Policiales Rosario

Lo secuestraron mientras desvalijaban su casa y amenazaban a sus padres

Un hombre denunció que fue retenido por cuatro sujetos que lo encapucharon dentro de un auto y le sacaron las llaves de su casa donde vive con sus padres. Cuando lo liberaron los encontró maniatados. Se llevaron plata y electrodomésticos.
Un hombre de 55 años denunció haber sido secuestrado por cuatro personas que lo abordaron la noche del martes en Campbell al 600, lo subieron encapuchado a un auto y lo llevaron hasta su casa ubicada a tres cuadras. En el lugar se sumaron cuatro hombres y una mujer más que le sustrajeron la llave de su vivienda para ingresar con fines de robo. Así, tras reducir a los octogenarios padres de la víctima, les robaron tres televisores, unos 40 mil pesos, dos celulares , dos computadoras, una bandeja musical , armas de grueso calibre y documentación de todo tipo.

Según el relato de Hugo C., el violento episodio se originó cuando dejó su auto en una cochera de Campbell al 600 y caminaba en dirección a Eva Perón hacia su casa de Campbell al 300. En ese trayecto fue abordado por cuatro personas que "estaban con armas grandes, parecían calibre 9 milímetros".

"Me apuntaron y me pusieron una pistola en la mejilla y otra en el cuello y me pusieron una capucha. No los pude ver bien porque todos tenían barbijo y gorritas y en la cuadra no hay mucha luz", agregó. Con el hombre retenido, los maleantes fueron hasta la casa de Hugo, que vive con sus padres Néstor, de 85 años, y Julia, de 82. Allí los esperaban los otros cinco delincuentes que ingresaron a la casa mientras otros cuatro se iban con Hugo a bordo del auto.

En el vehículo, según relató la víctima, dieron vueltas durante unas tres horas por toda la ciudad. "Me decían que iban a matar a mis viejos si yo no les decía donde había dólares. Y a ellos les decían que me iban a matar a mí. Hacían el doble juego, por eso me secuestraron", sostuvo Hugo, un hombre robusto que aseguró que "si me hubiera resistido me mataban".

"Conmigo adentro dieron muchas vueltas y después también estuvieron un tiempo largo parados. Se comunicaban por teléfono, primero hablaban entre ellos pero después se ve que tenían miedo que yo los escuchara. Eran como un grupo comando", agregó el hombre de 55 años.

Mientras tanto, según agregó, en la casa familiar los ladrones se movieron con total tranquilidad y amenazaron reiteradas veces a Néstor y Julia. "Me iban diciendo que les pegaban y a ellos les decían que me iban a matar si no les indicaban donde estaban los dólares. Pero mis padres son dos jubilados, ni dólares ni nada tienen".

A él lo torturaron en el auto. "Uno dijo que tenían picanas y otro me ató las muñecas con alambres. En un momento les dije que no molestaran más a mis padres y me dieron un culatazo en la cara", comentó mostrando sus manos con marcas de ataduras y un leve enrojecimiento en el ojo derecho. "Además de la plata, los celulares, tres televisores y dos PC a mi padre le robaron varias pistolas, él es militar retirado. Eran armas importantes", aseguró Hugo.

Alrededor de las 2 de la mañana los ladrones llegaron con el auto a la casa de Hugo y allí se encontró con sus padres. "Estaban atados y golpeados, muy golpeados. Vinieron los médicos del Sies y les tomaron la presión a los dos, pero no están internados por suerte".

Hugo no sabe cómo fue que cayó en esa noche interminable y violenta: "Yo soy empleado y vivo con mis padres. No tenemos plata ni hicimos ninguna transacción comercial. Puede haber sido al voleo o no. Puede que tuvieran un dato falso por que eran nueve personas para robarme ami, la verdad no entiendo"

La casa de la familia G. está donde Capmbell se transforma en un corto bulevar, no llama la atención ni es ostentosa, solo una casa más de barrio Belgrano, tan protegida como otras y tan anónima como las demás. Un vecino de Hugo comentó que "el barrio está difícil, a varios vecinos ya les entraron a su casa, pero esto igual es raro". (La Capital)

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.