Policiales En la cárcel de Campana

Cómo fue el operativo para obtener el ADN de Grassi

Fueron necesarias una orden judicial y dos visitas a la cárcel de Campana. Ahora el ADN del cura Julio César Grassi ya forma parte del registro nacional de violadores.
El sacerdote, condenado por abuso de menores, se había negado a la extracción. Esta vez no opuso resistencia.

Grassi está condenado a 15 años de prisión por abuso sexual agravado y corrupción de menores y, al igual que el asesino de Ángeles Rawson (16), Jorge Néstor Mangeri (51), el cura se había negado a que sus datos genéticos sean incluidos en el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculado a Delitos contra la Integridad Sexual (RNDG), creado por la Ley 26.879.

Sin quererlo, el ex director de la fundación "Felices los Niños" -donde cometió los abusos- sentó un precedente muy importante: por primera vez un tribunal ordenó la extracción de la muestra y autorizó el uso de la fuerza coercitiva en caso de una nueva negativa. Con Mangeri esto no había sido necesario porque el director del RNDG, Jorge Dotto, pidió incorporar el ADN que le habían extraído al portero cuando fue detenido por el crimen de la adolescente. Esa muestra estaba en poder del Cuerpo Médico Forense (CMF) que, con autorización de la Justicia, la envió al registro de violadores.

En el caso de Grassi no había una muestra anterior. Los funcionarios del Ministerio de Justicia de la Nación se toparon con el rechazo del cura cuando ya estaban en Campana. Fue el único de los 15 presos que se negó al hisopado. "Nos dijo que no quería formar parte del registro", dijo a Clarín Dotto, sobre aquella jornada. "Una vez que conseguimos la orden del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Morón, coordinamos el operativo con el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) para hacerlo este miércoles", agregó el funcionario.

El equipo del RNDG llegó a la Unidad Penitenciaria N° 41 de Campana alrededor de las 10. "Esta vez fue distinto. Cuando llegamos ya nos dimos cuenta que sí se iba a poder hacer. Igual teníamos la orden judicial por si era necesario el uso de la fuerza. Pero no hizo falta", señaló Dotto.

El protocolo para este tipo de operativos dura 5 minutos. Un minuto es para la realización del hisopado bucal, con el que se toma una muestra de saliva del interior de la que luego se extrae el ADN de la persona. Los otros cuatro minutos son para explicar el procedimiento, el objetivo de la Ley 26.879 y firmar una constancia del acto.

Pero en el caso de Grassi, el procedimiento se hizo más largo. El cura que ya se había negado a aportar su ADN esta vez hizo varias preguntas sobre el RNDG, la razón del procedimiento y lo que iba a pasar con la muestra. "Le explicamos que había una orden judicial y que él cumplía con los requisitos para ser incorporado", dijo Dotto.

Luego del hisopado, Grassi firmó el acta y escribió una nota de puño y letra dirigida hacia los jueces del TOC N° 1, con comentarios sobre su causa. El 21 de marzo de 2017, la Corte Suprema confirmó la condena contra Grassi, que a pesar de todo sigue siendo cura.

La Ley 26.879 que crea el registro de violadores fue sancionada en julio de 2013, pero recién se puso en marcha en julio de 2017 bajo la órbita del Ministerio de Justicia de la Nación. Fue después de la violación y crimen de Micaela García en Gualeguay, el 1° de abril de ese año. Por ese caso fue condenado a perpetua Sebastián Wagner, un violador serial que estaba preso pero había sido liberado por el juez Carlos Rossi.

Wagner aún no fue incorporado al banco de datos, aunque sería uno de los próximos. Antes será incluido el perfil genético de Marcelo Ángel Fasano, un violador serial conocido como "El Hombre Araña", que fue condenado a 50 años de prisión en 2011 por haber abusado de 13 mujeres en Capital y el Conurbano. Fasano atacaba a mujeres que vivían solas y entraba a sus casas trepándose a los árboles y balcones.

Por ley, cada tribunal debe notificar al RNDG sobre los condenados que deben ser incluidos en el registro. Pero en esta etapa, es el organismo el que analiza las bases de datos del Registro de Reincidencia y los servicios penitenciarios de todo el país para incorporar a los condenados anteriormente. Uno de ellos es Marcelo Pablo Díaz, violador y asesino de Soledad Bargna. Pero desde el RNDG dicen que desde octubre pasado el TOC N° 26 no responde a las solicitudes.

Con la base de datos, el software CODIS, desarrollado por el FBI, busca coincidencias entre los perfiles con las muestras recolectadas en investigaciones criminales para facilitar la identificación de los culpables.

Clarín.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS