Sociedad Cocinaba para ganarse la vida

Paciente oncológica tuvo que mudarse a Paraná y el desayuno es su "única comida"

La mujer, de 45 años, cocinaba para ganarse la vida en Federación. Sin insumos para tratar su enfermedad allí, debió mudarse a Paraná. Su hija pidió ayuda para que pueda alimentarse: "El desayuno es nuestra única comida del día".
Marina Galeano es una paciente oncológica de Federación que, a causa de su enfermedad y la falta de recursos del hospital de su ciudad, debió trasladarse a Paraná para poder llevar adelante el tratamiento. Sin embargo, a una situación de por si delicada, se le suma el drama de no tener para comer.

Hasta hace poco, junto a Daiana -la mayor de sus 5 hijos- Marina se ganaba la vida y mantenía a su familia cocinando y haciendo repartos a domicilio, sin embargo, en el mes de febrero, la detección de un cáncer en el cuello del útero hizo que la mujer, de 45 años, tuviera que cambiar su vida radicalmente.

"Estamos muy agradecidas al IOSPER, al sanatorio donde mi mamá se atiende, a toda la gente que nos tiende una mano, me da vergüenza pedir este tipo de ayuda", se sinceró Daiana y explicó que si bien la obra social de la provincia cubre todo el tratamiento y la estadía en la ciudad, la única comida con la que cuenta su madre es el desayuno. "Mi mamá no puede comer una sola vez al día, ella tiene que alimentarse y estar fuerte porque se tiene que curar, yo estoy desesperada". El hotel en el que se hospedan no tiene cocina así que desde que llegaron a Paraná, a mediados de abril, se arreglan con un desayuno y con la ayuda de algunos vecinos.

Vía redes sociales pueden contactarse con Daiana Galeano para colaborar.

La mujer, de 31 años, contó que espera alguna ayuda de su ciudad, pero hasta ahora no ha llegado. "Es increíble que una ciudad turística, a la que entran millones y millones de pesos con las termas, no tenga un hospital equipado como corresponde para que los enfermos puedan tratarse en su ciudad y no pasar la necesidad que estamos pasando nosotras ahora, a 300 kilómetros, solas, sin medios para ganarnos la vida como siempre hicimos", por eso pide ayuda.

"Nos hemos cruzado con mucha gente buena, que nos ayudan y nos dan amor y contención; por ejemplo vecina del hotel en el que estamos, sin conocernos, nos ofreció la cocina para que yo pueda cocinar y alimentarnos estos días, no puedo estar más agradecida".

Quienes empezaron a conocer la historia, comenzaron a responder con su ayuda.
Fuente: Diario Uno

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS