Internacionales Decreto

Coronavirus: Italia reabre las fronteras con la UE el 3 de junio

Con el objetivo de volver a darle un mínimo de oxígeno al turismo, el sector más golpeado por el coronavirus, el 3 de junio Italia reabrirá sus fronteras a los países de la Unión Europea (UE), a Suiza y a Mónaco.
Quienes lleguen desde allí ya no deberán hacer una cuarentena obligatoria, con aislamiento, de 14 días, según estableció un decreto aprobado anoche por el gobierno de Giuseppe Conte.

Después de más de 31.000 muertos y una parálisis de las actividades de casi dos meses, que hundió a la economía, la medida apunta a que pueda regresar a la península el flujo turístico, en vista del verano.

Mientras todo sigue muy fluido e incierto, la Comisión Europea está coordinando la reapertura de las fronteras de todos los socios de la UE. Será la Agencia para las Enfermedades del bloque quien trazará un mapa del territorio y bloqueará a los viajeros entre áreas con una alta densidad de contagio. Italia -uno de los países más castigados por el Covid-19 y el primero en implementar un lockdown que comenzó a flexibilizarse el 4 de mayo y que concluirá el lunes-, teme quedar fuera de corredores que ya están poniendo en marcha otros países europeos y quedar, así, sin turistas extranjeros, que suelen ser la mejor fuente de ingresos para las playas italianas. Se espera que también los demás países de la UE reabran las fronteras el 3 de junio.

Las fronteras externas de la UE, es decir, con el resto del mundo, quedarán cerradas al menos hasta el 15 de junio. Será la Comisión Europea que, entonces, deberá decidir si levantar el bloqueo o prolongarlo.
Reapertura total
En tanto reina gran expectativa en cuanto a qué pasará el próximo lunes. Aunque en un primer momento, en el marco de una denominada "fase 2" de convivencia con el virus, con reaperturas escalonadas, Conte había anunciado que el 18 de mayo solo reabrirían negocios al por menor y museos, finalmente decidió anticipar todo. Presionado por las regiones y por comerciantes de los rubros que habían quedado afuera, como restaurantes y peluquerías y visto los mejores datos del contagio, el lunes habrá una reapertura total.

En un largo encuentro marcado por fuertes diferencias, finalmente las regiones elaboraron unas líneas-guía generales a respetar en la reapertura y el gobierno les dio carta blanca para que cada uno se organice en forma autónoma. Dejando en claro, de todos modos, que si el contagio vuelve a subir podrán volver las restricciones.

Salvo la prohibición de desplazamiento a otras regiones -que terminará el 3 de junio- y de aglomeraciones, en la práctica todas las actividades podrán volver a funcionar, por supuesto respetando la distancia interpersonal obligatoria de al menos 1 metro, el uso de barbijos en sitios cerrados y las normas que llaman a una higiene frecuente de manos. Así, obtuvieron el vía libre negocios, bares, restaurantes, peluquerías, gimnasios, centros comerciales, mercados, en fin, prácticamente, todo.

Desde el lunes ya no será necesario tener una autocertificación -es decir, un formulario que indica el motivo de desplazamiento, hasta ahora posible por necesidad, trabajo, salud o visita de parientes-, para salir de casa. Sí será necesario el formulario si uno tiene que ir a otra región, pero solo hasta el 3 de junio, fecha que se convirtió en algo similar a una reconquista de la libertad.

En otro punto más que festejado por los italianos, a partir del lunes podrán volverse a ver los amigos. Después de las polémicas porque desde el 4 de mayo -fecha del inicio de la fase 2 de desconfinamiento- solo era permitido visitar a familiares y "allegados", que nadie sabía bien quienes eran, ahora ya no habrá límites. Se podrán ver a los amigos, aunque como sigue prohibido juntarse en grupos, tampoco se podrán hacer fiestas o eventos públicas o privados.

Por otro lado, estará permitido desplazarse a una segunda casa, siempre y cuando quede en la misma región -después del 3 de junio, también en otra región. Y, en otro punto más que aplaudido por los 60 millones de italianos, se podrá ir, finalmente, a la playa. Al respecto, después de que se habían anticipado directrices demasiado complicadas, finalmente serán menos rigurosas: la indicación es que en las playas deberá asegurarse al menos 10 metros cuadrados por cada sombrilla. Entre las reposeras debe garantizarse la distancia de al menos 1 metro y medio y reposeras y afines deberán ser desinfectados después de su uso y al final de la jornada. Podrá ser medida la temperatura al ingreso de los balnearios y no podrá acceder quien tiene una temperatura superior a los 37,5 grados C.

La Nación.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS