Sociedad La opinión de infectólogos

Coronavirus en Argentina: el primer chico enfermo abre nuevos interrogantes

Es un caso en Chaco y el primero en Latinoamérica. Se suma a un puñado de chicos que contrajeron la enfermedad en el mundo. Qué hay que tener en cuenta en estos casos.
Luego de que el Ministerio de Salud de Chaco confirmara el sábado por la noche que un niño de cuatro años oriundo de Resistencia es el primer caso de un menor con coronavirus en el país y en Latinoamérica se encendieron aún más las alarmas. El chico, que contrajo la enfermedad de parte de un familiar que dio positivo tras volver de uno de los países de riesgo, no es el único caso de un menor en el mundo.

En las últimas horas, en Londres un bebé recién nacido -tal como sucedió en Wuhan a principios de febrero- también contrajo coronavirus, aunque aún no se sabe si fue desde el vientre materno o una vez que nació, ya que la madre había llegado días antes del parto con una sospecha de neumonía que terminó siendo positivo de COVID-19.

Lo mismo sucedió en Francia, a principios de febrero, donde cinco británicos que estaban de vacaciones dieron positivo de coronavirus. Aunque ninguno era grave, entre ellos había un niño. Además, según medios ibéricos, en España hay cuatro niños infectados de entre 4 y 11 años. Una niña en Madrid y tres en la región de Castilla-La Mancha.

Hasta el momento se sabía que los niños podían contagiarse de coronavirus, pero no llegaban a padecer la enfermedad. ¿Qué pasa con estos nuevos datos, qué habría que tener en cuenta y qué medidas habría que tomar a partir de que los chicos tienen la enfermedad?

Tres infectólogos dan un panorama sobre este escenario:

"No sé cuál sería la condición especial de un niño para no infectarse, sobre todo si tiene contacto estrecho con su madre o con alguna persona que esté infectada. Lo que por ahí uno presume es que los niños no van a tener evoluciones fatales, pero no que no se infectan", dice la médica infectóloga del Hospital Muñiz Gabriela Piovano. Y agrega que "los casos fatales son mucho menos porque los niños, en general, tienen buena resistencia a los procesos".

Roberto Debbag, infectólogo pediátrico y vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, afirma que "la evidencia que hay actualmente es que los chicos no tienen mayor riesgo de COVID-19 que los adultos" y que "si algunos niños y lactantes se infectan y se enferman, la mayoría de ellos tienen una muy baja mortalidad".

"Van a aparecer niños que tengan la enfermedad. Inclusive hay niños que pueden tener algunos factores de riesgo y podrán tener una enfermedad algo más severa", añade Debbag.

"No decíamos que los chicos no se contagian, decíamos que tenían 0 mortalidad menores de 10 años. Lo que llamaba la atención es que afectaban a tan pocos y de a los pocos que afectaba no se morían", indicó a Clarín Omar Sued, médico infectólogo y presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

Sued agrega que "hay que dejar en claro que los chicos se pueden infectar, pero tienen muy bajas probabilidades de tener problemas graves" y que son un grupo al que los infectólogos pediatras "están viendo" para saber si se necesita hacer algo o tomar alguna medida.
Si un niño tiene COVID-19 este lo manifestará al igual que los adultos. "Tienen fiebre, tos y dolor de garganta. Y en algunos niños hay reportes que muestran que pueden presentarse vómitos y diarrea", indica Sebbag, quien también da las siguientes recomendaciones: lavarse las manos con agua y jabón o algún componente alcohólico; evitar que estén con personas enfermas; desinfectar las superficies de los lugares comunes y todo lo que los niños tocan dentro de los colegios y la limpieza de las instituciones.

"Posiblemente en las próximas horas se suspendan las clases y en ese caso los niños deben estar en sus casas, no salir de ellas y evitar el contacto con los abuelos en el caso de que alguno de los niños estuvieren enfermos", finaliza Debbag.

Por último, Piovano señala que "la forma de proceder es la misma para todos. Lógicamente que si son niños menores pensar en ponerles un barbijo seguramente es difícil". Pero, para no alarmar, la Dra. aclara que "todo esto solamente tiene sentido cuando estamos todavía hablando de gente que haya bajado del avión o que haya tenido contacto estrecho con gente que viajó".

Si un niño da positivo de coronavirus "entonces la recomendación sería que la madre y él se aíslen y que la madre trate de estar a dos metros de distancia. Habría que ver si el niño se contagió de su madre, con lo cual los dos constituyen una cohorte y entonces entre ellos dos no debe haber aislamiento", finaliza Piovano.

Clarín.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS