Paraná

Ignacio Gómez recordó el accidente: Cuando se convirtió "a una vida de fe"

"Desde 2014 llevo una vida de fe. Previo a eso era todo lo opuesto. Tenía incluso asco a la religión", dijo a Elonce TV el joven que se recupera tras el accidente en la pileta. Habló de sus sueños y del apoyo de la gente
Video: "No tengo dudas que tenía que pasar", dijo el joven accidentado en la pileta
"Feliz de estar en casa. Recuperándome, de a poco. Chocho, no me puedo quejar", respondió Ignacio Gómez a Elonce TV en la primera entrevista que dio tras el accidente que sufrió en la pileta y que movilizó a la comunidad que se mantuvo permanentemente atenta a su evolución de la fractura cervical que padeció el 1 de enero, día de su cumpleaños.

El joven señaló que este miércoles debía realizarse estudios para determinar el tipo de rehabilitación que llevará adelante.

"Me queda avanzar sobre eso y empezar a entrenar para recuperar la movilidad al 100%", expresó.
Sobre la intervención quirúrgica a la que fue sometido, señaló: "Me contaron cómo fue la operación y fue medio traumático saberlo. Tuvieron que acomodar una de las vértebras. Para eso me tuvieron que colgar de la cabeza. Los médicos son unos genios. La operación fue súper exitosa, así que estamos súper contentos".

Sobre el apoyo de la gente, Nacho expresó que "estaba aislado en terapia. Con el tiempo me fui enterando que había un despiole interesante afuera, lo cual me daba mucha tranquilidad y felicidad. Se sentía mucho que había tanta gente rezando atrás".
"Desde 2014 llevo una vida de fe. Previo a eso era todo lo opuesto. Tenía incluso asco a la religión, pero viví un retiro que me llevó al encuentro con Dios. Desde entonces empecé un camino de fe, que lo llevo hasta hoy y lo continuaré hasta que el de arriba me llame", contó.

Y añadió: "Yo me aferro mucho a la virgen. Tengo un afecto muy especial. Fue un sostén para mí".
Agradeció "a toda la gente, a la cantidad de personas que estuvieron rezando y que me hicieron llegar su afecto. Me ayudó mucho. Me alegró ante esta situación que uno no la desea. Esa es la Iglesia real, unida, que reza y se preocupa por el otro".

Resaltó lo importante de "vivir una vida de fe. La serenidad, tranquilidad y recuperación que te puede dar que Dios te tiene en su mano".

El accidente

Ignacio manifestó que no perdió el conocimiento cuando ocurrió el desafortunado accidente. "Me llevaban para tirarme en la pileta y ahí nos caemos. Me golpeo contra el piso, pero no me caigo a la pileta. Ahí se produjo el desplazamiento de la vértebra. Gracias a Dios no me movieron, me dejaron quieto. Un movimiento hubiera significado que esté cuadripléjico".

Tenía que pasar
"No tengo dudas que tenía que pasar. Es un volver a vivir y muchos cambios se vienen a nivel personal y familiar. Es feo, pero veo que es para bien", reflexionó Nacho.

Sobre sus sueños, expresó que está "estudiando marketing y coach ontológico. Sueño con recibirme de eso y trabajar ejerciendo lo aprendido".

"Soy muy activo y siento muchísimo estar quieto. Siento que me voy a recuperar al 100% porque Dios me conoce", completó.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS