Sociedad Relación con las redes sociales

El Ventilador: Ser o no Ser, la felicidad en tiempos de crisis

Actualmente la Real Academia Española define a la felicidad como un "estado de grata satisfacción espiritual y física". Y según se explique desde diversos estudios y autores, puede tener más definiciones. El tema, en El Ventilador
Aun así, una cosa queda clara en todas las formas de abordarla: la felicidad no es sólo un concepto, es un estado evidente de las personas que se convirtió en objeto de estudio por parte de científicos y filósofos, desde hace siglos.

Y la felicidad, aseguran, no sólo se mide individualmente. Un grupo de personas, una nación, una familia, por ejemplo, pueden vibrar en una misma frecuencia.

En este sentido, se conoció hace pocos días un estudio global que midió el índice de felicidad en 28 países.

Y en los resultados, que se dieron a conocer mundialmente, Argentina quedó en un triste... último puesto.

Entonces... ¿qué cosas determinan la felicidad en los argentinos?
Sin dudas que el escenario político y económico de nuestro país se caracteriza por sobresaltos y largos períodos de convulsión.

Pero... la cotización del dólar, el estrés por las deudas a pagar y la incertidumbre política, por ejemplo... ¿son igual de determinantes en todos los países para la construcción de la felicidad?

Y si, por otro lado, ser feliz es un estado subjetivo, como afirman la gran mayoría de los especialistas... ¿cómo puede interferir en esa construcción el estado de ánimo colectivo que nos rodea?

Además, hay otro aspecto filosófico que atraviesa de lleno esta discusión: el Ser vs el Tener. Es decir, consumir. Y si bien son muchas las discusiones al respecto de esto, una cosa es evidente: el consumismo se fortaleció casi como un estilo de vida desde la Revolución Industrial hasta esta parte.

Pero... ¿puede garantizar alguna sensación de felicidad el acto de comprar y consumir? ¿Es correcto acudir a este mecanismo para sobrellevar un estado de insatisfacción?

Y en el medio de este dilema, los más políticamente incorrectos se animan a asegurar que la Felicidad está sobrevaluada y que su búsqueda constante es la que nos lleva a la insatisfacción.

Ahora bien... es la felicidad un lugar sólo al cual llegar o es un estado que determina incluso nuestra salud?
Felicidad- redes sociales
Las redes sociales llegaron para quedarse y modificaron mucho más que nuestra forma de comunicarnos.

Estas aplicaciones basadas en la tecnología informática, determinan desde nuestro estilo de consumo hasta relaciones diplomáticas entre países.

Las redes juegan hoy un rol fundamental a la hora de compartir con los demás, de comprar productos en línea y hasta de aprender.

Ahora bien...si aspectos tan fundamentales como estos, para la construcción personal y para la vida en sociedad, son atravesados por las Redes Sociales... ¿qué papel juegan hoy en la psiquis de una persona a la hora de percibir y construir su felicidad?

Para muchos especialistas, no sólo lo que vemos o leemos de nuestros "contactos" puede llevarnos a pensamientos de tristeza o bronca y modificar nuestro estado de ánimo.

También son muchos quienes afirman que el exceso en la conectividad viene provocando mayor sedentarismo desde hace más de una década.
Y si la liberación de endorfinas, como aseguran muchas corrientes científicas, está relacionada al sentimiento de felicidad, el sedentarismo sería un problema en ese sentido.

Otro aspecto para nada menor de esta nueva problemática social, está centrado en la discusión de la "ficción" versus "realidad".

Los Photoshop, los montajes, los filtros, las escenas armadas y las poses no espontáneas son, para muchos, un recorte de la realidad que se convierte en un problema cuando pretendemos construir nuestra identidad a partir de allí.

Y no sólo eso. Puede ser un factor negativo también para aquel que observa, compara con su realidad o proyecta en esas imágenes su idea de felicidad.

Ahora bien, teniendo en cuenta que este fenómeno de la vida en conectividad crece día a día y necesitamos de las redes cada vez más para diferentes aspectos... ¿de qué manera se puede lograr un uso correcto de ellas?

Hay quienes, incluso, proponen incorporar ese aprendizaje a la educación formal. Es decir, materias en las escuelas que enseñen para qué sirven las redes y cómo usarlas.

El camino de la felicidad en el complejo entramado de las redes sociales... ¿una unión posible?
"El cáncer me salvó la vida, soy mucho más agradecida"
Emilse Móvile es Licenciada en Psicología. Trabaja con movimientos constelatorios, espiritualidad femenina y chamanismo.

"Es feliz el que quiere ser feliz. Va a intentar de todas formas, serlo. El que no quiere, los de afuera podemos intentar ayudar, pero hay una limitación. Si la fuerza de voluntad no está puesta, no podemos ir más allá", destacó.

Al mismo tiempo aseveró: "Hacer deporte, una terapia son alternativas. Para ser feliz, si uno no lo está siendo, capaz tenga que cambiar algunas cosas, ya sea hábitos de su vida, o formas de pensar. Creo que estamos atravesados por la queja, o no somos agradecidos de todo lo que tenemos: la vida, este cuerpo, el sol, la tierra, el aire. La felicidad no puede depender de algo externo, porque si es así, cuando lo externo se pierde, dejo de ser feliz".

Asimismo dijo: "Cuando uno tiene una experiencia fuerte, que está cerca de morir, una mudanza, o que está cerca de perderlo todo", le encuentra luego otro sentido a la vida.

Confió que tuvo cáncer estando embarazada. "Me lo detectaron a los cinco meses de embarazo, ya tenía una nena de tres años. Puedo decir ahora que el cáncer me salvó la vida, porque soy mucho más agradecida cada día. No doy por sentado la vida, ni el mundo, ni nada, aprovecho todo. A veces aprovechamos la posibilidad de cambiar, hay otras personas que no la aprovechan", contó.

"Ser feliz es una responsabilidad y es día a día que hay que planteárselo", resaltó.

El tema de la insatisfacción "es un gran problema. Hay países que están peor económicamente que Argentina, y la gente es feliz. Es un estado interno la felicidad. Lo que tenemos que hacer es reconstruirnos para ser felices con lo que haya o no haya".

"Les pregunto a mis pacientes '¿cuáles fueron tus mayores logros?'. Me nombran un montón de cosas, y yo les digo '¿y haber nacido?', ¿Y estar vivos?'. No lo ponen como logros. Es nuestro mayor logro", aseveró.

"Muchas veces creemos que somos felices si pasa tal o cual cosa. Si me saco la mejor selfie, si juntamos 200 me gusta. Perdemos la forma de encontrar la paz interior", entendió.
"Cuando falleció mi mamá pude llorar la pérdida de mi pierna"
Gabriela Castillo es deportista. Es un ejemplo de lucha, superación y de que no hay imposibles. En un accidente de tránsito perdió una pierna, pero lejos de perder los ánimos, se fue fijando metas y hoy, gracias a una prótesis, corre maratones.

"Para mí es una obligación ser feliz", aseveró.

Castillo consideró que "la felicidad son momentos, hay algunos que surgen de los más trágicos y de los más tristes. Cuando hablaban de tragedia, yo perdí la pierna en un accidente en el 2000. Mi mayor desafío fue cruzar una avenida, era en momentos en que estaba haciendo una rehabilitación en Córdoba. Para eso tuve que hacer cerca de un mes de entrenamiento al lado del semáforo. No me iba a dar para cruzar la avenida Chacabuco, me movilizaba en andador y con una prótesis. Miraba los tiempos, era muy nervioso ese momento porque sangraba, dolía. Cuando cruzo esa Chacabuco y llego al otro extremo, ese fue el momento más feliz del mundo. Lo recuerdo con una emoción y hay momentos en que hasta lloro, porque fue realmente feliz. A veces ser feliz puede ser mucho dinero, pero en otras circunstancias puede ser ese, 'lo logré'".

La mujer recordó que en momentos del accidente que la marcó para siempre, "era azafata de micro, iba hacia Carlos Paz. No sé bien que pasó, pero el colectivo siguió la curva, atravesamos, chocamos contra un monolito. Fue la pierna, reconstrucción de rostro, se incrustó el parabrisas en el abdomen, un riñón perjudicado. El recuerdo más nítido que tengo fue la cara de psicóloga que estaba cuando despierto de una semana en coma. Ella me empezó a contar de mis lesiones, pero cuando llega a hablarme de la pierna, bajó su mirada y yo supe que algo andaba mal. No hubo espejos, está lo de la pierna fantasma, son momentos difíciles. A mí no se me cayó ni una lágrima pensando en mi mamá, yo me permití llorar por mi pierna recién cuando murió mi mamá. Lloré por porsu muerte y también por todo lo que me había contenido en el momento en que necesitaba que ella me viera bien".

Relató que estuvo ocho años con rehabilitación. Al referirse a su relación con el deporte, contó: "En Buenos Aires, en una ortopedia, baja un chico amputado, parecía corriendo. Lo hizo con una entereza, lo vi omnipotente. Le pregunté como hizo y me aconsejó: Entrená, no sólo hagas rehabilitación. Y elegí correr". Gabriela Castillo cuenta con dos prótesis, una para correr y otra para caminar.

"Yo no podía ni caminar y ya quería correr. O sólo quería correr, quería hacer triatlón. Había que demostrarle a la ART- porque lo mío fue un accidente laboral- que yo era atleta. Fui al CAE, me entrené con la prótesis común. Del anhelo a la realidad me encontré con tres trombosis. Había estado tres o cuatro años para intentar la prótesis. Iba a nadar que era lo único que podía hacer y ahí me encuentro a los chicos del CAE y me dijeron por qué no intentarlo. Y me planteé porque no hacerlo en ese momento porque está bueno correrse de ese lugar en que decís, 'hasta acá, es mi vida, tengo tres trombosis, no voy a poder hacerlo. Por eso busqué en el buceo, ese complemento, esa felicidad, esa motivación", aportó.

De la misma manera resaltó que "hay gente que busca en la danza, en el baile, una forma, una manifestación de felicidad".

Con lo de las redes sociales "parece que muchos necesitan mostrar ese idealismo, el que estás perfecta. Tal vez por dentro estás destruida, pero es la mejor sonrisa que lograste y esa es la foto que colgás en las redes", aportó.
"La actividad física es una herramienta para segregar felicidad"
Diego Scocco, Profesor de Educación Física en Oxígeno, remarcó que "la actividad física es una herramienta para segregar felicidad. Lo de liberar endorfinas es 100% real, segregan felicidad. Es casi el combustible necesario de todos los días".

"La persona que está sedentaria, el 62,8% de argentinos lo son, cuando empieza a hacer actividad física empieza a descubrir otras cosas, termina siendo algo que les hace bien. Es una herramienta inmejorable. El sedentarismo actúa en contra de la felicidad y de otro montón de factores de riesgo", señaló.

Asimismo, consideró que "en la actualidad también está el malestar por ese empuje constante de que se dice que estamos mal. Muchas veces hay cuestiones políticas, gente que dice que estamos mal y otras que estamos bien, pero no es ni una cosa ni la otra. Depende de nosotros llevar a buen puerto a este país".

"En 2005 tuve la suerte de ir a Cuba y dio la casualidad de que justo había pasado el huracán Catrina. Con mi mujer estábamos de luna de miel y nos encontrábamos en la casa de unos cubanos sumamente humildes, tomando ron y pasándola bien. El hombre nos dijo que los gringos de EE.UU estaban mal, que lloraban, están tristes por el paso del huracán, pero que ellos eran el imperio. Tiene que ver con la forma de pensar y vivir", manifestó.

Por otra parte, indicó que "zumba ha comprendido a nivel global todo. La clase no va por una cuestión de un buen entrenamiento pero es muy bueno para acercar gente a la actividad física. Los mayores de 40 hace rato que no vamos al boliche y necesitamos tener en el gimnasio la sensación esa de bienestar. Es lo más parecido a experimentar ir a un boliche. Una de las cosas buenas que tiene es que cada uno va para el lado que quiere, están felices y bailando".

"El secreto está en encontrar la actividad física adecuada que te guste. Cuando la gente ingresa al gimnasio le preguntamos qué le gusta hacer. Dicen a veces que el médico les dijo que tenían que ir a nadar pero no les gusta. En nuestras clases usamos mucho el juego", señaló.

"Nos pasa que la gente nos dice que no tiene tiempo, pero para no ser sedentario se necesita solo media hora al día. No creo que no haya gente que no tenga media hora", opinó.
"La felicidad no consiste en tener o no tener, sino que tiene que ver con vivir con esperanza"
Carlos Schultz, Pastor de Iglesia Vida y Esperanza, dijo que "la vida consiste justamente en la esperanza. Una persona que tiene esperanza en Dios va a tener un sentido de la vida diferente. La situación que vivimos todos no escapa de la realidad, todo lo que nos rodea, todo lo que sucede a diario. El secreto está en los valores de cada uno, en sus principios y en la fuerza interior que cada uno tiene para enfrentar la vida".

"La felicidad no consiste en tener o no tener, sino que tiene que ver con vivir con esperanza. Me relaciono con muchas familias todos los días y son de distintas condiciones sociales. Hay algunos que tienen todo y lo disfrutan y son felices. Cuando no lo tienen su estado cambia y pasan a un estado de infelicidad", señaló.

Asimismo, indicó que "tener proyectos y sueños ayudan a la felicidad, ayuda a sobreponerse y dar batalla a la vida. En el trabajo en el que me desenvuelvo tiene que ver con la paz interior. La alegría es una cosa diferente porque hay situaciones que te hacen reír pero pasa, la felicidad permanece, está dentro de nosotros. La persona que tiene su vida anclada a Dios, que es la fuente de la felicidad, la paz y la fortaleza, va a poder sobrellevar toda situación".

"Hay veces que la gente tiene mucho pero no tiene paz. Al no tenerla no tiene felicidad. El ser interior del hombre consiste en eso, en qué lo sostiene, porque eso le da la esperanza del futuro. El hombre entra en desesperación por el futuro, con lo que está pasando en Argentina, en qué va a pasar mañana, qué pasa después de las elecciones. Eso es un combo en la mente. Si uno está en sintonía todos los días con eso se llega a una situación de caos", remarcó.

Indicó que "a veces está sobreevaluada la búsqueda de la felicidad. Argentina no es el país más infeliz del mundo, para mí son puntos de vista. Para mí cada día que amanece debe ser un deleite, un motivo de felicidad. Hay que disfrutar las cosas pequeñas".
La opinión de los panelistas
El periodista Sebastián Martínez, indicó que "es una mirada un poco individualista pensar que solo depende de uno ser feliz. El hombre es un ser social y la Filosofía todavía se pregunta si el hombre puede ser feliz solo y no en un conjunto.

El periodista Javier Aragón, manifestó que "estamos en una sociedad muy consumista y entonces parece que los valores de la sociedad van por el lado del materialismo, el dinero, mucho hotel, cajas de seguridad y demás".

El panelista Mariano Kohan, dijo que "a veces a uno le da pudor decir que es feliz. A veces se dice que sí pero quizás no se está tanto".

La periodista Luz Alcain aseguró: "Me parece difícil que uno transite por la vida sin buscar la felicidad. Creo que uno por un impulso vital busca la felicidad. El tema es a qué le decimos felicidad, qué es lo que nos hace felices".

La periodista Ana Tepsich planteó: "Para la gente sedentaria, con semejante río que tenemos, la posibilidad de caminar por la costanera, ver el atardecer y más cuando uno está pasado de vueltas, te da una especie de felicidad, alegría, paz, que ayuda a sobrellevar los inconvenientes que tenemos".

El conductor del programa, Lalo Foncea aseveró: "una de las preguntas claves es si una persona, que atraviesa una situación económica difícil, con deudas, dolencias, enfermedades, puede llegar a ser feliz, comparándolo con uno que no atraviesa esos momentos".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS