Sociedad Mirá el video

"Ustedes no hacen nada y nosotros nos morimos de hambre", reclamó niño a ediles

La situación se registró en el Concejo Deliberante de una localidad tucumana. Mateo tiene 8 años y acompañaba a su madre en un reclamo por la tarifa eléctrica. "Ustedes no hacen nada y nosotros nos morimos de hambre por su culpa", espetó.
Mateo tiene 8 años y es el niño que enfrentó a los concejales de Concepción, en Tucumán, durante el reclamo por los tarifazos realizado el miércoles a la noche. Fue a acompañar a Analía, su madre, quien integra un grupo de vecinos autoconvocados que simplemente no pueden abonar las boletas de luz que llegan a sus hogares. Susana, una de las vecinas autoconvocadas, comenzó a filmar con el celular el reclamo de los adultos en el contexto de una audiencia pública para eliminar el cobro de las tasas municipales en las boletas de Edet. Allí una madre relata: "Todos los días vengo a lustrarles los zapatos a los concejales y no me da vergüenza decirlo. Lo hago con dignidad. Yo sé que el trabajo dignifica a las personas". En ese momento, ya con lágrimas en los ojos, habla Analía, la mamá de Mateo y les reclama a los concejales: "Acá hay gente que no tiene hijos y les han dado trabajo. ¿Por qué? Yo no tengo trabajo. Empiecen a estudiar ese tema (golpeándose las manos)".

En medio de los gritos, se escucha la voz del niño, quien primero les habla a los concejales: "Mientras nosotros nos morimos de hambre ustedes se sientan y no hacen nada". La mamá interviene y les grita: "¡Escuchen lo que les dice un niño! ¡Escuchen lo que les dice un niño! ¡Hablá, Mateo!". Es entonces cuando Mateo explota con el llanto: "¡Ustedes no hacen nada y nosotros nos morimos de hambre por su culpa!".
Mateo vive con su hermanito Isaías, con su mamá Analía y su papá Pedro Ignacio Sánchez. En diálogo con Antena Siete, el niño insiste: "Mientras nosotros no tenemos qué comer ellos se sientan y no dicen nada, ¿para qué los necesitamos? Cuando les dije eso, todos se han quedado callados". Mateo juega cuando el periodista le pregunta si va a la escuela: "No, no puedo porque tengo problemas de aprendizaje. Y acompaño a mi mamá". Y se excita dando saltos cuando cuenta su sueño: "¡Quiero jugar al fútbol!".

Durante la viralización del video, muchas personas cuestionaron la exposición del niño en los reclamos: "No son atrevidos mis hijos. Fuimos porque ya no damos más de tanto aguante a las tarifas de la luz y que la plata no alcance para nada. Lo poquito que hacíamos no alcanzaba para nada. Por la desesperación, Mateo le ha contestado a todos los concejales", dijo la madre.

Consultada por sus necesidades básicas, Analía sostiene: "Trabajo es lo único que pido. Cada vez que fui a la municipalidad de Concepción, me decían no hay trabajo, pero tomaban y tomaban gente. No es porque uno quiere ser vago, no se dan las situaciones de trabajo, ¿creen que es lindo vivir así?".

"No queremos que nos regalen nada, insisto. Aunque sea que me consigan una máquina bordeadora para cortar el pasto. Después de lo que se vio en el video, ahí mismo en el recinto me dieron dos bolsones, como queriendo conformarnos. ¿Sabe lo que tiene cada bolsón? Yerba, fideo, azúcar. A veces un aceite. Ah, y un picadillo".

"También le dieron un bolsón a un señor que no podía trabajar porque tiene a la mujer enferma y él está con cáncer. Pero yo sí puedo trabajar. Uno no busca que lo mantengan. Mi esposo sí puede trabajar, el basural ya no nos da ganancias", explica Analía, quien tiene a Mateo con apendicitis y este jueves perdió el turno médico: "Sólo los jueves viene el cirujano al Hospital de Concepción. Todos los jueves a las 3 de la mañana tenemos que amanecer en el Hospital para que nos atiendan recién a la tarde. ¿A usted le parece? Hoy salí de mi casa en la bicicleta y llegué a las 4.20 y ya no había turnos. Mateo tiene que esperar hasta el jueves que viene".

Al lado de Analía, el que toma el teléfono es el padre de familia, Pedro Ignacio Sánchez: "Para otros puede ser poca plata, pero nos ha venido 1300 pesos en la boleta de luz. Para nosotros es oro. Que el gobernador Manzur venga a ver cómo tiene a la ciudad el intendente. Al frente de mi casa tengo un basural y hasta víboras se nos han metido a la casa. El intendente Sánchez tiene paradas las maquinarias. Que me den una bordeadora nada más, con eso ya me doy mañas hasta que cambie el gobierno. Este Presidente nos está matando de hambre. Hasta que se vea qué pasan con las cosas, cortando el césped puedo ganar 500 pesos por días y con eso ya me las ingenio para darle de comer a mi familia, señor. No se aguanta más". (El Tucumano)

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS