Sociedad En El Ventilador

Abuso de menores: romper el silencio

Se conoció la denuncia de padres de alumnos de Escuela Belgrano que claman porque se investigue si sus hijos fueron abusados por un ordenanza. ¿Cómo se prueba que existió abuso? Este y otros interrogantes abordados en El Ventilador.
El Abuso Sexual Infantil es un delito cometido contra menores de 18 años que está mucho más presente entre nosotros de lo que pensamos.
Son más los casos que ocurren que los que se denuncian y tal vez sea esa marca, la del silencio, la más preocupante y sobre la hay que avanzar, dándole a las víctimas y su entorno las garantías y confianza para que se animen a denunciar.

Según la Organización Mundial de la Salud, el abuso sexual infantil es más frecuente en niñas que en niños. Se afirma que una de cada 4 o 5 chicas y uno de cada 10 a 13 varones lo sufrirán antes de cumplir los 18 años.

¿Dónde?... En el ámbito familiar o en lugares en los que los chicos se desenvuelven diariamente, como puede ser la escuela, un club o la iglesia.

Allí se producen la mayoría de los casos de abuso y al ser un adulto cercano el agresor, es difícil para el nene o la nena abusada señalarlo, denunciar y que le crean.

Llegado este punto es preciso remarcar que el abuso en tanto vulneración de los derechos de la infancia, no constituye un hecho privado aunque ocurra dentro del hogar, sino que es un asunto de interés público, de derechos humanos y de salud en donde la protección de los más chicos tiene que ser una responsabilidad de la comunidad en su conjunto.

Así lo dejó establecido el Congreso de la Nación, al modificar en octubre pasado el código penal, habilitando que el Estado actúe de oficio cuando se trate de delitos cometidos contra menores de 18 años.

No hace muchos meses, la provincia y la ciudad de Paraná sufrieron una fuerte conmoción luego de conocerse los testimonios de las víctimas de los abusos en el seminario por parte del cura Juan José Ilarraz.
Hace pocos días además se supo de la denuncia de padres de alumnos de la Escuela Manuel Belgrano de la capital entrerriana que claman porque se investigue si sus hijos fueron abusados por un ordenanza de esa institución.
Otra traumática historia que está hoy en manos de la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual del Poder Judicial es la que involucra a un exentrenador de hockey paranaense acusado de abuso sexual a chicas de entre 13 y 15 años.
La búsqueda de Justicia, ver preso al abusador y evitar que el daño físico y psicológico se siga reproduciendo en otras personas y principalmente en menores, son algunas de las motivaciones que llevan a que muchos años después algunas víctimas cuenten su calvario a amigos y familiares.

¿Es correcto decir que se denuncia solo el 10 por ciento de los casos de abuso sexual infantil y que de cada 1000 abusos que se cometen, se condena solo uno? Y los casos que llegan a la Justicia ¿involucran a sectores de todos los niveles sociales o siempre trascienden los que refieren a familias más humildes? ¿Qué elementos hacen falta o cómo se prueba que existió abuso cuando la dominación y la falta de testigos contextualizan estas situaciones?
Cómo escuchar las señales
Pero además, teniendo en cuenta que el silencio que envuelve a las víctimas de estos sometimientos suele romperse -cuando logra hacerlo - después de años e incluso décadas, ¿prescriben estos delitos o siempre están en condiciones de ser juzgados pese al paso del tiempo?

Cómo escuchar las señales de un niño o una niña que está padeciendo un abuso, qué se debe hacer para acompañarlo y cuáles son las medidas a tomar ante la sospecha de que se está frente a un aberrante abuso sexual, son interrogantes sobre los que diversos organismos del Estado vienen trabajando en base a un protocolo de actuación específico para estos casos y cuyo objetivo primordial es proteger al menor y no revictimizarlo.
Atendiendo a ese propósito: ¿Qué rol tiene la escuela frente a casos de abuso? ¿Qué sucede cuando no cumple la institución con esa detallada guía de actuación? ¿Tenemos en la provincia profesionales de la abogacía, de la medicina, de la docencia y la justicia capacitados para detectar e investigar adecuadamente estos hechos que tan hondo calan en la vida emocional, social, física y psicológica de niños y niñas?

Se sabe que las campañas de prevención también tienen una función preponderante para darle visibilidad a estos delitos que conviven con el prejuicio y la vergüenza. Pero también esas iniciativas de comunicación e información tienen un carácter formativo en cuanto a conductas sexuales adecuadas y respetuosas.
"En el departamento Paraná hay alrededor de 27 causas mensuales por abuso sexual; el 80% son de abuso sexual infantil"
El Fiscal Pablo Zoff, de la Unidad de Género y Abuso, señaló que "hubo un incremento paulatino de los casos sin que sea muy marcado. El año pasado estábamos hablando de alrededor de 26 causas mensuales en el departamento Paraná y este año estamos en 27. Eso representa alrededor de un 80% de abusos infantiles. No se ha dado un incremento significativo de la cantidad de denuncias y legajos que tenemos. Sí se marcó tiempo atrás cuando se implementó el Protocolo de Abuso Sexual Infantil, donde se buscaron determinar las distintas competencias, articular la actuación de trámites administrativos y judiciales, el rol del Ministerio Pupilar. Es un protocolo que tiene casi 10 años. No obstante, también tenemos muchos casos de gente que denuncia abusos que ocurrieron años atrás".

"El protocolo logró que instituciones educativas, deportivas, de salud, sepan cómo actuar si hay un niño que es víctima de esta clase de hechos. Antes los padres debían denunciar para que se puedan investigar los delitos de abusos sexuales, ahora sí si se trata de un menor de edad los fiscales podemos actuar de oficio. El protocolo da una herramienta para saber qué hacer si un alumno se acerca y le manifiesta a un docente que está siendo víctima de un abuso y cómo se canalizaba a través del Ministerio Pupilar la denuncia. Eso no queda en la nada", explicó.

"Cuando los niños son muy pequeños no llegan a dimensionar lo que está pasando, pero muchas veces los más chicos lo llevan a través del juego, de la confianza. Es muy importante la educación de esos niños, acorde a la edad, para que sepan que no los tienen que tocar, que no está bien guardar secretos a los padres. Deben saber que ni un docente, ni nadie de un club ni nadie en una plaza puede tocarle sus partes íntimas. Nadie debe hacerlo", manifestó.

Asimismo, dijo que "siempre el tiempo en la investigación nos juega un poco en contra porque va borrando los rastros del delito, pero no es imposible llegar a una condena. Hoy por hoy la ley plantea que la prescripción del caso corre desde el momento en que la víctima está en condiciones de hacer una denuncia. Eso a nosotros nos da más tiempo. En un abuso sexual hay dos personas, el agresor siempre busca aprovecharse de la intimidad. Tenemos el testimonio de la víctima como prueba central que a su vez se ve acompañado por los informes psicológicos que nos mostrarán el rastro que dejó este delito en la psiquis de la persona, puede haber un informe médico".

Cuando los padres quieren denunciar un abuso deben acercarse a fiscalía de lunes a viernes de 7 a 13 y de 16 a 20. "Fuera de esos horarios hay gente permanentemente, se acercan a mesa de entrada de Tribunales y se contactan con la persona de guardia. Los fiscales en turno siempre nos anoticiamos. Los casos de abuso sexual son a puertas cerradas, no trascienden, se trata de contener y no revictimizar", dijo.
"El 90 % de los abusos que se denuncian son intrafamiliares"
Miguel Fernández es Defensor de Pobres y Menores. El juez estuvo reunido trabajando con los padres de la Escuela Manuel Belgrano. "Como ministerio pupilar la idea era llevar a los papás algún tipo de contención, de explicarles cómo se trabaja en estas situaciones, dónde buscar ayuda según indica el protocolo, de indicarles los pasos que iba a seguir la investigación y sobre todo recalcarles que desde la defensoría no investigamos el delito sino que estamos al lado de la víctima, acompañándolos, asesorándolos e interviniendo en la investigación penal preparatoria (IPP), pero diciéndoles que quién investiga el hecho es Fiscalía", expresó.

"De acuerdo al protocolo las denuncias de abuso pueden ingresar por distintos canales. La reforma del Código permite también que Fiscalía pueda actuar de oficio. Pueden ingresar por Fiscalía, por Defensoría, por el Copnaf, a través de una comisaría, escuelas. Si la denuncia ingresara por Fiscalía, al hacer la apertura de causa, se notifica inmediatamente al Ministerio Público Pupilar que hay una denuncia ingresada, cuáles son las pruebas y el procedimiento que va a comenzar a funcionar", añadió respecto de los pasos que se van produciendo.

En el mismo sentido, el defensor de Pobres y Menores, puso relevancia en que "en un 99 % los abusos se dan en un ámbito muy cerrado, donde únicamente hay dos personas, aunque si hay corrupción hay quizá dos o más que actúan".

"El 90 % de los abusos que denuncian son intrafamiliares. Hay una figura muy fuerte ya sea un padre, un padrastro, un tío, un abuelo, que en un contexto cerrado, íntimo (una habitación, un patio, una cocina), donde solamente hay dos personas ahí comienza el abuso y hay una situación asimétrica absolutamente y ejerce una coacción, una intimidación y eso hace que muchas veces pase mucho tiempo hasta que ese niño o esa niña, pueda madurar, salir de ese entorno y animarse a denunciar. Es importantísimo lo que hagamos en las escuelas, en los ámbitos familiares. Me parece que tendría que haber más jornadas abiertas en la comunidad, para decirles que si su hijo cambió de actitud, si está retraído, si no sale a los recreos a jugar, si se orina de noche, estos son indicios que está pasando, hay que concientizar a los papas para saber cómo actuar", puso relevancia.

Al mismo tiempo, expresó respecto de la Escuela Belgrano que "una mamá vio una determinada situación y a partir de allí pudo reflejarse en otra situación".

En tanto dijo: "cuando un adulto tiene una sospecha de que un niño está sufriendo un abuso, tiene que denunciar, está la Defensoría para atenderlo y para recibir esa denuncia".

El protocolo dice, según afirmó Fernández que el docente "es el primero que escucha el relato del niño, por una cuestión de jerarquía tiene que poner en conocimiento de la situación al director de la escuela que escuchó tal relato, el director junto con el docente elevan a la Defensoría, el docente se involucra tiene la responsabilidad de comunicar el relato de ese niño o niña".
"Siempre es mejor hablar, romper el silencio del que están siendo víctimas"
Carla Leconte, Psicopedagoga y representante de la Asociación Civil "Así Basta", manifestó que "muchas veces la asociación recibe mediante su página de internet o su correo electrónico o sus redes sociales, consultas de personas que están pasando por un proceso judicial y necesitan asesoramiento respecto a dónde denunciar, cómo denunciar, con quién hacerlo, cómo dirigirse. Nosotros los ayudamos. Tenemos mucho contacto con la justicia e intentamos comunicarnos con ellos para hacer un puntapié. Apoyamos a quien nos consulta desde la empatía".

"Sabemos que relatar situaciones de este tipo causan dolor, necesita una escucha activa y mucha ayuda. Papás, abuelos tíos, docentes deben hablarles a los niños y explicarles sobre la Educación Sexual Integral: sobre los secretos, el tocamiento, al cuidado de sus cuerpos y de su autoestima. Hay que darle la confianza necesaria para poder hablar. El problema en muchos casos es que la mayoría de los abusos son intrafamiliares. Hay que ir notando estos indicadores que no son aislados, sino que van en un conjunto", dijo.

Asimismo, indicó que "un abuso se da cuando una persona mayor perpetra en la sexualidad de un menor edad. Desde la asociación trabajamos en la visibilización de esta problemática porque creemos que teniendo en cuenta a adultos sensibilizados en la temática, ayuda a que los chicos puedan hablar más tempranamente sobre este delito. Siempre es mejor hablar, romper este silencio del que están siendo víctimas muchos chicos".

"La mayoría de los abusos son intrafamiliares, se producen dentro del seno familiar. Generalmente los abusadores son varones, aunque muchas veces también mujeres. Hay mucha complicidad de las familias", remarcó.

"En las escuelas secundarias tenemos los equipos técnicos y de orientación en tutoría, que dependen del CGE. Trabajan con todos los alumnos. El protocolo dice que la comunicación con el exterior la tiene que tener el directivo, que es quien firma el informe. El docente forma parte del proceso porque es quien escuchó el relato del chico. Debe ser un informe sencillo, no tiene que dar demasiados detalles para no revictimizar", señaló.

"A partir de la ESI los chicos empiezan a hablar y a tener una empatía con el docente. En agosto, octubre y noviembre se trabaja siempre con los derechos del niño y se toma el abuso sexual como eje transversal. Este año desde la ONG nos centramos en la capacitación a docentes y a padres", dijo.
"Trabajamos a través de equipos interdisciplinarios"
Marcia López, de Asistencia Integral a la Víctima, indicó que "nosotros trabajamos a través de equipos interdisciplinarios. Cada persona que llega a la oficina es atendida por un abogado, un psicólogo. Nosotros acompañamos, comunicamos, venimos trabajando hace años en el protocolo. Hay padres que vienen y consultan por determinadas actitudes que tienen sus niños. Ellos preguntan antes de hacer la denuncia y se informan sobre cuáles podrían ser las consecuencias para los pequeños. Hacemos también acompañamiento terapéutico".

Además, comentó que "dentro del CGE hay un Programa de Políticas Transversales que son los que se ocupan de trabajar con los docentes, sirven como apoyo para ellos".

"En calle Victoria 283 se puede hacer la denuncia, sino al 0800 8888 428. Muchas veces personas nos llaman de manera anónima para denunciar casos de abuso. Hacemos un informe y lo elevamos a los defensores", resaltó.
"La mayor arma que tiene un abusador es el secreto"
Rosana Fertonani, de la Asociación Civil Así Basta, contó que esta agrupación nace en 2015, a la luz de la sanción de la Ley 27206, la ley del respeto del tiempo de las víctimas. Empezamos a difundir esta ley y ahí vimos que era mucha la gente que en Paraná no había mucha difusión de la temática abuso sexual infantil. No había una organización que se dedicara a la temática específicamente, si bien estaba dentro de otras organizaciones que defendían derechos de mujeres, violencia familiar o trata de personas. Lo que permite esta ley es que aquella persona que lo haya vivido en la infancia, aunque sea mayor de edad, pueda denunciar, accionar y esto es muy sanador para esta persona".

"En cuánto lugar un niño deba ser protegido, es el lugar donde puede ser abusado, donde haya un adulto que deba proteger a un niño, ya sea en el ámbito familiar, en el ámbito escolar, en un club, en un taller de arte, puede esconderse un perverso que puede manipular al niño y llegar a abusarlo", puntualizó.

Asimismo manifestó que los niños "lo dicen, pese a que no lo puedan verbalizar. Está bueno lo de la educación sexual para que los niños sepan las partes del cuerpo con su nombre correcto. Lo dicen a través del juego, a través de los dibujos. No solamente las madres tenemos que estar atentas, también el entorno familiar lo debe estar". En el mismo sentido aseveró que "muchas veces la justicia se ensaña con las madres. Todos preguntan dónde están las mamás, por ejemplo cuando se encontró la nena deambulando en Chajarí, y su mamá ya no estaba. Muchas veces cargamos sobre las madres y muchas veces, ellas llevan muchas de las cargas".

"La mayor arma que tiene un abusador es el secreto, que a veces sucede porque el abuso es un proceso, donde el abusador se gana la confianza en el niño; no es una violación que es un hecho terminante. Cuando el niño se llega a incomodar entra a jugar la amenaza, los amenazan con sus madres, por ejemplo", indicó.
La opinión de los panelistas
El conductor del programa Sebastián Gálligo entendió que "uno de los grandes desafíos en este tema es el compromiso que tenemos que poner todos en este tema". Además, resaltó, respecto de la víctima que al denunciar en los ámbitos correspondientes "se va a sentir acompañada, resguardada de sus datos, de su información. Son situaciones privadas que no trascienden, se trata de no revictimizar".


El periodista Sebastián Martínez, indicó que "es importante fortalecer los contextos, como las escuelas y clubes, y concientizar sobre este tema para que el niño logre romper ese silencio. Sino nunca se termina de salir de esta trampa. Cuando es la familia el seno del abuso deben actuar las otras instituciones. Hay que actuar en todo sentido".

El panelista Mariano Kohan, dijo que "quien debe hacer la denuncia es el superior, el directivo, pero siempre nos preguntamos por el docente, que es quien está en contacto más tiempo con la víctima y con su familia. No obstante lo más importante es romper el silencio y tomar conciencia".

La periodista Ana Tepsich recordó que "los niños abusados no cuentan, les cuesta mucho, están amenazados, Pero hay chicos que sí cuentan, porque en sus casas le han dicho que no los tienen que tocar; al estar sabiendo del tema, por eso se animaban un poco más a sacar el tema a la luz".

La periodista Luz Alcain recordó que en el protocolo se afirma que "la protección de la infancia es responsabilidad de la comunidad en su conjunto; cada uno de nosotros somos responsables de denunciar un caso de abuso".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS