Sociedad Rosario

Falleció el hombre que había recibido médula de su hijo de 8 años

Rodolfo Ferrero la peleó hasta el final. Tuvo una sobrevida de más de un año luego de que su pequeño Alejo le donara células madre.
La peleó hasta el final, y lo hizo de la mano de sus grandes aliados: sus hijos. Rodolfo Ferrero, el joven de 28 años que recibió médula ósea de su pequeño Alejo (8 años) falleció el jueves después de padecer una recaída de su enfermedad. La noticia enlutó a la ciudad de Puerto General San Martín, donde vivía, y donde Alejo fue condecorado por su valentía y su amor filial.

La historia de lucha de Rodolfo había comenzado en 2015, cuando tras una neumonía le detectaron que padecía leucemia. Comenzó entonces un derrotero de más de tres años, primero con el inicio de un tratamiento que retrajo la enfermedad, pero el año pasado, el joven padre sufrió una recaída. Anteriormente, ya se habían hecho los estudios de compatibilidad con su hijo mayor, entonces de seis años.

El 20 de julio e 2017, el niño cumplió con el procedimiento de extracción de células madres hematopoyéticas, que se toman de la sangre y se regeneran rápidamente. La intervención fue en el sanatorio del Sagrado Corazón, en Buenos Aires.

Días después, el niño volvió a su casa de Puerto San Martín sin saber que lo haría convertido en un héroe para su familia, sus vecinos, sus compañeritos de escuela y hasta de las autoridades, que le entregaron un diploma: "Declárase ciudadano destacado a Alejo Esteban Ferrero Alvarez, por su acto de valentía y generosidad al contribuir con su propio cuerpo al procedimiento médico necesario para la donación de médula ósea a su padre Rodolfo Ferrero".
El "motor"
El joven volvió para continuar su tratamiento en Rosario y viajar a buenos Aires cada mes y medio o dos meses a hacerse controles. El 7 de febrero de este año, cuando LaCapital lo visitó, estaba lleno de esperanzas. "Mis hijos fueron el motor que me dio fuerzas para seguir adelante", dijo en ese momento, escoltado por Alejo y el pequeño Nahuel, entonces de cuatro años. Para él, había sido "muy chocante" saber que Alejo iba a tener que pasar por esa intervención. Contó que en un principio se negó, pero que finalmente entendió que "era eso o me iba".

Después de febrero, no hubo más noticias de Rodolfo. Pero evidentemente tuvo otra complicación de la cual, esta vez, no pudo salir. Falleció la tarde del jueves. Sus restos fueron velados en la sala Santiago del Estero, de San Lorenzo, e inhumados a las 11 de ayer en el cementerio Jardín Terrenal, de la firma Caramuto, confirmaron desde esa empresa.

El deceso de Rodolfo causó conmoción. La noticia pasó primero de boca en boca, pero no tardó en replicarse en redes sociales y reproducirse en los medios locales, con innumerables muestras de condolencia.

La epopeya de Alejo no fue en vano. Con valentía, el niño salvó a su padre de una muerte inminente y le regaló más de un año de sobrevida que le permitió disfrutar del "motor" que le dio fuerza para seguir adelante: sus hijos.

Fuente: La Capital.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS