Sociedad La "odisea" de los talles

El Ventilador: Cuerpo perfecto: viejos prejuicios, nuevos paradigmas

Cuerpo perfecto, estado físico envidiable, medidas ideales y otros conceptos instalados, suelen ser la forma en que nos referimos habitualmente a nuestra apariencia física o a la de los demás. El tema, en El Ventilador.
La industria de la moda, sin dudas, marca fuerte la vara a alcanzar en ese sentido. Y lo hizo siempre. De hecho, a través del tiempo sus estándares de perfección han ido cambiando.

Y vestirse, lejos de ser un detalle menor o una banalidad, se convierte para la gran mayoría en un aspecto fundamental que define no sólo la apariencia sino, muchas veces, hasta el ánimo.

Entonces... ¿qué pasa hoy con aquellos cuerpos que no encajan en los talles impuestos por esta poderosa industria?

Actualmente en Argentina existen doce leyes de talles, entre provinciales y municipales. Y, aún así, no garantizan la existencia de prendas acordes a la diversidad corporal que existe en nuestro país.

Pero... ¿cumple cada jurisdicción con su ley actual? ¿Quién controla su aplicación y cumplimiento? Encontrar una prenda simple suele ser una odisea para millones de hombres y mujeres argentinas. Los talles S, M y L abarcan más del 90% de la producción. Pero... ¿tiene el 90% de los argentinos ese tipo de medidas?

El INTI realizó el año pasado una compleja investigación para determinar cómo es el cuerpo promedio de los ciudadanos argentinos mayores de 12 años.

Aseguran que las conclusiones servirán para diseñadores, fabricantes y distribuidores textiles. En definitiva, para democratizar la industria de la moda y disminuir la discriminación que sufren quienes no encajan en sus moldes.

Es que no sólo de estética va la cosa. Los especialistas aseguran que este tipo de exclusión y discriminación puede provocar estragos en la estructura psíquica de una persona y en su salud física.

En este sentido, diferentes organizaciones solicitan la urgente sanción de una Ley Nacional de Talles que incluya a todos los tipos de cuerpos y garantice el mismo derecho a vestirse.

¿Cuál es la situación actualmente en nuestra provincia? ¿Qué piensan los diseñadores y fabricantes textiles al respecto?
"Imagen" corporal
Desde hace unos años, "sentirse bien" comenzó a imponerse como concepto y práctica por sobre "estar flaco" o "hacer dieta". Pero, aun así, conseguir el "cuerpo perfecto" sigue siendo una meta y hasta una obsesión para muchos.

Encajar en los estándares impuestos de belleza suele convertirse en un camino lleno de obstáculos. Y en tiempos de sobre exposición como el actual, las consecuencias negativas se multiplican.

Conseguir una dieta equilibrada acorde a nuestra fisonomía, en ocasiones no resulta una tarea sencilla. Los especialistas aseguran que cuando la "imagen corporal" se distorsiona, comienzan los problemas.

Pero... ¿qué factores son los que actualmente ponen en mayor riesgo nuestra imagen corporal?

Entre aquello que somos y aquellos que nos gustaría alcanzar como imagen, suele haber un trecho. Y la adolescencia es uno de los momentos de la vida más vulnerables a esta problemática.

Las redes sociales, afirman diversos estudios alrededor del mundo, son un factor fundamental en la distorsión de la imagen y la búsqueda de un ideal.

¿Cómo abordan hoy esta problemática con los más jóvenes, la escuela y sus familias?

A enfermedades ya conocidas como la anorexia, cada vez aparecen con más frecuencia otros padecimientos como dismorfofobia o vigorexia.
¿Qué dicen los médicos al respecto y cómo se aborda la problemática de la alimentación bajo estos nuevos padecimientos?
"Hay que consumir alimentos más reales; el peor enemigo no es la harina sino el azúcar"
Laura Larrateguy, Licenciada en Nutrición, indicó que "las medidas y la conciencia cambió sobre todo. En el área que me especializo, que es embarazo, lactancia e infancia, el papá no viene a consultar por si el chico está gordito y no le entra, sino que le preocupa más su salud futura. Antes venían con otro pensamiento. Hoy en día tienen miedo de que tengan diabetes, hipertensión".

"Si vienen los papás con el paradigma viejo de lo estético está bien, pero también les contamos lo otro, que es fundamentalmente el cuidado de la salud del niño, para ofrecerle otro panorama", comentó.

Asimismo, dijo que "hay un aumento de obesidad en los niños. El 40% de ellos, en edad escolar, tiene sobrepeso".

"Hay un montón de cuestiones que tienen que ver con el entorno. Uno a veces no se da cuenta que los hijos adelgazaron y hay que ver qué pasó, por qué ocurrió eso. Estamos en una sociedad que tiene muchos mandatos de supuesta perfección. Hay gente que atiendo que no se olvida más el peso que tenía en su fiesta de 15 o en su casamiento, porque es algo que está impuesto socialmente, que a esas fechas hay que llegar perfecto", remarcó.

Comentó que "la harina no es el principal enemigo, sino la azúcar. Nuestro cuerpo necesita glucosa para combustionar. Si consumimos la energía pero no la gastamos entra en el sistema metabólico y va a ir a la reserva de grasa. El azúcar no es solo la que conocemos. Hay que empezar a leer los rótulos de la comida, pero no las calorías, sino los ingredientes. Nos sorprenderemos al ver que la sopa tiene azúcar, el pan tiene azúcar. Los productos industrializados están sobrados de azúcar. Se necesita difusión y accesos básicos, como así también educación alimentaria".

"Elaboramos un listado de alimentos saludables, que se puede encontrar en la página del Ministerio de Salud, que son los que se pueden ofrecer en el kiosco saludable de las escuelas. Está el pororó sin azúcar; hay mucha fruta; licuados. A las barritas y los turrones yo no los recomiendo más porque su ingrediente principal es el azúcar. Como somos hijos del rigor esto debería venir por ley y que se cumpla", dijo.

Recomendó "consumir alimentos más reales: el que tiene un solo ingrediente o a lo sumo tres. La manzana, la banana, una porción de torta hecha en casa porque sabemos con qué la hicimos y la cantidad de azúcar. Así se empieza para hacer una transición y que pueda comer más sano. Se puede comer pan pero mejor si está hecho en casa o en una panadería del barrio conocida, aunque mejor es si es integral".
"A mí las prohibiciones de comida me enfermaron"
Dana Moreno, Deportista, informó que "juego al tenis desde los tres años. A los 14 años empecé a padecer trastornos alimenticios y fue relacionado al deporte. Mi preparador físico me dijo que estaría bueno que empiece con una nutricionista pero para tener una dieta deportiva, tener los nutrientes necesarios para el rendimiento. No tenía que ver con engordar o adelgazar".

"Fui con esa intención, no me veía gorda ni nada. La nutricionista me dijo que estaba bien pero que íbamos a bajar unos kilitos. En mi caso soy muy autoexigente y a la comida que no estaba en la lista no la comía. Adelgacé mucho. Llegaron los 15, quería estar perfecta. Todo influyó. Después de eso empecé a obsesionarme. En febrero de 2016 llegué a tener anorexia. Me miré al espejo y no podía creerlo, estaba muy flaca. Me decían que estaba muy flaquita. En el rendimiento deportivo influía", relató.

Asimismo, indicó que "cuando se me hizo el clic no todo cambió. Empecé con la bulimia nerviosa. Me vi muy flaca, empecé a comer, sentía culpa y restringía. Fue un círculo vicioso. Yo sabía que no estaba rindiendo en el deporte pero en ese momento mi preocupación era estar flaca".

"Hice un tratamiento de dos años con un equipo interdisciplinario que se especializan en bulimia, anorexia y obesidad. Fui aprendiendo a cómo comer y cómo equilibrar las comidas. No es tanto no comer sin azúcar y demás porque si uno se restringe después se atraca", contó.

Además, señaló que "no he tenido problema de no encontrar mi talle, sí de ir y probarme ropa y sentirme gorda".

"Hay que tener una buena alimentación. Yo si llego a comer una sola fruta en el desayuno no rindo bien en el deporte. Cada dieta depende de la persona y la actividad que haga. Cada dos horas me alimento, como como seis veces al día, pero no mucho. Hago desayuno, almuerzo, merienda y cena y luego colaciones de frutos secos, frutas. Rindo en el deporte, mi cuerpo no se modifica. A mí las prohibiciones me enfermaron", aseguró.

"A una persona que tuvo bulimia o anorexia siempre le queda una secuela. Por ahí pienso en que alguna torta tiene muchas calorías pero uno sabe que se curó de la enfermedad cuando sabe cómo responder a la situación, de que si se come una porción no pasa nada. Yo me arrepiento mucho de haber estado dos años con la mente en eso y no haberme preocupado por otras cosas. No iba a juntadas porque había comida con muchas calorías", agregó.
"Es importante la educación nutricional, integrar las actividades del paciente, su poder adquisitivo y demás"
La Licenciada en Nutrición, María Liset Campan destacó: "Uno ve cuando está frente al paciente como se asombra con lo que uno le trasmite. Está tan arraigado tener el juguito de naranja siempre presente en el desayuno. En ese jugo hay más de una naranja, generalmente. La futa tiene fructuosa, que es un azúcar, al consumir varias naranjas en un jugo, hay mucha azúcar presente".

"Sabemos que las dietas restrictas tiene una fecha de vencimiento. A veces se restringe mucho la alimentación para llegar a cierto objetivo, la persona logra bajar de peso, pero al restringir tanto los nutrientes, que termina siendo una pérdida de peso, pero llevado con grasa, músculo, y termina generando desequilibrios hormonales, metabólicos. Tiene consecuencias en la salud", puso relevancia.

Para la especialista "las redes sociales, internet, son como armas de doble filo. Si bien, hay información valiosa, a veces uno, como consumidor de esas redes tiene que saber prestar atención de dónde viene esa información, si viene de un profesional de la salud, o es un influencer o fitness. Muchas veces se fijan en lo estético y no tienen en cuenta la salud. Como consecuencia de eso terminan cayendo en dietas restrictivas o llevando a cabo esos consejos que no hacen bien".

"En mi consultorio uso una balanza de bioimpedancia, que no solo mide el peso corporal, sino también se mide masa muscular, masa grasa, agua corporal, la grasa visceral que es la que cura los órganos y a la que más hay que prestarle atención porque puede traer patologías", indicó.
María Liset Campan expresó que "uno tiene que establecer prioridades; muchas se quejan que alimentarse bien, con alimentos reales, tiene un alto costo. A veces se gasta en otras cosas que por ahí, no se tienen en cuenta en la salud, es sumamente importante".

"Es importante la educación nutricional, hablar con el paciente de manera integral, integrar sus actividades, su poder adquisitivo y demás. Siempre hay que educar al paciente", consideró.

Informó que "hoy en día está cambiando un poco el paradigma de la nutrición. Actualmente encontramos la dieta Low Carb o bajar en carbohidratos y la dieta cetogénica que no tiene hidratos de carbono y es más alta en grasa y proteínas. Es tan nuevo todo, hoy en la sociedad, cualquiera busca este tipo de dieta y la hace".
"En las escuelas debería haber una materia desde la que se enseñe sobre los alimentos"
El Profesor Nacional de Educación Física, Diego Casis
, afirmó que "hay mucha desinformación en cuanto a alimentos que no deberían estar en una canasta familiar, como jugos, que tienen mucha cantidad de azúcar. La fruta cuando cae del árbol, lo más importante que tiene es la fibra, la persona, de una forma ignorante porque deviene de una mala información, le saca el azúcar pura que tiene la fruta y tira lo más importante que es la fibra. La fibra lo que hace es que entre de forma más lenta al torrente sanguíneo, no haya una elevación de azúcar apresurada ni de insulina en sangre, que trae un montón de consecuencias no solo en hígado graso, crea una frecuencia cardiaca más elevada. Hay que comer la naranja".

"Es un error, no hay que fijarse en el peso. Hay que hablar de composición corporal que no tiene nada que ver con el peso. La balanza no te va a decir nada. Las mujeres pueden tener retención de líquidos, porque están en su período menstrual y van a tener a tener uno o dos kilos más de retención de agua", destacó.

De la misma manera aseveró: "No es indicio para un niño o un adolescente, subirla a una balanza y decirle, 'tenés 80 kilos'; eso ya es un daño psicológico. Tengo que medir a la persona".

"En muchas dietas una persona baja en un mes, diez kilos; perdió músculo, perdió hueso. No pierde solamente grasa. Por ejemplo, una persona que está en cama, con diarrea, en tres días puede bajar seis kilos, no quemó grasa, porque la grasa no se oxida quedando quieto", dijo además.

Asimismo manifestó que hay gente que "tiene un importante grado de grasa visceral y uno la ve delgada. Esa persona delgada no está en un estado muscular bueno, tiene muy poca masa muscular y tiene más tejido graso. Le va a traer a la larga, problemas de osteopenia, dinapenia y demás que son aceleración de tejido óseo, que es lo que nos tiene que importar desde los 45 en adelante, en los hombres".

"Creo que hay un problema de salud pública. El tema debería estar dado e impulsado desde la primaria. Debería haber una materia aunque sea de media hora donde se enseñen los macronutrientes principales y cuáles son las causas que puede traer consumir cada alimento", puso relevancia.

Contó que "estuve años laburando en escuelas, veía a los chicos, antes de izar la bandera ya llegaban con la 'coquita chica o el Baggio' en la mano y en la otra con el turrón y el chupetín. Cuando llegaban a mi hora yo les daba el 'sermón' de por qué no debían comer eso, y menos a esa hora de la mañana".

"No vas a prestar atención porque esa insulina que se elevó por el azúcar te da sueño, por eso el chico pierde atención y no porque es molesto", expresó.
La opinión de los panelistas
El periodista Sebastián Martínez, opinó que "antes de las redes sociales estaban las revistas y televisión que mostraban los cuerpos perfectos. Siempre hubo parámetros culturales sobre criterios de belleza que son cuestiones que van cambiando a lo largo del tiempo".

El panelista Mariano Kohan, indicó que "este año el Ministerio de Salud de la Nación publicó que el 61% de la población adulta argentina tiene sobrepeso".

El periodista Javier Aragón, manifestó que "antes se decía que la mujer perfecta era la que tenía medidas 90-60-90. Pero hay que ver para quién y por qué se imponen formas como perfectas. Mucho tienen que ver los medios de comunicación".

El conductor del programa, Lalo Foncea apuntó: "Los parámetros de belleza viene cambiando a través del tiempo, pero de salud, creo que no. Hay una gran búsqueda del cuerpo ideal, y si se habla de esto ¿medida ideal de acuerdo a quién? O? ¿impuesto por quién? Acá está la industria de la moda, pero además, en un contexto como el actual en donde las redes sociales hacen de la vida una exposición constante y distorsiona, incluso, la imagen corporal. Esto es hablar de salud".

La periodista Luz Alcain indicó: "Hay un estereotipo. El talle especial es decir 'buscá que ahí hay algo que capaz te sirva'. Vas por los percheros y todas las prendas son S, si uno elige un L, y pregunta, van y buscan y encuentran un talle para vos. No están exhibidos; sostienen todos los días el estereotipo del cuerpo".

La periodista Ana Tepsich afirmó: "Los cuerpos han cambiado y lo ideal ha cambiado. Antes, 'las gordas de Rubens', los cuerpos de antes, era la gente valorada y bella. Ahora, el modelo son las flaquitas".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS