Sociedad La enfermedad dejó varios muertos

Habitantes de Epuyén retoman su rutina tras el aislamiento por hantavirus

La vida de los 4.000 pobladores de la villa chubutense retoma su rutina tras el brote de hantavirus que mató a ocho vecinos y los obligó al aislamiento domiciliario para controlar el brote.
Los pobladores de Epuyén comenzaron a retomar su rutina con reencuentros con amigos y familiares aunque sin esconder "el dolor por los que ya no están", tras concluir en las últimas horas el aislamiento domiciliario ordenado por la justicia para controlar el brote de hantavirus que provocó la muerte de ocho personas en esa localidad cordillerana de Chubut.

"Esperamos poder realizar una ceremonia íntima para darnos un abrazo, llorar, despedirnos, reconocer lo que nos pasó y darle un lugar a cada una de las personas que fallecieron y que fueron tan queridas" dijo Eugenia Delgado, dueña del restaurante "Dos que Van", de Epuyén, donde viven unas 4.000 personas entre el pueblo y sus parajes rurales.

La mujer de 36 años que volverá a abrir las puertas de su negocio este domingo, dijo que a pesar de que "el dolor es muy grande y hay mucha tristeza por las pérdidas ,de a poquito vamos retomando las actividades, empezamos a socializar y los prestadores turísticos tratamos de reactivarnos".

Mailén Valle, de 26 años y madre de dos hijos, cumplió un aislamiento de 40 días, obligatorio para quiénes mantuvieron contacto epidemiológico con vecinos que contrajeron hantavirus, y perdió a su padre y a dos hermanas por la enfermedad.

"Estoy saliendo adelante con mucho dolor, teniendo fe en Dios porque creo que por algo pasaron las cosas, y dándonos fuerzas el uno al otro para continuar", afirmó.

Otra vecina de Epuyén, Justina Palma, de 28 años, tuvo que permanecer encerrada 35 días por haber estado en contacto directo con su mejor amiga Loreley Valle, quien murió a causa del virus que transmite el ratón colilargo a los seres humanos, pero que en Chubut adoptó este año la modalidad de contagio por vía interpersonal, lo que obligó a las autoridades a tomar medidas más drásticas.

"En el momento que quedé aislada me sentí rara, pero fui entendiendo que era por precaución, por mi bien, el de mi familia y el de mis compañeros de trabajo", explicó la joven, empleada de una estación de servicio, que recibió alimentos y ayuda psicológica. Justina contó que atravesó momentos muy difíciles porque su sobrino falleció por hantavirus mientras ella se encontraba en aislamiento. "Tuve ataques de pánico", añadió.

El comerciante Carlos Jiménez, quién permaneció aislado 20 días en su casa de campo junto a su hijo, reflexionó: "Vivimos en un lugar hermoso, así que lo tomamos como un tiempo libre juntos y nos acompañamos mutuamente".

El brote de hantavirus, que comenzó en diciembre, se cobró 11 vidas y reportó 34 casos positivos en la zona de la cordillera de Chubut, y obligó a mantener a personas en aislamiento selectivo, de las cuales aún quedan 12 en El Maitén.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS