Sociedad Cuidados en el verano

Respuesta a una duda frecuente: qué va primero ¿protector solar o repelente?

En el verano, las salidas o paseos al aire libre, obligan a tomar recaudos para cuidar la piel y ahuyentar insectos. Tanto el protector solar como los repelentes se deben utilizar de forma correcta para garantizar su efectividad.
Ropa liviana, ojotas y afuera. Ojalá fuera tan simple. En verano, los planes al aire libre obligan a ser prudente y salir protegido contra dos amenazas: el daño que puede provocar la exposición al sol y las picaduras de mosquitos que pueden transmitir enfermedades. Protector solar y repelente, entonces, productos indispensables en verano para el cuidado de la salud. Pero utilizarlos en forma correcta es necesario para garantizar la efectividad de ambos.

No sin protestar, niños y niñas se resignan a que padres y madres los embadurnen y rocíen antes de ir a la colonia, o como condición para ir a la plaza, a una pileta. Pero muchas veces ese "ritual" de protección se realiza sin seguir el orden correcto.

¿Primero el protector y después el repelente? ¿O viceversa? ¿Es indistinto? ¿Se deben aplicar al mismo tiempo o esperar? Son algunas de las dudas que asaltan con frecuencia.

Para garantizar la efectividad del protector solar, debe reaplicarse cada dos horas, luego de cada baño y de transpirar intensamente. Pero no hay que colocarlo en forma conjunta con el producto contra los mosquitos: primero se debe aplicar el protector y esperar 30 minutos antes de administrar el repelente, ya que combinados aumentan el nivel de toxicidad, explica la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Los especialistas recomiendan no rociar los repelentes en aerosol en forma directa sobre la piel de los chicos ya que podrían llegar a inhalarlo. Aconsejan aplicar el producto sobre la mano del adulto y luego distribuirlo sobre las zonas expuestas, exceptuando las áreas debajo de la ropa, alrededor de los ojos, la boca y las manos, para evitar que lo ingieran.

Sobre la elección del repelente para utilizar en niños, la SAP sugiere preferentemente los que contienen DEET (N,N-Diethyl-m-toluamida); los que deberán aplicarse con la frecuencia especificada en la etiqueta del producto y recién a partir de los 2 o 6 meses de edad, también estipulado en las advertencias según el nivel de concentración del principio activo de cada repelente.

Otras medidas para evitar las picaduras: utilizar prendas frescas, de colores claros, mangas y pantalones largos (siempre que estén en el exterior) y colocar tul sobre las cunas y cochecitos, usar mosquiteros en puertas y ventanas. Mientras que eliminar o colocar boca abajo los recipientes que puedan contener agua estancada (dentro o fuera de la casa), cambiar el agua de los floreros y bebederos de las mascotas diariamente, mantener libres de hojas los desagües de los techos y tapar los tanques de agua son acciones que ayudan a controlar la reproducción de los mosquitos.

"Si todos llevamos adelante estas recomendaciones para evitar la propagación de los mosquitos, sin duda estaremos más protegidos contra enfermedades potencialmente graves como el dengue, chikungunya, Zika o fiebre amarilla. Además las picaduras pueden generar lesiones locales, infecciones secundarias y alergia", advierten desde la SAP.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS