Institucionales Será el domingo 21 de noviembre

Gualeguaychú prepara una nueva edición de las carrozas estudiantiles

El desfile -que no será tal- se realizará con carrozas a menor escala; las mismas no tendrán tracción, por lo que se realizará una exhibición de las mismas que estarán expuestas a lo largo de la pasarela del corsódromo.
Archivo.-
Foto: Archivo.-
Los jóvenes de Gualeguaychú preparan la edición N° 62 del Desfile de Carrozas Estudiantiles, con cambios, pero con el espíritu de siempre. Versionadas en un formato menor producto de las limitaciones que ha impuesto la pandemia, la magia carrocera con su valores y expresiones artísticas estarán presentes durante este año.

"Las carrozas, esa mágica escuela extramuros de vivencias, valores y arte, han sido y seguirán siendo un mensaje de esperanza. Luego de dos años durísimos para el mundo y donde los jóvenes han perdido seres queridos y muchos meses de socialización y actividades propias de su edad tal vez como nunca antes otra generación, es una gran noticia que en 2021 vuelvan con su testimonio de vida y de optimismo", explicaron desde la Comisión Central de Carrozas.

El desfile -que no será tal- se realizará con carrozas a menor escala con una medida que alcanzará los 7 metros de largo (como la menor medida de la carroza tradicional), por 3 de ancho, sin tope de altura. Las mismas no tendrán tracción, por lo que se realizará una exhibición de las mismas que estarán expuestas a lo largo de la pasarela del corsódromo.

La misma se realizará durante el día el domingo 21 de noviembre, por lo que no será obligatorio ni necesario el uso de luz y sonido, abaratando los costos de construcción de la carroza.
Reunión de responsables mayores y alumnos en el anfiteatro realizada días pasados.-

"La realización de las mismas será bajo la modalidad de montaje, bajo la cual los cursos que participen irán armando las diferentes estructuras que conformen la carroza para ensamblarlas el día previo a la muestra. Por lo tanto, no será obligatorio el uso de chasis para el armado de las partes, ya que se puede recurrir a otras opciones como pallets, para armar la base de la carroza", señalaron.

Desde la organización agregaron que la convocatoria a "Carrozas 2021" ha aumentado significativamente a partir de la realización de reuniones presenciales autorizadas, bajo protocolo, que motivó a los estudiantes de nuestra ciudad a querer sumarse al evento estudiantil por excelencia. "A la fecha hay alrededor de 20 cursos confirmados en participar lo que es una hermosa noticia para los chicos, las carrozas y la historia del desfile", aseguraron.

En tanto, se informó que desde la Comisión de Carrozas Estudiantiles se está tramitando la posibilidad de conseguir los galpones del Puerto, lugar emblemático para los estudiantes en el armado de las carrozas, dado que muchos cursos no cuentan con lugar físico para la construcción de las mismas.

En otro orden, y para colaborar con los cursos participantes, se está organizando la venta de un Bono Contribución para que la comunidad de Gualeguaychú pueda adquirir y ayudar a los chicos sin sentir la obligación de concurrir al evento, a diferencia de la tradicional venta de entradas. Por otro lado, se están gestionando con diferentes sectores la posibilidad de una ayuda económica para poder otorgar premios.
Un poco de historia
El Desfile de Carrozas Estudiantiles de Gualeguaychú es la única Fiesta Nacional declarada como tal que tiene la ciudad. Por sus características, se trata de un espectáculo único en la Argentina, ya que es el resultado de la creatividad de miles de estudiantes que realizan sus trabajos durante varios meses para una noche de esplendor con el paso de decenas de carrozas. Tan es así que el desfile ha sido denominado como "un milagro de engrudo y de papel", ya que estos son algunos de los materiales que más se utilizan en estas verdaderas obras creativas que son realizadas por chicos de entre 15 y 18 años

Si bien la pandemia ha cambiado momentáneamente su forma de realización, en octubre de todos los años una treintena de carrozas construidas por estudiantes de casi 20 colegios de nivel medio desfilan sus trabajos. Los jóvenes comienzan antes de mediados de año a elegir el tema a desarrollar, y a partir de agosto se inicia el trabajo en los galpones del Puerto. Allí, entre otras tareas, chicos y chicas aprenden a soldar, a armar chasis, estructuras y a pintar, entre otros trabajos más detallados.

Es una magnífica muestra de creatividad, arte, luz y color, donde la imaginación y el trabajo de meses se ven volcadas en una noche mágica de toda la estudiantina.
Año a año llegan para presenciar el Desfile, visitantes de diversos rincones de la Argentina y el Uruguay, como también estudiantes de Bellas Artes que vienen no sólo a presenciar los trabajos terminados, sino que se acercan a los galpones carroceros para conocer de cerca las técnicas y poder apreciar el trabajo de los chicos de la ciudad.

Las carrozas se dividen en dos categorías: Libre y Primaveral y se estima que participan todos los años en la construcción de las mismas, alrededor de mil adolescentes de los distintos colegios secundarios de Gualeguaychú.

En muchas ocasiones el aprendizaje de los galpones terminó siendo la cuna de los mejores diseñadores de carrozas del Carnaval del País. Por eso se conoce este evento como el semillero donde nacen talentos que después se desempeñan en el gran evento a cielo abierto de la Argentina.

Por eso, en octubre, se suele decir que, en Gualeguaychú, se consuma un milagro. Cientos de horas, puñados de voluntades y destellos creativos explotan sobre los chasis para transformarse en carrozas. En obras de arte, en amalgama de sentidos, de magia, de luz, de color.

Es que el galpón carrocero es una escuela extramuros. Un lugar donde tal vez no se aprenden materias de la currícula clásica, pero donde se ponen en juego otros elementos esenciales para el futuro como personas.

Allí conviven chicos de distintos extractos socioeconómicos, de escuelas muy heterogéneas. Pero esas barreras se esfuman en el compartir cotidiano, donde la solidaridad, el compañerismo, la unidad y la confraternidad logran un cóctel que derriba prejuicios y construcciones sociales que provienen más de los grandes que de los corazones de ese puñado de adolescentes.

Más de seis décadas de trabajo, de responsabilidad y de compromiso por parte de alumnos y profesores, animan y respaldan a los que vienen para continuar la quijotada. No es fácil, los tiempos cambian, las obligaciones y el mundo que corre contra reloj dificulta cuestiones que antes eran más sencillas. Pero el esfuerzo vale la pena. La recompensa es espiritual, pero infinita.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS