Sociedad Dylan espera un corazón

El papá de un nene que espera un trasplante pide modificar la "Ley Justina"

Son chaqueños, están solos en Buenos Aires porque la obra social no cubre la estadía de la mamá y sus dos bebas. El hombre propone que no sea necesario el consentimiento de los padres para que un menor de edad se convierta en donante.
Dylan está algo pálido, pero cuando ve llegar a su madrina a la puerta del hospital, se le ilumina la mirada y se le marcan los hoyuelos. Corretea hasta el ascensor y saluda a todos en los pasillos del Hospital Italiano. Con su padre, Mario Gómez, está internado hace dos meses en Buenos Aires, muy lejos de su Chaco natal, de su mamá y sus hermanitas menores.

Dylan nació hace cuatro años, en Villa Berthet Chaco. Cuando tenía uno y medio, tuvo una neumonía, y sus padres lo llevaron a Resistencia, donde le detectaron una miocardiopatía no compacta biventricular. En Corriente, un cardiólogo dijo que la única salida era un trasplante. "Si hubiera otra solución posible, la intentaríamos", explicó el especialista.
Se intentó alargar los tiempos con medicación, pero cuando Dylan se hinchó, lo trasladaron en un avión sanitario a Buenos Aires. Se hizo estudios en el Hospital Garrahan y hace dos meses que está en la ciudad, ahora en el Hospital Italiano.
Su habitación está llena de juguetes, es amplia y luminosa. En una camita, lo acompaña su papá. Mario trabajaba como caminero en caminos rurales, en la empresa provincial de vialidad. Su obra social, OSPRERA, la Obra Social de los Trabajadores Rurales y Estibadores, no le cubre la estadía de su mamá y sus hermanitas de dos y un año en la capital.

"La mutual me permite que venga solamente por una semana, pero la ve y después ella se va, él se va a deprimir y va a ser mucho peor. La extraña, me dice siempre: 'Vamo a casa mamá'", se lamenta Mario. En el INCUCAI le pidieron que presentara una carta firmada por los médicos solicitando que Dylan esté acompañado por su familia para interceder, pero los trámites todavía no están terminados.
La misma semana en que llegó a Buenos Aires, Dylan entró en lista de emergencia nacional. Necesita el corazón sano de un donante que no supere los 30 kilos, y los médicos le prometen que llegará. Mientras tanto, el nene tiene que permanecer prácticamente aislado, para evitar contagiarse de alguna enfermedad que le impida recibir el trasplante cuando llegue el llamado más esperado.

Dylan recibió de regalo una tablet, pero se le cayó y ahora necesita otra. Como no puede ir al jardín, es una forma de que reciba estimulación. En la sala de juegos, se reúne con otros chicos internados y juega con autitos. "Tiene muchas ganas de vivir", dice su papá. Hoy le trajeron un pianito de colores y está sentado en el piso, entusiasmado, esperando que le coloquen las pilas que lo hagan sonar.

Mario inició una campaña para que se modifique la Ley Justina, y se amplíe el no requerimiento de consentimiento de las familias a los menores de edad. La norma establece que todos somos donantes presuntos a menos que en vida manifestemos lo contrario.
"Yo no puedo salir de acá, pero hay gente afuera que me ayuda a que se difunda, que la gente tome conciencia. Es duro perder un hijo, pero hay que pensar que aunque el hijo se vaya, habrá un órgano suyo en otra persona que seguirá viva", argumenta.

Varias personalidades de la radio y la televisión se fotografiaron con la remera que lleva la foto de Dylan. Inés Estévez, Valeria Shapira, Marcela Feudale y Diego Ruscitti fueron los primeros, pero Mario confía en que habrá muchos más.
La madrina de Dylan le hace recordar el vuelo en avión sanitario y el viaje en ambulancia, como si fueran una aventura. El nene se entusiasma y muestra una sonrisa amplia.
Si su hijo recibe un corazón sano, su vida será normal, como la de cualquier otro chico. "Hay que esperar, nomás", se consuela Mario.

Para ayudar a Dylan:

Twitter @MalenaStein

Whatsapp Mario Gómez +5493735544965

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS