Policiales Rosario

Mató a puñaladas a la pareja de su ex mujer y frente a los hijos de ella

El hombre de 54 años fue atacado mientras esperaba a su compañera en un auto y en compañía de dos pequeños. Un testigo contó que el atacante "estaba sacado" y lo apuñaló "incontables veces". El sujeto fue apresado.
Un crimen impensado y motivado quizás en los celos ocurrió ayer a la tarde a metros del cruce de la avenida Puccio y calle Agrelo, en pleno barrio Alberdi de Rosario y frente a la plaza del lugar que se vio conmocionado por lo sucedido. Hugo Mariano Ceresso, de 54 años, estaba a bordo de su Chevrolet Corsa rural con los hijos de Flavia, su pareja desde hace un tiempo. En esas circunstancias se aproximó hasta al auto el ex marido de la mujer, Mauricio Ariel G., de 42 años, quien primero sorprendió al conductor y lo increpó a los gritos. Azorado, el hombre bajó del vehículo para proteger a los chicos que estaban en el asiento trasero y comenzó entre los dos hombres una fuerte discusión. Pero todo terminó un minuto después, cuando Mauricio G. sacó una faca de entre la ropa y apuñaló a su contrincante en el tórax. La víctima cayó al suelo y allí volvió a ser apuñalado "incontables veces" hasta que perdió la vida.

Flavia, quien estaba en el Hospital Alberdi haciendo un trámite para su padre, llegó al lugar casi en el momento y comenzó a los gritos mientras sus hijos lloraban desconsolados ante la escena y el herido era trasladado al mismo centro asistencial, ubicado a pocos metros del lugar del hecho. Ceresso murió allí pasadas las 18.15.

"Estaba sacado"

Ceresso esperaba a Flavia en compañía de los hijos de ella, Kiara y Mateo, a bordo del auto estacionado sobre el cordón de la vereda de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, a un costado de la plaza Alberdi. La tarde era como cualquiera para un barrio tranquilo y residencial.

De pronto se acercó hasta el auto Mauricio Ariel G. y comenzó a gritarle al hombre que estaba frente al volante. Un testigo que pudo ver la escena contó que "el muchacho que llegó parecía sacado. Se acercó, le dijo algo y el otro se bajó. Los nenes estaban en el auto mirando todo. Entonces el tipo sacó un cuchillo, le dio una puñalada y cuando el otro cayó lo empezó a clavar. Después se fue caminando como si nada hubiera pasado".

Efectivos del Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) que llegaron al lugar no encontraron dentro del auto ni en la calzada arma alguna que hiciera suponer que Ceresso estaba armado o que haya intentado defenderse. Sólo rastros de sangre sobre la calle.

Hasta anoche no se sabía la causa de la agresión, aunque los pesquisas especulaban con alguna escena de celos o un conflicto que se generó en la separación de Flavia y Mauricio. Tampoco se sabía anoche si la mujer estaba saliendo del hospital o alguien le avisó sobre lo que ocurría, pero llegó prácticamente un segundo después de la agresión y mientras ocasionales testigos llamaban al 911 ella se abalanzó sobre el cuerpo de Ceresso.

Con los datos de la vestimenta y las características físicas del homicida que algunos testigos dieron al 911, brigadas del Comando Radioeléctrico y la Policía Motorizada recorrieron la zona y encontraron a Mauricio G. a pocas cuadras. El hombre no opuso ningún tipo de resistencia al ser arrestado y eran evidentes sus ropas manchadas de sangre. Al revisarlo, los efectivos policiales le secuestraron el cuchillo que habría usado en el crimen.

Múltiples heridas

En tanto, Flavia junto a un enfermero cruzaron a Ceresso hasta el hospital, lugar al que llegó "muy malherido. Tenía múltiples heridas de arma blanca, principalmente en la zona del tórax, las manos y el rostro. Se le realizaron maniobras de respiración cardiopulmonar pero el paciente no salió de su estado de paro cardiorrespiratorio y falleció", explicó un médico de la guardia del Hospital Alberdi.

Los hijos de la mujer, Kiara y Mateo, observaron la escena de locura y violencia. "No voy a hablar, no pienso decir nada", sostuvo Flavia ante la prensa. La mujer se encontraba sentada en uno de los bancos del hospital a la espera de la orden judicial para retirar el cadáver.

Según trascendió, Flavia y su ex pareja habrían mantenido una discusión previa a que el hombre tomara la decisión de matar a Ceresso, aunque esa versión esperaba ser confirmada anoche por quienes investigan la causa que quedó en manos de la fiscal de Homicidios Dolosos, Georgina Pairola. La funcionaria entrevistó ayer mismo a Flavia y ordenó relevar las cámaras de vigilancia del lugar. Según fuentes judiciales la audiencia imputativa podría llevarse adelante el vienes por la mañana. (La Capital)

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS