Policiales Sucedió en La Pampa

Celos y violencia: policía envenenado por su esposa salió de terapia intensiva

Gabriel Páez Albornoz está fuera de peligro tras sufrir intoxicación con un licuado de banana y proteínas que le había preparado su esposa, quien fue detenida por intento de homicidio. Aseguran que había un trasfondo de violencia de género.
Gabriel Páez Albornoz, efectivo de Seguridad Rural de la provincia de La Pampa, que sufrió una intoxicación al tomar un licuado, evolucionó correctamente y en las últimas horas, fue trasladado a una sala común del hospital Lucio Molas. En los próximos días será abordado por profesionales que determinarán si está en condiciones de declarar.
Fuentes ligadas al expediente consultadas por LaArena explicaron que su estado de salud mejoró considerablemente y, tal como estaba previsto, se logró quitarle el respirador. “Está fuera de peligro, hoy (por ayer) lo pasaron a una sala común del hospital Lucio Molas”, indicaron.
En esa línea, confirmaron que su vida “ya no corre riesgo” y anticiparon que en los próximos días tomarán intervención los y las profesionales de la Oficina de Atención a la Víctima y el Testigo “para ver los pasos a seguir”. A su vez, si es necesario, también será abordado por el médico forense, quien determinará “si Páez se encuentra en condiciones de declarar, teniendo en cuenta que recién sale de estar casi un mes en terapia intensiva”.

Además de su declaración, desde el Ministerio Público Fiscal aguardan por la respuesta del Senasa. A ese organismo se libró un oficio con la intención de poder determinar “la trazabilidad del producto para ver si se puede saber dónde lo compró”.
El caso
Gabriel Páez Albornoz (37) salió de su casa con una botella de licuado de banana y proteínas que le había preparado Yanina Coronel (31), la madre de su hijo. En un encuentro con otros colegas de la Policía de La Pampa, el hombre bebió algunos tragos y le sintió feo gusto, por lo que lo tiró al suelo y un perro lo tomó. La mascota murió a los pocos minutos y el agente se dio cuenta de que algo andaba mal.

Momentos después Páez Albornoz se descompensó y tuvo que ser trasladado de urgencia a un centro de salud. Tras casi una semana, el agente continúa internado en estado crítico en el hospital Dr. Lucio Molas, de la ciudad pampeana de Santa Rosa.
El policía entrena en el gimnasio y para ganar musculatura consume distintos batidos, por lo que primero se creía que había sido una intoxicación. Sin embargo, la investigación demostró que fue su pareja quien lo envenenó.
El trasfondo y la falta de denuncias
Tras la detención, allegados a Yanina Coronel aseguraron que ella sufría violencia de género. Según describieron, Páez Albornoz la celaba, la golpeaba y la relación no era buena.
Además, las fuentes que se comunicaron con el medio periodístico local indicaron que la mujer había querido denunciarlo, pero que “no le daban bola” porque él es policía. El fiscal del caso confirmó que en los registros no existe ninguna denuncia formal.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS