Sociedad Antecedente

Impresionantes imágenes: El trágico motín de 1999 en Victoria

El violento hecho que ocurrió este jueves en Victoria tiene un sangriento antecedente. En 1999 un motín culminó con tres muertos, mientras que guardiacárcles sufrieron terribles torturas y vejámenes.
Video: Las impresionantes imágenes del motín ocurrido en Victoria en 1999
En mayo de 1999 ocurrió un trágico y violento motín en la Unidad Penal 5 de la ciudad entrerriana de Victoria. Allí había alojado 67 internos menores. Un hecho que marcó a la ciudad entrerriana, que la tuvo en vilo durante ocho horas. Esa fría noche se vio alterada por los cientos de disparos de armas de fuego que provenían del armamento del que se habían apoderado los internos. Allí hubo dos suboficiales y un oficial tomados como rehenes. Uno de los suboficiales logró escapar a los pocos minutos de haberse generado la situación violenta, en cambio el otro, junto al oficial, pudieron salir después de seis horas de cautiverio en donde sufrieron terribles torturas y vejámenes.

Este motín, es único en la historia de las cárceles entrerrianas en cuanto a su duración, toma de rehenes, violencia y además, la destrucción de casi la totalidad de la cárcel. La crónica publicada en aquel momento por el diario La Nación

Era medianoche y acababa de terminar, en Telefé, "Sentencia de muerte", la película protagonizada por Jean-Claude van Damme. En el film, un grupo de presos, cansados de sus guardiacárceles corruptos, decide tomar la prisión. Se apagó la televisión y los reclusos de la cárcel de menores entre 18 y 21 años Clemente XI, de Victoria, entraron por parejas en sus celdas.

Diez minutos después, cuando los carceleros cerraron los calabozos, estalló el motín más sangriento de esta provincia: tres detenidos, entre los 18 y 20 años, murieron, y tres guardias resultaron heridos, tras mantener tomado durante toda la noche el penal, situado a 12 cuadras del centro.

Al menos uno de los muertos fue abatido por la policía que rodeó la cárcel, y otros dos, según fuentes oficiales, fueron asesinados dentro del penal por los menores presos para zanjar viejos rencores. Todo fue un intento de fuga, informó el director del Servicio Penitenciario provincial, Juan Domingo García.

A las 8, los amotinados, 10 de un total de 64, se entregaron vencidos por la policía provincial y por los efectos del alcohol medicinal que robaron de la enfermería, mezclado con medicamentos y levadura de cerveza.

Desde la 0.30 de ayer, los vecinos de esta ciudad de 30.000 habitantes, donde el último robo a mano armada ocurrió hace un año y medio, siguieron por radio el motín, sin poder creer que la cárcel, fundada en 1904, era un infierno de balas.
Un pesado recién llegado, conocido como Jaimito, de 20 años, fue señalado por la policía como el cabecilla de la revuelta. Él fue quien apoyó en el cuello del guardia Alberto Gil una faca (arma con filo) cuando cerraba su celda. Entonces, se descontroló todo. Otros nueve se le plegaron, desarmaron a Gil y tomaron la guardia, donde había otros cuatro celadores y dos oficiales.

Cuatro celadores lograron huir con los primeros tiros, pero Gil y sus compañeros César Mondragón y Eduardo Calderón quedaron en manos de los presos. La policía rodeó el lugar, pero nada impidió que los detenidos saquearan la oficina del director, Raúl Dante Rodríguez, y la sala de armas.

Se llevaron más de 30 Itaka, fusiles FAL, escopetas lanzagases y una decena de pistolas calibre 9 milímetros. "Fue una desgracia que pudo haber terminado en una masacre. Menos mal que estaban tomados y drogados y se rindieron", reflexionó García.

Cinco disparos de escopeta, advertibles en las paredes y los muebles, fueron parte de los más de 800 tiros que se dispararon en la madrugada.

Jaimito, recién salido de un centro de rehabilitación antidrogas de Buenos Aires, y detenido el fin de semana último en Paraná, organizó la acción, según las fuentes.

Coparon la enfermería, donde buscaron envalentonarse con alcohol, y, confundidos, hasta bebieron una botella de piojicida con Rohypnol.

Otros quemaron las oficinas de la administración y violaron la caja fuerte, donde sólo encontraron 24 pesos.

Los que se plegaron prendieron fuego la secretaría del penal y el entrepiso de madera del casino de oficiales, donde duermen los guardias.

"Una chata, conseguime una chata", gritaban a los policías encapuchados de negro del Cuerpo de Operaciones Especiales, un grupo antimotines integrado por tiradores de precisión.

A la 1, el periodista radial Roberto Caminos se ofreció como mediador. Lo recibieron ocho jóvenes armados. El líder le apuntó con una Itaka. En bandolera tenía una ametralladora y una pistola en el cinturón.

"Conseguinos un auto y dos rehenes, queremos irnos." El periodista salió ileso, pero no pudo cumplir la misión. Los amotinados exhibían por la ventana a los rehenes mientras les apuntaban a la cabeza y gritaban que querían un automóvil.

Los presos hicieron saltar de un disparo el candado que cerraba el portón de los fondos de la cárcel y trataron de escapar en la camioneta del penal. Pero el vehículo no arrancó.

Ese momento fue aprovechado por el guardia Gil, que, aunque esposado, huyó bajo fuego cruzado
. Su compañero Calderón hizo lo propio, aunque recibió un balazo y un corte en la pierna.

Los reclusos, en tanto, tiraban al aire y también a sus propios compañeros, según la policía. Así habría muerto de un balazo en la cabeza Cristian Peralta, de 18 años. El charco de sangre coagulada todavía era visible al mediodía, cuando La Nación recorrió el penal en ruinas. Era un ladrón local de poca monta, "demasiado poco para sus compañeros", dijo un celador.

El cadáver fue sacado a la calle por los menores tendido sobre un colchón. Lo mismo hicieron con otro detenido, Alejandro Sosa, de 19 años. La policía no disparó.

Pensaban resistir. Esparcieron centenares de balas en el piso, para tenerlas a mano en caso de una toma del penal por parte de la policía, acopiaron munición hasta en los floreros del altar de la Virgen de Aranzazú. Pusieron una trampa cazabobos en una celda, colgando una pistola amartillada de un cordón, para que se disparara cuando alguien abriera la puerta.

Los presos trataron de alejar a los 50 efectivos que los rodeaban y dispararon sobre ellos. Más de 50 tiros dieron contra las paredes, puertas y ventanas. Otros tantos astillaron el grueso portón y las paredes del frente de la cárcel.

Hubo ráfagas desde uno y otro lado. Estallaron decenas de granadas de gas lacrimógeno. Ya amanecía cuando uno de los detenidos, Horacio Vega, de 20 años, salió con un grupo, apuntando a la cabeza del guardia Mondragón. Fue con él caminando por la vereda hasta la esquina, y a los gritos pedía un auto. Al regresar al interior del penal, el balazo de un francotirador de la policía acabó con su rebeldía y quedó tendido en la poceada y angosta calle Vélez Sarsfield. Mondragón aprovechó para escapar. Ya estaban jugados.

El sol estaba en lo alto y no habían conseguido huir. "¡Entréguense, están rodeados, no pueden escapar!", gritó el altavoz de un oficial enmascarado.El juez Jorge Brasesco llegó poco después. Finalmente, ya sin rehenes, los presos se rindieron.

Los 64 presos fueron alineados boca abajo en la calle. En un colectivo y un camión fueron trasladados a la cárcel de Gualeguaychú. Tras ocho horas de disparos, todo había terminado.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS