Internacionales

NASA enviará por primera vez al espacio una nave espacial a la corona solar

Programada para despegar el sábado en la madrugada, la Sonda Solar Parker es una nave con la mayor resistencia posible al calor, un elemento esencial para explorar nuestra estrella lo más cerca que se haya efectuado.
La NASA enviará una nave espacial directamente a la brillante corona solar, una región atmosférica tan caliente y hostil que cualquier visitante fallecería.

Programada para despegar el sábado en la madrugada, la Sonda Solar Parker es una nave con la mayor resistencia posible al calor, un elemento esencial para explorar nuestra estrella lo más cerca que se haya efectuado.

Los estadounidenses pudieron mirar a la ondulante corona solar durante el eclipse de agosto pasado que pudo apreciarse de costa a costa en el país.

"Bueno, la Sonda Solar Parker va a estar allí", dijo Nicola Fox, de la Universidad Johns Hopkins, uno de los científicos del proyecto.

A continuación, presentamos las razones por las que la nave Parker es tan resistente y por qué los científicos están tan emocionados por esta misión, la primera en su tipo:
Capa protectora digna de un superhéroe
La pantalla protectora contra el calor de la Parker es ligera y tiene sólo 11 centímetros (4,5 pulgadas) de espesor, pero puede resistir temperaturas de 1.370 grados Celsius, así como radiación extrema gracias al carbono de alta tecnología que la compone. Aunque la temperatura de la corona llega a millones de grados, es una zona angosta y la nave no tendrá que resistir temperaturas tan severas. La pantalla de 2,4 metros (8 pies) de longitud estará de cara al Sol durante los encuentros solares cercanos, protegiendo los instrumentos científicos tras ella y manteniéndolos operando a una temperatura fresca de 27 grados Celsius. Como un científico hizo notar, esta es una pantalla protectora que sería la envidia del Capitán América.
Siete años para llegar
La ruta de la nave hacia el Sol pasa por Venus. Volará junto al planeta más caliente de nuestro sistema solar en siete ocasiones a lo largo de siete años, valiéndose de la gravedad de Venus para ir disminuyendo su propia órbita oval y acercarse cada vez más al Sol. El primer vuelo junto a Venus es en octubre, a lo cual seguirá el primer acercamiento a la corona solar en noviembre. Describirá 24 órbitas entre Venus y el Sol, y en las últimas tres, la sonda Parker se acercará más a la estrella (a sólo 6 millones de kilómetros) en 2024 y 2025. Esa distancia es sólo el 4% de los 150 millones de kilómetros que hay entre la Tierra y el Sol.
Romper récords
La sonda Parker comenzará a romper récords en cuanto pase por primera vez cerca del Sol. El actual campeón en acercamientos a la estrella, la Helios 2 de la NASA, llegó a estar a 43 millones de kilómetros en 1976. La Parker se acercará a 25 millones de kilómetros en noviembre y luego comenzará a batir su propio récord. Durante sus acercamientos solares más pronunciados, pasará a través de la corona a 690.000 kilómetros por hora, con lo que establecerá un récord de velocidad.
Ciencia Solar
Nuestra estrella amarilla enana es, en muchos sentidos, un misterio. La corona exterior es cientos de veces más caliente que la superficie del Sol, lo cual desconcierta a los científicos. Además, los físicos desconocen qué es lo que impulsa al viento solar, el flujo supersónico de partículas con cargas eléctricas que constantemente salen disparadas desde el Sol. Al estar justo en medio de todo ello, la Parker debería darnos algunas respuestas, arrojando luz no sólo sobre nuestra estrella, sino sobre las miles de millones más que existen en el espacio.
Parker, el hombre
Hace 60 años, un joven astrofísico en la Universidad de Chicago, Eugene Parker, propuso la existencia del viento solar. Muchos se mostraron escépticos y le dijeron que primero leyera acerca de ello "de forma que no cometas estos errores catastróficos", recuerda.

Sin embargo, la nave Mariner 2 de la NASA lo reivindicó en 1962. Ahora Parker tiene 91 años y se encuentra en Cabo Cañaveral con su familia para ver un lanzamiento al espacio por primera vez, de un cohete Delta IV Heavy con la nave espacial que lleva su nombre.

El director de la misión Thomas Zurbuchen, el astrofísico Eugene Parker y Tony Bruno de ULA, con el cohete Delta IV a sus espaldas El director de la misión Thomas Zurbuchen, el astrofísico Eugene Parker y Tony Bruno de ULA, con el cohete Delta IV a sus espaldas Crédito: Nasa via AP

Es la primera vez que la NASA bautiza una nave con el nombre de una persona que aún vive.

En una entrevista con AP, Parker hizo notar que, desde un punto de vista publicitario, esto "barre absolutamente con todo lo demás" en su carrera. "A mi edad, es un poco cansado. Pero desde luego, lo disfruto", agregó.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS