Sociedad "Nobel" de la educación

Dos docentes argentinas fueron seleccionadas entre las 50 mejores del mundo

El Global Teacher Prize, premio creado para reconocer “el sobresaliente aporte a la profesión del docente más destacado del año y para subrayar la importancia de su rol en la sociedad”, reparte como premio un millón de dólares al ganador.
Dos docentes argentinas fueron seleccionadas entre los finalistas al Global Teacher Prize, que cada año entrega la Fundación Varkey en colaboración con la Unesco.

El premio reparte un millón de dólares al ganador que se conocerá en noviembre.

Se trata de Gisela Gómez, que trabaja en el Instituto Provincial de Educación Técnica Nº 85 en General Paz, Córdoba y Ana María Stelman, que da clases en la primaria N°7 del barrio Hipódromo de La Plata.

"Trabajar con adolescentes es un gran desafío. Es difícil captar su atención. La tecnología es una herramienta maravillosa, pero, a su vez, una gran competencia. Una de las claves es la empatía, estar atentos a cómo van reaccionando, y ser capaces de mostrarles que pueden tener esperanzas y crecer", dijo Gómez a La Nación.
Gisela impulsó en los últimos diez años a sus estudiantes a desarrollar proyectos científicos para resolver los problemas de la comunidad.

"Habitualmente, planificamos qué y cómo vamos a enseñar, pero nunca sabemos cuánto de todo eso quedará en los chicos. Hay cosas que florecen mucho tiempo después", indicó.

Entre otros proyectos, sus alumnos crearon dulces ricos en proteínas, elaborados a base de nopal (una especie de cactus con alto valor nutritivo) y caramelos fortificados con vitaminas C y E, de las que los adolescentes suelen carecer en sus dietas.

En 2015, por caso, tomaron 245 muestras de los tanques de agua de las viviendas de la localidad de Estación General Paz. Luego en el laboratorio de la escuela verificaron la presencia de Escherichia Coli y organizaron una campaña de sanitización de tanques de agua domiciliarios. Ese año fueron reconocidos en la Feria Nacional de Ciencia y Tecnología.

Para Ana María Stelman, una maestra del nivel primario que siempre enseñó en contextos desfavorables, una de las claves es tratar de implicar a las familias en la educación de sus hijos.
"Los proyectos ayudan a ordenar las diferentes secuencias didácticas, atraviesan todas las áreas y se vinculan con la realidad de los chicos”, dijo a La Nación la maestra de la Escuela Primaria Nº7 Fragata La Argentina, en el barrio Hipódromo de La Plata.
Stelman reconoce que decidió presentarse al premio después de que la directora y la cocinera de la escuela insistieron una y otra vez.

Durante el cierre de la escuela por la pandemia, uno de sus objetivos fue sostener la continuidad pedagógica de 37 estudiantes en proyectos de alfabetización, primero en una biblioteca y luego con actividades cotidianas para los chicos.

"Se sienten cómodos y seguros con temas que ellos más dominan, y eso los motiva para involucrarse en otros aprendizajes”, explicó.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS