logística adecuada".

El profesional comentó que esta información fue compartida con autoridades del Ministerio de Salud de la Provincia y la Municipalidad de Paraná. "Con todos ellos tuvimos reuniones y resaltamos que hay que intensificar los controles, porque tenemos que bajar más la cantidad de accidentes", sostuvo, a la vez que reveló que cruzar los semáforos en rojo influye en una tercera parte de los accidentes, e hizo un llamado de atención sobre este punto para que se respete este dispositivo.
Como corolario, expresó: "Por mes tenemos un promedio de cinco accidentes graves, y un caso fatal. Hay que desterrar la muerte y bajar la cifra a uno o dos accidentes, producto en ese momento de la fatalidad pero no de la imprudencia, que son dos cosas diferentes: imprudencia significa que no se siguieron ni el accionar ni los controles que correspondían". Se usa menos el casco
Otro dato que aportó y sobre el cual alertó fue que en el primer semestre de 2017, es decir de enero a junio, el uso del casco alcanzó un 75%. No obstante, se redujo a un 65% a partir de julio.

Al respecto, reflexionó: "Bajar la línea del 70% implica mayores riesgos y esto lo vimos en estos 10 años de campaña: se incrementa la accidentología y aumentan las muertes, considerando que aproximadamente el 95% de los decesos por accidentes de moto son dados por el trauma cerebral, y dado que el 90% de las veces el uso del casco en forma adecuada evita el accidente grave".

El especialista advirtió, en declaraciones a diario Uno que el casco debe estar colocado de manera correcta: "Que la persona tenga el casco puesto en la cabeza pero sin el cerramiento como corresponde, con el cabestrillo puesto, es como no tenerlo. Cuando en un accidente al casco se lo encuentra al lado de la moto, seguro que no estaba bien puesto, y frente al impacto se desprende".
En este contexto, aseguró que de las 14 muertes registradas en el último año, en ninguno de los casos tenían casco: "Si el impacto es a nivel craneoencefálico es que no lo tenía".
"Debemos incentivar el control", insistió, y comentó: "Hice un screening en Año Nuevo y no hubo un control exhaustivo, que es el que nosotros queremos, verificando el uso del casco, el control de la velocidad, que los chicos no tomen alcohol, que vayan solamente dos personas en una moto y que no lleven niños. De 10 cascos que se llevan puestos, relevamos que tres no llevan cabestrillo y es como si no lo tuvieran, porque no están protegidos de ese modo".

Grieve observó que el uso de casco en Paraná Campaña se reduce del 65% al 35%: "O sea que baja a la mitad respecto de la ciudad de Paraná. Los municipios situados alrededor de la capital entrerriana se tienen que ocupar también de este tema", advirtió.

Por último, analizó: "Si hacemos un balance, hace ocho años teníamos un 10% de uso de casco y en este sentido Paraná ha mejorado. Pasamos de ser una provincia con menor uso de casco a una con mayor uso cuando llegamos al 85%. Después bajamos al 75% y ahora al 65%. Debemos seguir incentivando su uso".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS