Sociedad Búsqueda del submarino

Cómo es el buque ruso Yantar que puede hacer rescates 6 mil metros bajo el agua

El Yantar tiene dos sumergibles de última generación para operar a gran profundidad, ya que cuenta con dos vehículos sumergibles que llegan a los 6.270 metros. Llegará el 5 de diciembre a la zona de búsqueda.
Lo dijo un ex tripulante del submarino ARA San Juan y padre de uno de los actuales submarinistas: "Lo que me preocupa no es la falta de oxígeno, sino que con toda la tecnología que hay en el mar no los puedan encontrar". Las palabras salieron de la boca de Jorge Bergallo, que tiene a su hijo desaparecido desde hace 14 días. Los recursos desplegados en la zona de búsqueda son múltiples. Ahora, la nueva esperanza tiene nombre: Yantar. El buque ruso que llegará el 5 de diciembre al Atlántico Sur y que cuenta con dos vehículos sumergibles que llegan a los 6.270 metros. Parecía insólito. En las conversaciones de café, la idea de que un barco de búsqueda se sume recién dentro de seis días -cuando ya habrían pasado 20 desde la desaparición del submarino- no era algo lógico. Pero hoy, con toda la tecnología que está en altamar y que no puede localizar al San Juan, la potencia del Yantar ruso empieza a tomar protagonismo en la historia.
¿Pero por qué es la nueva esperanza?
El barco fue diseñado en San Petersburgo para la investigación en aguas profundas. Tiene el último y más innovador equipo para estudios acústicos, biológicos, físicos y geofísicos, está equipado con dos vehículos submarinos autónomos de aguas profundas que le permiten examinar áreas submarinas de hasta 6.000 metros de profundidad y están capacitados para poder realizar tareas de rescate.

Los vehículos se llaman Konsul y Rus: pueden acomodar una tripulación de dos personas y gracias a sus cascos de presión de titanio, las naves pequeñas alcanzaron en las últimas pruebas los 6.270 metros de profundidad, para ser exactos.
"El Yantar está equipado con un exclusivo complejo de investigación científica a bordo que le permite recopilar datos sobre el ambiente oceánico, tanto en movimiento como en espera. No hay complejos similares en ninguna parte ", decía el jefe del departamento de investigación de aguas profundas del Ministerio de Defensa ruso, Alexei Burilichev, cuando la nave fue presentada al mundo en mayo del 2015.
El gigante ruso que renueva la fe en un hallazgo ya está en camino. Mide 108 metros de longitud y tiene un sistema de propulsión que incluye dos hélices en la proa, avanza a 15 nudos (unos 27 kilómetros por hora). Su llegada está prevista para el próximo martes.
La ayuda rusa llegó luego del llamado que el presidente Mauricio Macri le hizo a su par, Vladimir Putín. Rápido, primero aterrizó en Comodoro Rivadavia el avión Antonov, uno de los más grandes del mundo, que trajo el Panther Plus, un mini submarino que tiene una capacidad de inmersión de mil metros. El aparato se instalará en el buque argentino ARA Islas Malvinas -que llega esta noche a Comodoro Rivadavia- y podría estar en la zona de búsqueda hacia el fin de semana.

Algunos, sin embargo, despertaron sus sospechas ante tamaña ayuda humanitaria. Con respecto al Yantar, hay quienes afirman que el barco fue visto sobre los cables submarinos que transportan datos a través del fondo oceánico, que conectan con la red mundial de telecomunicaciones. Y que en realidad cumple las funciones de espía. Fue visto en la costa cubana sobre la zona de la Bahía de Guantanamo, por donde pasan los cables de datos y también se encontró el buque ruso frente a la costa de Siria, navegando sobre otro cable submarino.
Para muchos otros, las ilusiones de hallar al San Juan están depositadas en la tecnología que aporta el país que será sede del próximo mundial de fútbol. La profundidad a la que pueda estar el submarino, ante esta tecnología, dejaría de ser un impedimento para el hallazgo. Así lo explicó el ingeniero naval Horacio Tettamanti, presidente de la Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN) quien afirmó que si se encontró el Titanic, es posible ubicar al submarino argentino: "La búsqueda más difícil en el mar fue la del Titanic, en la inmensidad, después de casi un siglo, sin ningún tipo de precisión de la ubicación y a 5.000 metros. Fue encontrado. Hoy la humanidad tiene capacidad tecnológica para encontrar cualquier cosa, en cualquier lugar del mar", dijo.

A su vez el británico Neil Hopkins, submarinista durante 31 años y ahora experto de la OTÁN, le explicó a Clarín qué chances hay de un rescate en las aguas profundas a las que podría acceder el Yantar: "Si está a más de 2 mil metros, antes que una operación de rescate, se vuelve una operación de salvataje, en la que habría que intentar elevar el submarino o de llevarlo de nuevo a la superficie. Posiblemente haciendo explotar los tanques de balasto y vaciándolos. Entonces, hay métodos para operar más allá de la profundidad de rescate". Fuente: (Clarín).-

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS