Policiales Triple femicidio en Mendoza

Incendió la casa donde creía que estaba su ex y mató a la madre y sus dos hijas

Parecía un accidente, pero fue un triple femicidio. Las víctimas dormían en el interior de la casa. "Fue una venganza", afirmó el fiscal del caso, ocurrido en Guaymallén. El acusado, que tenía antecedentes, está detenido.
Ema y sus dos nietas, las víctimas fatales del incendio en Mendoza.
Foto: Ema y sus dos nietas, las víctimas fatales del incendio en Mendoza.
Parecía un accidente, pero fue un triple femicidio. Así lo determinaron las pericias del incendio en la localidad mendocina de Guaymallén, en el que días atrás murieron Ema Zapata, de 70 años, y sus dos nietas, de 10 y 16. El presunto asesino ya fue identificado y está detenido.
No hubo cortocircuito. Tampoco estaba funcionando ningún electrodoméstico para calefaccionar la casa, porque ese día hacía calor. Ningún motivo lógico explicaba cómo se había iniciado el fuego que empezó en una ventana que estaba tapada por una heladera, rodeada de bolsas con prendas de ropa. A medida que avanzaba la investigación, cada vez quedaba más lejana la hipótesis de un accidente y todo parecía apuntar a un incendio intencional.

Las pruebas llevaron después a la detención de Julio Villarruel, expareja de la madre de una de las nenas que murió en el ataque. El hombre quedó imputado por el delito de "triple homicidio agravado por haber sido cometido con un medio idóneo para crear un peligro común y con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que ha mantenido una relación de pareja".
Para la Justicia, él provocó el fuego en la vivienda de Amalia Ortiz, su exmujer, pero el destino quiso que ella no se encontrara en ese momento en el lugar. En cambio, su madre y las dos menores estaban durmiendo en el interior cuando empezaron las llamas y el oxígeno se fue consumiendo de a poco sin que ellas pudieran reaccionar.

Los vecinos de la familia empezaron a combatir las llamas mientras esperaban la llegada de los Bomberos, que una vez allí, entraron a la casa y encontraron a la mujer muerta, publicó Uno. Las dos menores, Sheila Ares, de 10 años, y Aldana González, de 16, fueron trasladadas de urgencia al hospital pediátrico Humberto Notti pero murieron unas horas después, ambas por asfixia.

"Fue una venganza", dijo a los medios locales el fiscal del caso. La prueba principal en contra del acusado fueron los videos de las cámaras de seguridad que lo ubicaron en la zona y en el horario en que ocurrió el hecho. Tras la detención, se supo que Villarruel tenía antecedentes penales. Ahora fue imputado por triple homicidio agravado, porque fue cometido con la intención de causar sufrimiento a su expareja.
Femicidio vinculado
En esta definición se registran dos categorías. Por un lado, las personas que fueron asesinadas por el femicida, al intentar impedir el Femicidio o que quedaron atrapadas "en la línea de fuego".
El segundo grupo lo integran las personas con vínculo familiar o afectivo con la mujer, que fueron asesinadas por el femicida con el objeto de castigar y destruir psíquicamente a la mujer a quien consideran de su propiedad.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS