Sociedad El polémico caso

Iniciaron una causa contra el hombre que golpeó al sujeto que acosaba a su hija

El hombre fingió ser su hija de 11 años, citó al hombre que la acosaba por chat y le dio una tremenda paliza. El acosador fue procesado pero quedó en libertad. Y al padre le abrieron una causa por lesiones.
"¿Por qué no me mostrás el pene a mí?", le gritó Walter R. a Germán Acosta mientras le pegaba piñas en la esquina de Juan B. Justo y Corrientes. El hecho ocurrió la semana pasada pero trascendió ayer. Walter se presentó en el lugar en el que Acosta, estudiante universitario de 29 años, creyó que se encontraría con la nena de 11 años con la que chateaba por WhatsApp: esa chica, hija de Walter, se alarmó cuando empezaron a llegarle mensajes extraños de un teléfono desconocido. Se lo contó a su mamá y su mamá se lo dijo a Walter, su ex pareja. En ese momento, Walter decidió hacerse pasar por su hija y coordinar un encuentro con Acosta: lo esperó y le pegó. "Fui a matarlo, sentí ganas de matarlo aunque sé que no lo podía hacer; creo que es lo que haría cualquier padre", argumentó ayer en declaraciones televisivas. Acosta denunció a Walter R. por lesiones y a la vez se le labró un acta por grooming, delito penal que condena el ciberacoso a menores de edad.
Según contó Walter a TN, su hija de 11 años le contó a su mamá que, a través de WhastApp, recibía "mensajes desde un celular desconocido que le resultaban extraños". "Mi ex mujer le compró un teléfono a mi hija por su buena conducta y buenas notas en la escuela, pero no tiene redes sociales por la edad que tiene, y nosotros sabemos qué contactos tiene en WhatsApp", dijo el padre de la nena. "Su mamá vio que había mensajes desubicados y me mandó capturas de pantalla para que yo las viera. 'Decile que te estás quedando sin batería y que en media hora le hablás desde el teléfono de una amiga', le respondí a mi ex", contó Walter.
Cómo lo hizo
Desde su teléfono, cambió la foto de perfil de WhatsApp por la de su hija, y le escribió al contacto. "Creyendo que le hablaba mi nena, pedía que mandara fotos en bombachita, mandó fotos de su miembro, un video masturbándose y dijo que vaya a su casa. Y preguntó: '¿Sos virgen?'", refirió Walter. Primero, Acosta invitó a la nena -aunque contestaba su papá- a su casa. Después cambió de lugar y la citó en la esquina de Juan B. Justo y Corrientes: "Dijo que su mamá estaba de vacaciones y por lo tanto en su casa, y que era mejor estar más tranquilos en otro lugar", aseguró el papá de la chica. Según contó, llegó al lugar unos veinte minutos después de lo pactado.

"Yo le conté a un policía lo que estaba por hacer, le pedí que no se metiera pero que mandara un móvil para detener a esta persona. En cuanto apareció, le pregunté si era Germán: me hervía la sangre. Apliqué justicia por mano propia: me negaba todo. ¿Qué tengo que hacer con gente así? Yo lo tengo que matar", dijo Walter R. en televisión. En diálogo con Clarín, agregó: "No quise que interviniera primero la Policía porque quería tenerlo frente a frente. ¿Y si esto le pasa a otra nena? Porque este loco está suelto. ¿Por qué hay que esperar a que viole para que termine tras las rejas?".
El delito
Ayer, la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 15 junto a personal policial de la Ciudad participó del allanamiento a la casa de Acosta, en el barrio de Colegiales, según confirmaron fuentes policiales. Se incautaron distintos aparatos electrónicos, entre ellos un CPU, del presunto autor de grooming -un delito penal penado con entre 6 meses y 4 años de prisión- que serán peritados. El teléfono de la nena de 11 años fue entregado por la familia a la justicia: el chat con Acosta fue borrado por la familia, y los peritos trabajan en su recuperación. Daniel Monastersky, fundador de la ONG Ideas que Transforman abocada a delitos informáticos, explicó a este diario que las capturas de pantalla no son pruebas suficientes para dar cuenta de un delito: "Hay que sustentarlas con un informe pericial informático. Si el acusado tiene Facebook, la división de delitos informáticos pide que se congele su cuenta, para que ese contenido quede guardado y a disposición de la justicia", explicó.
El chat
Según afirmó ayer el periodista Ignacio González Prieto, Acosta había sido judicialmente por al menos una compañera universitaria por acoso sexual.
"Me preocupa que este sujeto haya quedado libre. Lo único que quiero es justicia, porque así como le mandó un mensaje a mi nena, le puede hacer daño a cualquiera. Quiero que termine detenido", dijo Walter a Clarín. Aunque no hizo declaraciones públicas, trascendió que la madre del presunto acosador aseguró que su hijo está a disposición de la justicia pero que aún no fue citado.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS