Policiales Juicio abreviado en Paraná

Le propinó terribles maltratos a su bebé y le dieron prisión condicional

Una médica declaró que el bebé de cuatro meses "no tenía la cabeza deformada por una malformación congénita sino por la sangre coagulada". Su ex pareja había aceptado 13 años de cárcel por hechos similares contra el pequeño.
Julia Melgarejo
Foto: Julia Melgarejo
Crédito: El Diario
El martes 28 de marzo Cristian Tinta reconoció que el 3 de agosto de 2016, en la casa que compartía con su pareja Julia Melgarejo en calle Valentín Denis s/nº de barrio Caritas Nuevo de Paraná, intentó darle muerte a su hijo D.B.T., de cuatro meses de edad.

Por este hecho aceptó cumplir 13 años de prisión, que, tal como pidió y se acordó en el acta de juicio abreviado, está cumpliendo en la Unidad Penal Nº6 de Rawson, en Chubut.

En aquella audiencia, Melgarejo, de 33 años de edad, decidió no resolver su situación en un trámite abreviado.
Casi cinco meses después, el lunes 4, Melgarejo dio su conformidad para resolver su situación en un trámite abreviado, que fue homologado por el juez de Garantías Nº3 Humberto Franchi al día siguiente.

Así, la mujer dio su conformidad al acuerdo alcanzado entre el fiscal Santiago Brugo y la defensora pública, Fernanda Álvarez, consistente en la pena de 3 años de ejecución condicional y 3 años de normas de conductas, por el delito de Lesiones graves agravadas por el vínculo.

También deberá "abstenerse de mantener contacto con su hijo DBT, eventualmente, deberá ocurrir por la sede que corresponda a los efectos de reestablecer el vínculo con éste" y "continuar con el tratamiento psicológico que viene realizando".

Historia violenta

El pequeño sufrió en sus cortos cuatro meses de vida una serie de malos tratos que pusieron en riesgo su vida. A la imputación a su padre se sumó la de su madre, a quien se le atribuyó que "con anterioridad al día 30 de junio de 2016, lesionó a DBT, junto a su concubino Cristian Tinta, en el interior de la vivienda sita en calle Valentín Denis s/Nº y Procesión Nautica -barrio de Bajada Grande- de la ciudad de Paraná, como consecuencia de los malos tratos dispensados, consistentes en tironeos entre ambos de los miembros superiores del niño, sacudidas violentas que le provocaron la fractura de húmero izquierdo y edema inflamatorio en brazo izquierdo constatada en fecha 30 de junio de 2016 en el hospital de niños San Roque de Paraná".

La violenta historia padecida por el niño fue corroborada en el legajo con profusa prueba consistente en informes de numerosos organismos y del mismo hospital San Roque.

Entre aquella se mencionó que la "comunicación de novedad" del 3 de agosto de 2016, en la que se precisó que aquel día "a las 13.30 aproximadamente se alertó al personal de dicha dependencia desde la guardia policial del Hospital San Roque, del ingreso de un niño de cuatro meses de edad, con lesiones, quien fue acompañado por sus padres.

En esa oportunidad, se comunicó que el niño había ingresado al nosocomio con convulsiones, lo que llamó la atención a los funcionarios de dicha guardia, por cuanto tenían conocimiento previo de lesiones anteriores, lo que hizo a los mismos sospechar del accionar de los padres del niño".
También se señaló que de la historia clínica del bebé surgió que ya había tenido fractura de húmero a los cuatro meses.

El antecedente de la violencia descargada contra el niño se encontró en la que se prodigaban Melgarejo y Tinta, especialmente por parte de éste.

Así, una familiar de Tinta refirió que "pudo ver como se pegaban mutuamente de una manera muy violenta" añadiendo que "preveía que la situación finalmente sufrida por su sobrino iba a acontecer".

También relató que en uno de los tantos hechos de violencia pudo ver como "tiraban de un lado para el otro" al bebé, por lo "que llamó a la policía al ver que su hermano había perdido el control, maltratando al bebé, zamarreáandolo.

Vio como su hermano golpeaba a Melgarejo estando ella tirada en el piso y cuando llegó la policía les dijo que se había caído en la ducha".

La mujer sostuvo que "fueron muchos zamarreos, vio agarrar al niño 'como si fuera una bolsa de trapo', a ambos".

Una médica que declaró en la causa mencionó que "notó que el bebé ya tenía golpes viejos, que no tenía la cabeza deformada por una malformación congénita sino por la sangre coagulada. Que esto lo notó por la foto del DNI" y añadió que cuando llevaba al bebé al hospital "Melgarejo estaba a la defensiva respecto al maltrato, ya que salió de ella la referencia a la situación, cuando las profesionales no habían comentado nada del maltrato. Que le llamó la atención ver tan nerviosa y enojada a Melgarejo".

Violencia de género
Dos informes emitidos por la Subsecretaria de la Mujer dieron cuenta que Melgarejo sofría episodios de violencia física "de manera muy frecuente, tales como intentos de ahorcamiento, patadas, golpes de puño y en alguna oportunidad la roció con alcohol e intentó prenderla fuego". También exhibieron que la mujer era víctima de violencia psicológica, económica y sexual.
Fuente: El Diario

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS