Política Estuvo Carolina Peleritti

Con folklore se inauguraron las noches de febrero en el Parador Usina

Más de 3.800 personas se movieron con la música de nuestras raíces en la quinta y sexta noche del Parador Usina. Las voces femeninas junto a la música y danza litoraleña fueron las protagonistas de la fecha.
Un rasgo a destacar de los públicos que participan de las propuestas del Parador Usina es la diversidad y las motivaciones con las que se acercan. Familias enteras -de distintas generaciones-, parejas y grupos de amigos se encuentran a compartir en el patio gastronómico. Sin embargo, es posible hallar también curiosos y curiosas que se enteraron recientemente de la actividad y que también se animan a pasar y descubrir de qué se trata. En todos los casos los comentarios son positivos valorando especialmente la programación, resaltando que la actividad es gratuita y al aire libre.

Apolinaria y Remigio son dos abuelos de Paraná que llegaron tempranito con el mate y sus sillones. Vinieron a todas la noches del Parador porque se enteraron por la televisión. "Nos gusta mucho la música", dijo ella mientras acomodaba un amargo.

Américo también es de Paraná, y vino por primera vez al Parador el viernes a escuchar a Liliana Herrero. "Yo me enteré por las redes sociales y por contactos con amigos músicos que tocaron en los espectáculos. Cuando llegué acá me encontré con una propuesta muy interesante en la que confluyen tanto la cultura como el turismo", señaló. El joven remarcó especialmente el ambiente familiar que se experimenta al asistir al Parador y la calidad artística de la grilla: "me encontré con música nuestra. El escenario y el sonido tienen mucha calidad para la puesta, y en ese sentido, se nota una propuesta integral". Para finalizar Américo reflexionó: "me parece que está buenísimo que suceda esto en La Vieja Usina, que es un lugar casi de resistencia para la cultura".

Otros tantos se arriman vistiendo ropas deportivas, luego de trotar por la costanera o pasear al perro, y sin embargo, se quedan prendados del clima de camaradería y relax que se respira en el predio del centro cultural provincial vestido de fiesta. Los que están pendientes de la programación, se comparten la cartelera por whatsapp y revisan los testimonios de los asistentes que inundan las redes sociales. Más tarde, acuerdan encontrarse para ir a disfrutar del grupo musical que hace tanto tiempo esperaban escuchar.

En las noches del Parador tampoco faltaron los turistas, como en el caso de la familia de Eliana que es paranaense pero que hace muchos años que vive en Santo Tomé, Santa Fe. "Vinimos a visitar familiares y aprovechamos la oportunidad para ver cómo era esta movida. Estamos muy contentos de ver cómo está todo ambientado. Nos encanta cómo quedó la sala de convenciones de La Vieja Usina. Sin dudas es un espacio para venir a disfrutar en familia", destacó la joven madre.

En cambio, los que se llegan esperando ver funciones teatrales se reconocen en las filas de espera, casi siempre son los mismos. Estos espectadores comentan entre ellos las críticas de las funciones de la semana anterior y conversan sobre las que vendrán.

Cada uno de ellas y ellos son a su vez propagadores de la iniciativa del Parador, y contribuyen a que cada fin de semana la afluencia de público sea más y más masiva; y hacen que entrerrianos y turistas disfruten y accedan a la cultura en este verano.
El arranque del viernes
Poco a poco y a medida que aflojaba el calor, el público fue llegando al predio del Parador Usina este viernes. Historias en formato audiovisual de una artesana de Feliciano, un enamorado de la música de Santa Elena, un lanchero de Villa Paranacito y un chamamecero de Federal dieron el puntapié a la jornada en la sala Verónica Kuttel. El patio al aire libre fue luego el espacio para el intercambio y el recreo hasta la próxima propuesta.

Albino Pocho Siviero fue guiando al público en los secretos para bailar las danzas litoraleñas. "La danza litoraleña es 50 y 50, no como en otras danzas donde el varón se luce y la mujer florea. En las danzas nuestras los dos van juntos, sino no funciona", destacó Siviero, a la vez que comentó que en Entre Ríos "tenemos movimiento costero, como el agua que se mece".
"¿Hay que bailar?, pero más vale", dijo Mariana e inmediatamente se levantó a bailar. Cintia, una nena que observaba las indicaciones junto a su familia, inició sus pasos de baile motivando a su hermanita a salir a la pista.
Una voz nuestra
Cálido fue el aplauso al recibir a Liliana Herrero inaugurando el escenario mientras todos se arrimaban con sus sillones o con una silla que rescataban en el lugar. "Imposible", la vidalita de un tucumano que trae la memoria de los años 30, fue lo primero que ella compartió con el público. La artista rescato la posibilidad de realizar estas actividades al aire libre. Entre canción y canción brindaba al público información para contextualizar el tema. Canciones de Samapayo, Falú, Buenaventura, y Ayala, entre otros, fluyeron a través de su voz.

"Giros", de Fito Paez, fue la sorpresa de la noche, una interpretación folklórica de un tema proveniente del pop. A dúo con Silvia Salomone, Herrero culminó su actuación despedida por el público con el mismo caluroso aplauso que fue recibida.

Chamameceado fue el intervalo en que Pocho Siviero y su ballet iniciaron la bailanta frente al escenario mientras se esperaba a Los Nuñez y se renovaba el público. Finalmente llegaron Los Núñez, que continuaron con melodías de chamamé y fueron entusiasmado e invitando a pasar por el escenario a Silvia Salomone, Liliana Herrero, Carolina Peleritti y María Silva. Los hermanos agradecieron la posibilidad de participar en el Parador Usina, compartiendo el escenario con otros artistas y disfrutando junto a otros la "música que nos legaron nuestros padres".

La bailanta bajo el escenario siguió sin pausa, y hasta Liliana Herrero y Carolina Peleritti se animaron a ser parte, entusiasmado a otras mujeres del público. Luego Liliana les propuso tocar La Calandria, mientras ella leía ese poema tan nuestro, "Fui al río" de Juanele Ortiz.
María Silva cerró las invitaciones de las voces femeninas que engalanaron la noche junto al grupo misionero que supo marcar el ritmo en una noche de folklore litoraleño. Los Núñez se despidieron tocando "Merceditas", canción que el público coreó y aplaudió sin parar.

No faltó nunca la bailanta, el sapucay, las palmas y el cariño traducido en aplausos que abrazó a cada artistas tanto el viernes como el sábado.

Peleritti, Lemes y Aguirre Quinteto se lucieron el sábado frente a una multitud

En la jornada del sábado y continuando con una masiva afluencia del público continuaron las actividades en el Parador. Para romper el hielo de la noche y con un clima inmejorable, Damián Lemes, -autor, compositor e intérprete oriundo de Gualeguaychú- interpretó un repertorio de canciones compuestas por él y otras de su tercer disco Obrador, haciendo un pasaje por su frondosa carrera musical. Entre tema y tema el cantante comentó anécdotas que oficiaron de entretenidos preámbulos. Un momento especial ocurrió cuando se entonó Che Panambí (Mí Mariposa en Guaraní) dedicada a su hija. También acompañaron en el coro de la canción El habitante del medio, Tatiana Jodor, Cristian Milesi y Gervasio Fiorotto, murguistas de Paraná.

La cantante Carolina Peleritti compartió con el público músicas de raíz, haciendo un pasaje por autores como Raúl Carnota y Peteco Carabajal. Arrancó el show con unas cuecas norteñas, luego cantó chayas, gatos, huaynos, chacareras y zambas. Peleritti se mostró emocionada y dijo que "es importante que la gente pueda venir a compartir un espacio al aire libre, sentarse, escuchar música, encontrarse. Eso es también parte de nuestra cultura. A través de las canciones se muestra un paisaje y nuestra idiosincrasia. Es un orgullo estar en Paraná y ver el río. Estoy muy contenta", comentó en uno de los intervalos. "Gracias al Gobierno de Entre Ríos; gracias Paraná por esta noche hermosa", agregó sobre el final.

La visita de la artista al Parador fue también la oportunidad para poder conocer en persona a Carlos Negro Aguirre, músico a quien admira mucho. El intercambio entre los artistas comenzó en los ensayos y fue fluyendo hasta el final del espectáculo.

Para el cierre, el Negro Aguirre Quinteto brindó un espectáculo conmovedor con las melodías apacibles de su piano. El compositor entrerriano subió al escenario con un quinteto de guitarras conformado por Luis Medina (Santa Fe), Mauricio Laferrara (Entre Ríos), Sebastián Narváez (Mendoza), Andrés Pardo (Chile) y el propio Aguirre.

Para agendar

Viernes 8, Sábado 9 y Domingo 10 continúan las actividades en el parador desde las 20hs, con entrada gratuita. Se presentarán Gaby Zonis, Búho Radar, Impostores Rock, Eruca Sativa, Mosquito Sancineto con el seleccionado entrerriano de improvisación, entre muchos otros. Para consultar la programación completa ingresá en https://www.facebook.com/events/279188069432102/

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS