Sociedad En Gualeguaychú

Agroquímicos: Entidades rurales dicen que "nos quieren poner como asesinos"

Los titulares de las entidades rurales cargaron contra el municipio de Gualeguaychú por el proyecto para los fitosanitarios que se comenzará a tratar en Comisiones Conjuntas. Sostienen que afectará con gravedad a más de 17.000 hectáreas.
Los titulares de las entidades rurales cargaron contra el municipio de Gualeguaychú por el proyecto para los fitosanitarios que se comenzará a tratar en Comisiones Conjuntas. Sostienen que afectará con gravedad a más de 17.000 hectáreas productivas.

José Colombatto, Presidente de la filial local de la Sociedad Rural Argentina; Matías Martiarena, presidente de la sede Gualeguaychú Federación Agraria Argentina (FAA) y vice de la entidad a nivel provincial; y Walter Feldkamp, director de la Sociedad Rural distrito Entre Ríos, salieron al cruce del Municipio y del Concejo Deliberante, donde hoy se trataría en Comisiones Conjuntas el proyecto referido a la intervención del Estado local en los controles de la aplicación de agroquímicos en el ejido de la ciudad.

Según los ruralistas, si llega a convertirse en ordenanza, literalmente todos los agroquímicos quedarían vedados, por lo que consideran que se trata de una prohibición encubierta.

"Hoy en día la agroecología es totalmente inviable, fundamentalmente por una cuestión geográfica: nuestro clima es totalmente diferente al del sudeste de la provincia de Buenos Aires donde los regímenes pluviales y el porcentaje de humedad son sensiblemente menores. Acá, el clima es propicio para la aparición de enfermedades y plagas, que si no se las combate a tiempo ocasionan serios daños a los cultivos", protestó Martiarena, de la FAA, en referencia al daño que ocasionará a los productores si no les permiten el uso de agroquímicos.

Aunque se define como un defensor de los controles en el uso de los fitosanitarios, Colombatto, de la Rural de Gualeguaychú, también manifestó su enérgico rechazo al proyecto presentado por el Ejecutivo local: "Somos partidarios de los controles, y el productor que haga las cosas mal debe ser penalizado y si tiene que ir preso que vaya preso, ninguna entidad va a salir a defenderlo. Pero ese control debe ser con los pies sobre la tierra, no en forma antojadiza, o con algún tipo de revanchismo contra el campo como se pretende imponer en Gualeguaychú".

Por su parte, Martiarena responsabilizó al gobierno municipal por avasallar los derechos de los campesinos y de "profundizar una grieta que no para de ensancharse": "A los chacareros nos quieren poner como asesinos, pero al mismo tiempo en las aguas del Arroyo el Cura y en la desembocadura del mismo florece materia fecal y que proviene de la planta de tratamiento de efluentes cloacales, que no está cumpliendo su función", señaló a modo de reproche.

Lo mismo manifestó Feldkam, quien además se mostró sorprendido por lo que, según él entiende, "se trata de un nuevo ataque irracional a la producción agropecuaria, un ataque que no tiene sentido, que está carente de fundamentos técnicos y es caprichoso por donde se lo mire, además de populista y demagogo".

"Nadie quiere hacer uso y abuso de los agroquímicos, por la sencilla razón de que no queremos estar en contacto con productos que nos puedan contaminar. Estamos de acuerdo en que se incentive la producción orgánica, pero dentro de ciertos parámetros que permitan ubicar esa producción en un nicho de mercado para gente que le interese tener miel, carne y otros productos orgánicos. Sin embargo, esto no se logra cercenando el actual sistema de producción", concluyó.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS