Sociedad Las historias de los recuperados

La importancia de donar: la transfusión de plasma les dio una nueva oportunidad

La donación de sangre con anticuerpos de los pacientes contagiados con el virus Covid-19, que se recuperaron, se transformó en la nueva herramienta para vencer a la pandemia. Algunos relatos de personas que le ganaron a la enfermedad.
Ellos son casos testigos de cómo es enfrentar el coronavirus, la pandemia que azota al mundo entero y que puso a estas personas frente a situaciones muy difíciles. Ya superado lo peor, contaron cómo fue afrontar la enfermedad y recuperarse gracias al tratamiento desarrollado en el país: la transfusión de plasma.

Carlos Arapa de 40 años y su padre Fabián Arapa de 59, se contagiaron de Covid-19 y estuvieron internados en el Hospital de Trauma Dr. Federico Abete de la ciudad bonaerense de Grand Bourg, lugar en donde se probó por primera vez en nuestro país la transfusión de plasma y ellos fueron los pacientes.

Ambos la pasaron mal hasta que recibieron la transfusión. "Mi papá empezó con 39 grados de temperatura, pero el médico que lo vio le dijo que no tenía síntomas de coronavirus, por lo que se quedó tranquilo. Al poco tiempo yo empecé a levantar fiebre y fui a hacerme los análisis, y llamé a mi viejo desde el hospital para que se haga el estudio también", relató Carlos, quien anunció que a partir de ese momento comenzó lo peor.
Fabián fue internado el 3 de mayo, luego de que los médicos encontraran sus pulmones "completamente tomados" y desde ese momento comenzó a empeorar su estado de salud, hasta el punto de que tuvo que ser intubado para recibir oxígeno y quedó en coma.

"El plasma fue un milagro de Dios, en mi caso al quinto día de la transfusión ya estaba en sala común. En mi papá tardó más en actuar, porque estaba en coma e intubado, pero ya al décimo día despertó y comenzó a mejorar", explicó Carlos, quien enfatizó que el plasma para su papá fue "volver a vivir" e hizo hincapié en la importancia de "donar plasma".

El "último recurso"
Otra persona beneficiada por la aplicación de plasma fue Bárbara Piccardi de 32 años, quien contó que el 17 de abril fue a atenderse al sanatorio Itoiz de Avellanada con un cuadro de "fiebre y mucho dolor de cabeza".

"Ese mismo día quedé internada y caí en coma, por lo que estuve 20 días sin volver a despertarme hasta el 3 de mayo. La donación de plasma me la hicieron como último recurso, cuando era muy difícil que pudieran salvarme", detalló Piccardi, quien se recuperó favorablemente de la enfermedad y tiempo después de ser dada de alta pudo comunicarse con su donante, a quien le agradeció a través de las redes sociales el gesto.

Muchas son las historias de sufrimiento provocadas por la pandemia y con ellas llega también la esperanza de encontrar una solución. El plasma se comportó, hasta el momento, como la mejor herramienta para enfrentar esta maldita enfermedad. Así lo demuestran quienes estuvieron al borde de la muerte y lograron escaparle, lo que aumenta la ilusión de que, en poco tiempo, se convierta en un tratamiento definitivo. Para que eso suceda la donación es fundamental. (Crónica)

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS