Sociedad El programa se emite martes y jueves

El Ventilador: Marihuana medicinal y salud versus el límite de la legalidad

La ley autoriza la investigación médica y científica del uso medicinal de las plantas de cannabis, pero excluye el autocultivo. En El Ventilador se debatió sobre la marihuana medicinal y el delgado límite con la ilegalidad.
En septiembre del año pasado, el gobierno nacional reglamentó la Ley Nº 27350, que regula la investigación médica y científica del uso medicinal de las plantas de cannabis y sus derivados.

El texto oficial pone en efectivo funcionamiento el denominado Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus Derivados y Tratamientos no Convencionales.

Si bien la norma elaborada era más amplia, por decisión del presidente Mauricio Macri sólo se reglamentaron 3 de los 12 artículos referidos a los objetivos del programa.

La norma establece además que los cultivos de cannabis estarán a cargo del CONICET y del INTA, y en la primera etapa serán para investigación. La producción para los pacientes con epilepsia refractaria (los únicos que contempla la ley) llegará después.
A seis meses de la reglamentación de la ley de cannabis medicinal el gobierno Nacional publicó la aprobación de los requisitos para que el Estado pueda cultivar marihuana. Es decir que en el corto y mediano plazo no llegará a quienes lo necesitan.

Mientras tanto, las personas que encontraron en el aceite de cannabis el alivio del dolor no esperan. La producción de aceite casera empezó antes de la sanción de la ley. Las pioneras fueron las madres de chicos con epilepsia y otras enfermedades. Luego se sumaron muchos casos de personas, movidas por la desesperación y el dolor de enfermedades propias o de seres queridos. Empezaron a hacerlo en sus casas a pesar del riesgo penal. Probaron y funcionó. Después llegó la ciencia, el debate y la ley para validarlas.

Sin embargo, aún con la norma, en Argentina el cultivo y la producción de aceite son siguen siendo ilegales.
Despenalización
Cómo en muchas ciudades argentinas, existe en Paraná una Agrupación de Agricultores Cannabicos. Está integrada por personas de distintas edades y profesiones que aprendieron a cultivar la planta y defienden su consumo.
Organizan además encuentros en los que enseñan los pasos para la producción y divulgar sus propiedades.

Hace unas semanas, un nutrido grupo participó de la marcha mundial por la marihuana que se realiza el primer sábado de mayo desde hace casi 20 años y que se replica en ciudades de todo el mundo.

Con pancartas que señalaban "El autocultivo no es narcotráfico" o "Basta de presos por cultivar", marcharon desde la Plaza Saenz Peña hasta la Alvear.
Piden por la despenalización de la planta de la lista de estupefacientes en la ley que se criminaliza a usuarios y cultivadores que optan por autoabastecerse.

Plantean que se respete el artículo 19 de la Constitución Nacional y que indica que "Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados"

En su reclamo, los productores canábicos afirman que quienes se suman a la convocatoria son laburantes, artistas y profesionales de la salud, que demandan que la ley no los criminalice ni que la sociedad los mire como gente rara.
Con diversos puntos de vista, tanto el conductor Lalo Foncea, como los panelistas Ana Tepsich, Claudia Yauk, Mariano Kohan, Sebastián Martínez y Luz Alcain, fueron haciendo sus aportes al tema en El Ventilador, programa que se emite por Elonce TV, martes y jueves.



Lalo Foncea abrió el programa asegurando que este tema "siempre trae mucha polémica: Se trata del uso del cannabis medicinal; ¿el cultivo es delito?, ¿Cuál es la situación con la actual legislación?", se preguntó el conductor.
La periodista Claudia Yauck explicó que "es algo que involucra a la gente, al estado. Estamos frente a un tema tabú, que fue censurado y las generaciones más jóvenes lo ven desde otro lugar. Todavía hay reclamos y el estado debe ponerse a la altura para dar una respuesta".

"No me parece que haya una prohibición. Creo que hay que dividir entre la droga recreativa, que para eso está la ley de Narcomenudeo, y otra la despenalización con fines medicinales", señaló.
-


"Es un tema de mucho tabú que se derrumbó para los medios, la opinión pública, los legisladores nacionales, a partir de que escuchamos las voces de las mujeres que empezaron a cultivar para cuidar a sus chicos, cuando escuchamos las voces de los cannavicultores, que enseñaron a esas mamás a cultivar. Tenemos una ley, pero falta mucho para lo que lo que el espíritu de la legislación tenía pensado para la Argentina", aseveró la periodista Luz Alcain.
-

"Es un tema muy estigmatizado"
El panelista Mariano Kohan, consideró que "es un tema que viene muy estigmatizado y armado como que es el gran enemigo de la humanidad. Se mete a la marihuana en conjunto con un montón de otras cuestiones. Es un momento en el que se está dando un cambio de óptica desde todo el mundo".
-

"El consumo de cualquier tipo de droga está despenalizado por la ley de drogas desde siempre"
Patricia Caro, expresó que "hay que tener en claro que el consumo de cualquier tipo de droga está despenalizado por la ley de drogas desde siempre, lo que se está buscando es la penalización de la tenencia para consumo personal, que es diferente. Dado que en la realidad no está penalizada la tenencia para uso personal, porque por jurisprudencia de la Corte no se procesan estos casos, que lo digan claramente por ley y listo".

En este sentido, Caro entendió que "hay mucha confusión. Ya está dada la vía libre para consumo personal, nadie va a penalizar a una persona por consumo, lo único que hay que despenalizar es la tenencia para uso personal para hacer efectivo lo que ya dictó la Corte".

Por otra parte, la especialista lamentó "el nivel de tolerancia social que hay hacia la marihuana por el marketing de la marihuana recreativa, la marihuana medicinal. Todo pronunciamiento legal que favorezca esto, como el caso de Uruguay y la venta de marihuana en farmacias, es nefasto; como Estado y como sociedad no podemos dar como mensaje un piedra libre al consumo de esta sustancia, porque genera este convencimiento que es algo inofensivo, que como es medicinal no puede ser mala. Incluso está el concepto que la marihuana autocultivada en casa es mejor que la del narcotráfico, lo cual también es marketing porque es una marihuana transgénica producida por Monsanto y es un muchísimo más activa que la paraguaya".

Paso seguido insistió: "Hay que evitar todo lo que sea un mensaje de aprobación hacia el consumo de marihuana, porque lo que se vio en Uruguay con la ley que ellos dictaron es una duplicación del consumo de marihuana y una multiplicación por cuatro del consumo de cocaína".

"En la ley falta contemplar quiénes comercializan"
Carolina Gaillard, actual Secretaria de Turismo provincial, fue diputada nacional y co autora del proyecto de ley sobre cannabis medicinal. "Este es un tema de Salud, por eso lo trabajamos desde la comisión respectiva. No tiene que ver con drogas ni con adicciones, es importante dejarlo en claro para sacar los prejuicios que existen. Se trata de que la gente tenga mejor calidad de vida, es una planta que alivia el dolor y mejora los síntomas de muchísimas patologías, habiendo evidencias científicas en el mundo, de esto. Se ha legalizado el uso medicinal en muchas partes del planeta, aunque lamentablemente, por falta de decisión política del Ejecutivo nacional, no ha salido la ley contemplando la situación de muchísimas madres, que la única posibilidad que tienen que acceder al cannabis medicinal, es a través del autocultivo".

"Nos dio mucha impotencia, trabajamos quince proyectos de ley de legalización del uso medicinal, y dentro de estos, se trabajó desde la Comisión de Salud para un dictamen que contemplara todas las situaciones, es decir, autorizar la producción, comercialización. Lamentablemente, el texto que se pone a tratamiento en el recinto fue el dictamen de mayoría, que el que impuso el Ministerio de Seguridad que es acotado, es la legalización del uso para investigación del cannabis. Lo positivo que se logró con la ley es habilitar al Inta y al Conicet a producir. Lo que estaría faltando es quién comercializa, porque la ley, no habilita a las farmacias", recordó Gaillard.

Asimismo dijo que el Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Entre Ríos "está de acuerdo con que las farmacias, a través de las recetas magistrales, puedan comercializar. La ley no dice donde se puede ir a comprar el aceite medicinal".

"Con un decreto reglamentario se hubiese podido resolver autorizando un registro de usuarios, para que no estén al margen de la ley, a los que se les podía dar un carnet para que puedan adquirir el producto. Hoy, según la legislación de estupefacientes, quien cultiva tiene entre 4 y 15 años de cárcel", puso relevancia.
-

Entre el dolor y la ilegalidad



La panelista Ana Tepsich hizo aportes al debate, consultando en todo momento a los invitados para poner sobre la mesa, la discusión sobre el delgado límite entre la ilegalidad y el uso de la marihuana medicinal.

"Mi hijo pasó de tener 100 convulsiones diarias a tres por semana"

Susana Vivas, integrante de Mamá Cultiva, manifestó que "no hay nada que nos pueda brindar las herramientas para desarrollar un buen cultivo, hacer aceite y tener la medicina para nuestros hijos. Para mí al principio la marihuana era mala palabra y eso cambió cuando mi hijo Rubén comenzó a usarla, porque sufre epilepsia refractaria. Él tenía hasta 100 episodios de convulsiones por día. A partir de que comenzó a consumir el aceite solo tiene dos o tres por semana".

El frasquito de aceite en la agrupación no se vende, sino que buscan generarlo de manera comunitaria. "La mamá que logra llegar al aceite tiene para su hijo pero también deja para nuestra entidad, para que pueda utilizarlo otro chico", indicó.

Contó también que "llevamos adelante esto con mucho miedo porque sabemos que si viene la Policía nos saca los medicamentos, nuestros hijos vuelven a cero. Se pierde todo. Nosotras queremos que Entre Ríos adhiera a la ley, que ya tiene media sanción. El Estado está totalmente ausente".
-



Doris Aviles, Integrante de Mamá Cultiva, contó su experiencia: "padezco fibromialgia en grado 4, hace un año que consumo el aceite. Cuando llegué a Mamá Cultiva llegue en un estado desesperante, había entrado en una depresión muy grande, no `le encontraba la vuelta` a la situación, hoy puedo trabajar, quería suicidarme. La medicación que me daban, me empeoraba la salud. Con el aceite, a la media hora, los síntomas mejoran; tomo tres gotas diarias, puedo andar todo el día, hacer mi vida normal". Ante la consulta, Aviles mencionó que su médico le recomendó el aceite.
-

Obtuvo "resultados inmediatos" y ahora regala el aceite
Silvia Encinas tiene una historia de vida muy fuerte. Es enferma oncológica, cultiva, consume y regala a más de 100 personas que padecen distintas patologías.

"Me extirparon una mama, producto del cáncer. Me iba a quedar un dolor permanente en el hombro, por el peso que se saca, que afecta el equilibrio, además del dolor en los ganglios. Antes de sentir el dolor empecé a interiorizarme del uso de aceite de cannabis, me sumé a la lucha por la ley", comenzó relatando.

Encinas es de Rosario del Tala y a raíz de su enfermedad, empezó a cultivar y elaborar su propio aceite de cannabis. Obtuvo resultados "inmediatos", se despojó de los miedos y se dijo: "lo voy a cultivar, voy a tener mayor cantidad de plantas y voy a regalar el aceite".
"Tengo resultados propios y vistos de la realidad, respecto a que se atenúan un montón de enfermedades, incluso hay pruebas en el autismo, y en chicos que tienen algún proceso madurativo más lento ya que los estimula", comentó Silvia. Y destacó que el aceite, "calma, alivia", aclarando que "no cura absolutamente ninguna patología, sino que controla muchísimos efectos adversos, incluso de medicamentos. En el caso de la epilepsia refractaria no hay otra cosa que lo atenué que no sea el aceite" de cannabis. En tal sentido, remarcó la importancia que el aceite sea elaborado "en forma seria, responsable y que la procedencia sea cierta".

Silvia mencionó además que el cultivo de la marihuana "es un tanto difícil porque hay muchos miedos aún. Cultivar significa arriesgarse a que te hagan algún allanamiento, pero si todos nos largáramos dar nuestros nombres y no hacer de esto un comercio, creo que podríamos apurar los tiempos para que el autocultivo sea legalizado y regular".

"Yo me despojé de los miedos en beneficio, no únicamente mío porque los resultados los tuve de inmediato, y dije lo voy a cultivar, voy a tener mayor cantidad de plantas (se permiten hasta una o dos) y voy a regalar el aceite que hago con todo el cuidado posible, incluso testeado por un bioquímico", afirmó.

"Invito a que cultiven, a desafiar esta prohibición perversa. No puede ser que una ley nos impida que una planta sea la solución para una patología. Por supuesto que se debe consultar e informar al médico y nunca dejar de consumir los medicamentos que nos receten", aseveró.

Encinas entendió que "el registro" que se propuso, no sirve, ya que "afectaría la cuestión de la privacidad, ¿por qué deberíamos estar en un registro para cultivar".
-

"No está demostrado que el aceite de cannabis produzca adicción"
Jorge Solana Silveira, médico cirujano que acompaña a un grupo de mamás que como complemento al tratamiento tradicional decidieron usar cannabis con fines terapéuticos, dijo que "el cannabis es una planta que se usa en Oriente hace más de cinco mil años. Hay experiencias en muchas partes del mundo sobre sus beneficios. No está demostrado que produzca adicción".

Respecto a las consultas que recibe, informó que "desde la medicina acompañamos. Uno aconseja que averiguar qué tipo de aceite consigue, la concentración que tiene, cómo fue preparado. El aceite va a depender de la patología. De igual forma, no tenemos estudios que digan ni cuáles son los beneficios y las contraindicaciones del cannabis. El Conicet debería hacer un protocolo de investigación científica que nos de herramientas a nosotros".

"Uno debería protocolizar las enfermedades que va a tratar, el aceite que uno va a usar, la dosis. Los organismos no son todos iguales, reaccionan de distintas formas a cualquier medicamento y sustancia. No sabemos cómo medir los efectos adversos. Hay un estudio en Nueva Zelanda, que se hizo durante 30 años y en base a personas fumadoras y no fumadoras, que exhibe que el uso crónico de marihuana en jóvenes produce cambios en las funciones cerebrales", relató.

Y agregó: "a mis pacientes los acompaño porque si no van a caer en otro lugar. Trato de orientarlos para que consigan lo correcto y en la dosificación correcta. No soy negador, ni comerciante ni cultivador. Hay mucha consulta con este tema. Fuma marihuana te destruye los pulmones, el aceite no".
-


"Es fundamental que la ley esté reglamentada"
El panelista Sebastián Martínez, opinó que "es fundamental que la ley esté reglamentada como debe ser. Es algo muy grave porque no se sabe si el proceso de cultivo es el indicado, si las dosis son las recomendadas. Mucha gente se entera de boca en boca y el resultado en muchos casos es bueno".
-

"El cannabis es una cultura"
Darío García, referente de la Agrupación Paranaense de Productores Canábicos, explicó que "en el país hay amparos legales de autocultivo. Hay distintos organismos investigando con agrupaciones. Queremos remarcar que un cultivador se arriesga a entre 4 y 15 años de cárcel por generar su propia medicina. El Estado está perdiendo dinero y en medio de ilegalidad".

"El conocimiento de cada uno fue surgiendo de la duda de saber cómo era la planta, de saber cómo consumir de manera sana, de no ir a un lugar y pagar mucho dinero por algo que quizás es peligroso. Si podés producir en tu casa y de manera segura, con la materia prima, para que salga un fruto sano, es mejor", dijo.

Sobre los efectos colaterales, señaló que "lo único que está comprobado es el daño que hace en los pulmones la inhalación de monóxido de carbono, de aire caliente. Si bien el consumo es recreativo la planta de cannabis es una sola y hay gente que la puede usar para calmar dolor, pero otros para calmar la ansiedad, por ejemplo. Hay personas que si están habituadas al consumo de marihuana fuman un cigarrillo y siguen con su vida normal como si no fumaron nada".

"Como sociedad tenemos que hablar de derechos, que son de los cultivadores. Es un derecho a ejercer la libertad dentro de su privacidad y de consumir lo que deseen mientras no afecten a terceros. También es un derecho de salud y no se está permitiendo generar la única solución posible que tienen en el momento", manifestó.
Sabina Galfano contó que su casa fue allanada ante una denuncia por autocultivo. "Tuve consecuencias a nivel familiar, porque si bien mis padres saben que yo consumo y cultivo, tener quince policías adentro de mi casa fue muy fuerte; en el momento del allanamiento yo tenía nueve plantas de marihuana".

Pidió que "se deje de criminalizar a usuarios y cultivadores, aún hoy hay compañeros presos en el país, por este tema".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS