Policiales La versión de Gerardo

Habló el panadero que mató a un ladrón: "Estoy arrepentido de lo que hice"

"No soy un asesino, soy un laburante", dijo el panadero que mató a un ladrón y se mostró angustiado: "No soy nadie para sacarle la vida a ese pibe". Afirmó que reciben amenazas y que tuvieron que abandonar su casa.
El panadero que mató a tiros a un delincuente de 17 años este sábado en Rafael Castillo cuando cuatro delincuentes intentaban robarle la camioneta habló por primera vez tras el hecho. Se mostró arrepentido y pidió perdón. "Estoy arrepentido de lo que hice. No soy ningún asesino, soy un laburante. Agarré el arma y después la tiré", dijo en declaraciones a los medios.
"Pido disculpas. No fue a propósito. No soy nadie para sacarle la vida a ese pibe", agregó Gerardo.
El comerciante mató a tiros a uno de los cuatro delincuentes armados que intentaron robarle en el partido bonaerense de Rafael Castillo, mientras que los vecinos redujeron a golpes a otro de los asaltantes, que quedó detenido, mientras que los otros dos, se dieron a la fuga en un auto que los estaba aguardando.
El protagonista del violento episodio remarcó que no recuerda prácticamente nada de ese momento e incluso reconoce que no sabe de dónde sacó el coraje para enfrentarse con los ladrones. Su única certeza es que no tuvo la intención de matar. "Tuve cuatro armas frente a mi", señaló, y el miedo de que lastimaran a alguno de sus hijos hizo el resto.
"Estoy destruido, me arruinaron la vida", se lamentó. De acuerdo a su relato no puede dormir desde que ocurrió el hecho y pasa las noches sentado en una silla encerrado adentro de su negocio. "Mi hija mayor me ve y llora", agregó.
Más temprano su esposa denunció también que reciben amenazas por Facebook y aseguró que ella y su familia tienen "mucho miedo". "Que van a venir a reventar la casa del panadero, que me van a prender fuego la casa, que vamos a linchar a tu marido, esas cosas salen por Facebook", fueron algunas de las intimidaciones que recibió en las redes sociales, según contó a TN Vanesa, la mujer del comerciante de 36 años.

Entre lágrimas y con desesperación en la voz, la mujer sostuvo que en su familia están todos "muy nerviosos" y que tienen "mucho miedo", por lo que en las últimas horas decidieron abandonar su casa de Rafael Castillo.
"Me gustaría bajar la persiana e irme pero estoy obligada a abrir el negocio porque sino no como", explicó entonces Vanesa, que después del traumático episodio volvió a abrir su panadería este fin de semana. Sin embargo, manifestó que ni su marido ni sus hijos pudieron dormir desde entonces y que lo único que quieren es que "los dejen tranquilos". Fuente: (Telefe-Tn).-

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS