Policiales Por día estafan hasta cuatro paranaenses

Estafas telefónicas: La mayoría de las causas se remiten a Córdoba

En Paraná son cada vez más las personas afectadas por los engaños de embaucadores que llaman casi siempre desde Córdoba y les sacan todo lo que tienen, además de los créditos que las entidades bancarias otorgan con apenas un click.
Un celular, una computadora conectada a internet y una retórica cautivante son las únicas armas con las que delincuentes se están haciendo millonarios, mientras sus víctimas quedan pagando durante meses o años las cuotas de sus ganancias. En Paraná son cada vez más las personas afectadas por los engaños de embaucadores que llaman casi siempre desde Córdoba y logran obtener sus datos personales para acceder a sus cuentas bancarias. Les sacan todo lo que tienen, además de los créditos que las entidades bancarias otorgan con apenas un click.

Desde la Fiscalía de Paraná se informó que se están recibiendo de cuatro a cinco denuncias por día por hechos similares. Aveces son más y otras veces son menos, como el viernes pasado que se registraron tres casos.

Pese a la abundante información en los medios de comunicación en los últimos años sobre estafas telefónicas, y a las campañas publicitarias oficiales para prevenirlas, mucha gente continúa quedando envuelta en el ardid de cada ocasión, perdiendo mucho dinero y endeudada.
Los últimos conocidos fueron los engaños en torno a los ingresos de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) que el Gobierno Nacional está otorgando durante la cuarentena, pero los estafadores tienen uno para cada noticia económica del momento: Reparación Histórica, cambio de billetes, corridas bancarias o los premios de un programa televisivo.

Generalmente se cree que las víctimas son en su mayoría ancianos ingenuos, pero por el contrario la realidad da cuenta que las personas que caen en las trampas telefónicas integran todas las franjas etarias, según señalaron quienes analizan cada caso.

Para tener una idea del nivel que ha alcanzado esta problemática en la capital entrerriana, del total de delitos que se denuncian en la Unidad Fiscal de Atención Primaria, la mayoría es claramente por este tipo de estafas.
Resulta difícil establecer qué medida de seguridad informática podría frenar esta ola delictiva, porque por más claves, contraseñas, nombres, cifras y códigos secretos que se pidan para ingresar a una cuenta y efectuar una operación financiera, el problema es que las víctimas los entregan igual: "No estamos hablando de llamadas a gente mayor, hay que gente termina dando los dato de las cuentas, les sacan la clave token (la que se genera con la aplicación del banco en el celular), y en el interín le sacan un crédito, lo transfieren y le sacan toda la plata que tienen en la caja de ahorros", contó a Uno un funcionario judicial que investiga estos hechos, quien a su vez agregó: "La mayoría de esas llamadas provienen de Córdoba".

Los montos que generalmente se denuncian oscilan entre los 100.000 y 200.000 pesos, pero los límites de dinero que los bancos prestan a sus clientes depende lógicamente de cada caso , y los estafadores digitan el máximo posible. Luego, en algunos casos, existen reclamos o pleitos para que la entidad bancaria se haga cargo. Se indicó que "a veces el banco se hace cargo y otras veces no".

A su vez, las nuevas tecnologías financieras les otorgan a los estafadores más facilidades para operar en cuentas propias sin demasiados requisitos. Por ejemplo, se han registrado varios casos en Paraná en los cuales se efectuaron las transferencias de dinero desde cuentas de entidades bancarias a otras de la financiera Ualá, una empresa que otorga una cuenta de débito prepaga con su respectiva tarjeta, a través de una aplicación en el celular. La misma se puede obtener en un simple trámite online subiendo una foto del DNI. Del mismo modo es fácil salir. Hay otras similares pero que trabajan para o sin intermediarias de bancos.

Más allá de estas opciones, se han advertido variadas maniobras para lograr los giros de dinero. Por ejemplo, el año pasado hubo un caso en el cual hicieron una triangulación: estafaron a una persona de Paraná y giraron su plata a la cuenta de otra víctima de la ciudad de Crespo, que también había sido embaucado, desde la cual remitieron todo el dinero a la de los estafadores.

Modalidades para robar el dinero pueden encontrar muchas, así como los ardides para engañar a las víctimas, que es la principal arma que tienen los delincuentes: decirle a las personas aquello que quieren escuchar y sostenerlo con un discurso elocuente. Cultivar más la desconfianza parece ser la principal prevención.
Casi todas las causas se remiten a Córdoba
¿Por qué casi todos los estafadores que llaman por teléfono para engañar a las personas desprevenidas son cordobeses? Una de las respuestas es que saben muy bien que si las víctimas están en otra provincia, el trámite judicial tras una denuncia lleva más tiempo por razones de jurisdicción, y eso les da más margen de tiempo para lograr retirar la plata y, eventualmente, borrar todos los rastros que puedan.

En la Fiscalía de Paraná, se indicó que el 90% de las causas se remiten a la provincia de Córdoba, luego de reunir la información necesaria para que allí se profundice la investigación.

Se viene manteniendo el criterio de incompetencia de la Justicia ordinaria de Entre Ríos, por varias razones. Es el lugar donde se genera el ardid delictivo, donde se encuentra la cuenta de destino de la plata sustraída y donde estaría el delincuente, potencial imputado, e incluso la organización o asociación ilícita que desarrolla esa modalidad. En Paraná se adoptan las primeras medidas urgentes y rápidas, como ubicar la cuenta de destino del dinero y sus datos (como el CBU) que proporciona la sucursal bancaria, e identificar las líneas telefónicas (que siempre son de chips prepagos), de las llamadas entrantes, y solicitar a las empresas prestatarias del servicio de telefonía la ubicación de las celdas de donde se hicieron las llamadas, para que pueda facilitarse la ubicación. En Córdoba se ha desarrollado tanto el problema y reciben tantas denuncias de todo el país que crearon una unidad fiscal específica de estafas telefónicas. Las víctimas paranaenses dependen de lo que puedan hacer sus investigadores para poder recuperar algo de lo que les sustrajeron o al menos que sancionen a los estafadores. Hace unos tres meses a una víctima de Paraná le informaron que habían logrado que Bancor (Banco de Córdoba) pudo captar la operación y frenar la extracción de la plata que habían remitido desde la cuenta de la mujer, aunque mientras tanto debía seguir pagando la cuota del crédito que le sacaron en el Banco de Entre Ríos.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS