Sociedad Qué dijo la paciente

Denuncia de mala praxis: desde el hospital explicaron el protocolo que se siguió

"La paciente tiene una arteria anómala", dijo a Elonce, el jefe de Otorrinolaringología del San Martín. El profesional hizo su descargo ante denuncia de mala praxis de joven que dijo que "casi muere en la operación".
El jefe del área de Otorrinolaringología del Hospital San Martín, Guillermo Riolo, en diálogo con Elonce TV, expresó: "Es una vergüenza que un abogado prepare (una demanda) así, de forma tan precaria. Acá hablan de mala praxis cuando ni siquiera saben qué es una praxis. Lo que sucedió con esta chica, la cual está viva, fue un caso totalmente de buena praxis, siguiendo un protocolo que es el que hay que seguir, y haciendo las cosas bien, como hay que hacerlo".

"En medicina están las estadísticas, este caso depende de una paciente que tiene una arteria anómala: la arteria entra del cuello a la amígdala, cuando uno saca la amígdala queda la arteria dentro del lecho, donde uno opera. Esta chica tiene una variante anatómica, no es una cuestión que se puede estudiar en forma previa, su anatomía es así. Se trata de una arteria que entra de manera elástica a la amígdala. Cuando uno saca la amígdala, la arteria se retrae, excede todo el lecho amigdalino, es decir se mete al cuello", explicó el profesional.
"No me van a torcer el brazo a mí, ni al hospital, ni a la medicina misma"
De la misma manera, Riolo afirmó que "no se puede probar ni creer lo que este abogado le está haciendo a la familia. Donde me nombran a mí, yo digo 'freno la cosa', porque no me van a torcer el brazo a mí, ni al hospital, ni a la medicina misma".

"Los médicos tenemos que pelear contra esto, con este tipo de sistema, contra este tipo de personajes, porque si no, no podemos ejercer la medicina", manifestó el profesional.

Asimismo, Riolo aseveró: "la palabra carótida produce susto en quién desconoce, pero hay que decir que la carótida externa irriga solamente a la cara, por lo que el procedimiento que se le hizo a la paciente no produce ningún tipo de secuela. El protocolo que se siguió es el que corresponde, y es el que yo ordené, porque si no se hacía eso, la paciente se muere".
Riolo explicó el procedimiento que se siguió en la paciente
"La gran suerte que tuvimos es que ocurrió eso dentro de la cirugía. Lo he visto: esa arteria se va al cuello, colapsa y uno no sabe cuánto tiempo va a estar colapsada. A veces angra a las seis, doce, 24 horas después y llegar al paciente es mucho más difícil y puede llegar a perder la vida", puso relevancia el profesional.

El médico volvió a insistir: se siguió un protocolo. "Se dice que al sacar la amígdala, le rompieron la carótida y casi degollaron al paciente, como que eso fue durante la cirugía. Ese es un término muy cruel y durísimo. Sin embargo, la cicatriz en la parte lateral del cuello habla del abordaje de carótida externa y fue por una decisión mía. Yo mandé a hacer el abordaje y ese abordaje se hizo por afuera. Es protocolar ligar la arteria carótida externa. Es muy diferente a lo que el abogado quiere plantear: él dice que se le rompió la carótida externa durante la cirugía".
"Se hizo lo que se debía hacer y la paciente está viva"
"Me menciona a mí como que yo le hice una traqueotomía de emergencia. En la tomografía computada tiene que faltar los anillos de la tráquea y tiene que tener una cicatriz en la parte de adelante del cuello. Eso nunca existió, nunca se hizo una traqueotomía. Ahora me pregunto? hubo dos grupos de médicos y un tercer cirujano que hace la ligadura de carótida externa. Los dos primeros grupos, por adentro de la boca, no pudimos resolver el problema. Lo que se hizo era la indicación, sino el paciente se muere. Se hizo lo que se debía hacer y la paciente está viva", destacó Riolo, además.

En las publicaciones que se realizaron "muestran la foto con la paciente con el tubo por la boca. Cómo va a tener el tubo por la boca si yo le hubiese hecho una traqueotomía, debe respirar por la traqueotomía si fuera así. Es ignorancia total".
Por último aseveró. "Cuando un paciente se va a operar, esto se le explica que puede pasar, no solo en forma oral, sino por escrito. El paciente debe aceptar si operarse o no. La paciente leyó y firmó que esta complicación podía existir y estuvo de acuerdo en operarse igual.
La denuncia por mala praxis
Una joven oriunda de Paraná que se realizó una operación de amígdalas en el Hospital San Martín, denunció a la médica que la operó. Según sostuvo, "la profesional me cortó la arteria carótida, poniendo en riesgo mi vida".
Se trata de Yanina Almada, que tiene 23 años, estudia Recursos Humanos y vive con su pequeña hija de tres años.

Me hice todos los estudios antes de la cirugía, estaba todo bien según la médica. Me pidió que me interne el 14 de noviembre, esto fue el año pasado, para guardar cama. Si bien tenía miedo, sabía que era una cirugía de las más leves. Durante la operación era como si se me había ido la anestesia, porque sentí todo. Ella decía 'tosé, tosé' y me desmayé. Cuando me desperté un domingo, ví que había mucha gente y estaban todos tristes, no podía hablar ni moverme. No se animaban a decirme qué me había pasado, ni los médicos ni mi familia. Sólo me indicaron que se había complicado la operación", comenzó a relatar a Elonce TV, la joven.

Manifestó que la médica que la había operado le dijo que "era una venita que estaba por ahí la que se había visto afectada. Después del alta seguí viéndome con ella como tres miércoles más. Le conté, 'me duele la cabeza', 'quise dormir boca arriba y se me durmió la cara'. Me dijo que ya se me iba a pasar".

"Supuestamente empezaron por la parte derecha, operándome de amígdalas, y cuando fueron al lado izquierdo se les complicó. Lograron retirar todo, pero yo sigo teniendo complicaciones con la garganta. Tengo que tomar pastillas para que la sangre irrigue bien, me da parestesia, tengo alopecia. El neurólogo ya me medicó, pero anoche tuve que ir al Centro de Salud Corrales porque se me durmieron los nervios de un lado de la cara", agregó Almada. Dij que antes de la operación "ni un ibuprofeno tomaba".

Del mismo modo, afirmó: "En el hospital de La Baxada me dijeron que me tenía que hacer muchos más análisis porque era re grave lo que me había pasado. El cirujano vascular del San Martín me confirmó que me habían cortado la carótida, que irriga sangre a la cara".

Al ser consultada respecto a su patología, que la llevó a la cirugía, manifestó: "se me inflamaban siempre las amígdalas con los cambios de tiempo, no podía tragar, roncaba".

La joven no quiso dar el nombre de la profesional que la operó, "porque todo está con abogados".

Almada realiza acciones civiles y penales. Dijo que "me queda una mediación más y si no hay acuerdo, iremos a juicio".
Qué dijo el abogado de la paciente
Su abogado, Cristhian Panceri, describió que ahora la vida de Yanina está limitada por la mala praxis que sufrió. "No puede dormir boca arriba porque se le paraliza la mitad izquierda de la cara, se cansa con frecuencia, no puede realizar actividades física, ni levantar a su hija y le quedó un hematoma el cabeza. Además pierde pelo", enumeró el letrado según indica Clarín.

Debido a estas secuelas que le habría provocado la operación, el abogado y la familia denunciaron a la médica que la operó por lesiones gravísimas en el cuerpo y en la salud. Y también piden su inhabilitación para ejercer la medicina. Según la denuncia que se realizó ante el Ministerio Público Fiscal (MPF), por "imprudencia o falta de diligencia" la médica le cortó la arteria carótida, poniendo en riesgo la vida de la paciente.Elonce.com.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS