Sociedad

Turismo: Intendentes de la Costa advierten que la capacidad sanitaria no alcanza

Los alcaldes de distritos costeros están preocupados por la capacidad de respuesta local ante un brote en temporada. Aseguran que necesitan de la Provincia para poder derivar pacientes.
La temporada es un hecho. Así lo aseguran desde el ministerio de Producción y Turismo bonaerense. Sin embargo, los intendentes costeros todavía mantienen ciertas dudas sobre cómo será el protocolo que les permitirá recibir a los turistas y advierten que los sistemas sanitarios locales no están preparados para contener un brote epidemiológico con los visitantes ya instalados.

Con el fin de despejar todas las dudas y comenzar a delimitar los próximos pasos rumbo a la inminente apertura de la temporada, el gobernador Axel Kicillof viajará este lunes, junto a al ministro Augusto Costa, a Mar del Plata, adonde también se acercarán los jefes comunales de los distritos costeros.

La cumbre en la costa será la confirmación oficial, y en persona, de la apertura gradual que dispondrá la Provincia con la venia de la Nación para concretar el ansiado iniciado de la temporada. La intención del Ejecutivo bonaerense es tener un sistema único que pueda contener las distintas especifidades de las ciudades. Pero aclaran: "No será como las anteriores".

Pese a los distintos protocolos en los que se están trabajando y la duda de en qué momento se abrirán los retenes y hasta cuándo se extenderá la temporada, la principal preocupación de los intendentes recae en de qué manera va a asistir la Provincia cualquier tipo de brote que pueda darse a nivel local.

El ministro Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, adelantó que existirá un sistema de "semáforo turístico" que permitirá evaluar la situación epidemiológica de cada distrito y decidir en caso de alcanzar el rojo la prohibición del ingreso de visitantes.

"Me parece perfecto que se trabaje en encontrar las mejores herramientas para que todos podamos tener la temporada que nos merecemos, pero si a mitad de camino nos tiramos para atrás va a ser peor que no tener temporada porque los prestadores y los comerciantes van a invertir en algo que después se puede llegar a prohibir y significará una pérdida mayor a la que vienen teniendo", aseguró un intendente de Juntos por el Cambio.

El plan de la Provincia busca seguir la línea de los distritos que, en su mayoría, ya habilitaron el ingreso de los propietarios no residentes quienes además de comprobar cómo están sus casas serán evaluados para ver qué impacto directo tienen en los números sanitarios. El caso de Pinamar, el primero en abrir, dejó mucho que desear. La apertura provocó un aumento considerable en los casos a nivel local.

"Los retenes van a seguir funcionando hasta que la Provincia autorice la temporada. Estamos preparados para las dos circunstancias. Tendremos un sistema informático organizado para lo que suceda, pero la incertidumbre de parte de los prestadores es una realidad", le dijo a este medio el secretario de Gobierno de Necochea, Jorge Martínez.

En el Zoom que Kicillof realizó hace 20 días con los intendentes se había mencionado la posibilidad de hacer tres hospitales modulares: uno en el Partido de la Costa o en Villa Gesell, uno en en el centro, en Mar del Plata y otro en el Sur en Bahía Blanca. Pero el tiempo pasó y no se tomaron decisiones concretas al respecto. No es un tema menor. Hoy ningún sistema sanitario está en condiciones de sostener la llegada de 3 millones y medio de personas como suele suceder a Mar del Plata o de 100 mil personas a Necochea, en una temporada regular.

En Miramar, por caso, la capacidad local es de 13 respiradores, 13 camas UTI y camas generales entre público y privado. "Venimos trabajando con Provincia y Nación sobre un sistema de diagnóstico, con postas sanitarias para que los turistas tengan que pasar y controlarse y ante la eventualidad de que dé positivo habilitar una plataforma para que esa persona no pueda acceder a restaurantes, balnearios, hotel y así bloquear los servicios para que deba regresar a su lugar de origen sabiendo que la mayoría de nuestros turistas vienen de Capital Federal y allí van a tener mejor capacidad sanitaria", le dice a Ámbito, el intendente de Miramar, Sebastián Iannantuony.

En Monte Hermoso, la situación similar. La ciudad cuenta con dos respiradores y la capacidad de respuesta está sujeta al hospital interzonal Penna, ubicado en Bahía Blanca. "Necesitamos que bajen los casos de allí para en caso de ser necesario poder derivar ya que nuestro sistema se satura con nada. Es algo que nos sucede a todos los distritos de la costa", le asegura a este medio el jefe comunal Alejandro Dichiara.

Pese a no dar una respuesta concreta, el sistema de detección y derivación es uno de los principales temas que el gobernador deberá responder en su visita a la costa el próximo lunes.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS