Policiales Buenos Aires

Detonaron dos explosivos en la puerta de la Central de la Policía Federal

El explosivo fue encontrado debajo de un carro de asalto en el barrio porteño de Monserrat, una de las arterias que rodea al departamento central de la fuerza. La Brigada de explosivos hizo estallar el artefacto de manera controlada.
Detonaron dos explosivos en la puerta de la Central de la Policía Federal
Foto: Detonaron dos explosivos en la puerta de la Central de la Policía Federal
Crédito: Télam
Dos artefactos explosivos fueron hallados este viernes frente al Departamento Central de la Policía Federal con un mensaje atribuido al Partido Obrero y, aunque los líderes de la fuerza negaron responsabilidad en el hecho y salieron a denunciar una "burda operación", el Gobierno insistió en que el hecho forma parte de la "violencia política" y advirtió que los autores "pagarán por sus actos".

Los artefactos de fabricación casera fueron encontrados alrededor de las 17.20 en la calle Virrey Cevallos, en cercanías a la avenida Belgrano, por un bombero de civil que sintió olor a pólvora, indicaron fuentes policiales.

En ese momento comenzó a buscar la procedencia del olor y descubrió dos paquetes sospechosos debajo de un carro de asalto de la Guardia de Infantería: tras ser detectados, personal de Bomberos de la Policía y de la División Explosivos logró realizar una detonación controlada, según el relato de la fuerza.

"Es un atentado a nuestro patrimonio y tenemos la filmación de la persona que lo coloca. Posiblemente hubo una falla, se accionó la pólvora pero no llegó a explotar. Esto no tiene que ocurrir en democracia", señaló en conferencia de prensa el jefe de la Policía Federal, Nestor Roncaglia.


En el hecho tomó intervención personal de la División Intimidación Pública de la fuerza que investiga el hecho y analiza las cámaras de seguridad de la zona para tratar de dar con la o las personas que dejaron tres tubos de gas butano con timer y un tubo de ignición en el lugar.

Junto a los explosivos encontraron carteles con mensajes atribuidos al Partido Obrero que decían: "Liberen a los argentinos presos en el Congreso o seguirían los atentados".

"Pusieron un artefacto explosivo con tres tanques de butano en Dpto Central de @PFAOficial. La violencia política es un camino que la ciudadanía repudia, contrario a una Argentina con diálogo y respeto. Los responsables de atentar contra las instituciones pagarán por sus actos", señaló Patricia Bullrich en un mensaje publicado en la red social Twitter.

La causa quedó a cargo del juez federal Sebastián Ramos con intervención del fiscal Guillermo Marijuan por "amenazas e intimidación pública", se informó oficialmente.
"Nosotros no pusimos ninguna bomba. Ese tipo de expresión sobre los ´argentinos presos´ no es nuestra, es de la propia Policía. Esto es una provocación como todo lo que vienen haciendo", señaló el referente del PO Jorge Altamira en declaraciones a A24.

En un comunicado difundido poco después, el partido señaló: "es una miserable provocación política contra nuestro partido".

"La sola mención del PO, dándole visos de seriedad a un hecho completamente burdo, ya constituye un intento de ensuciar y ensombrecer la lucha que el Partido Obrero está llevando adelante por la libertad de su compañero César Arakaki, detenido por participar de la movilización del 18 de diciembre", agrega el texto.

Además, criticaron a la "política de los trolls, de los infundios y de los procesos judiciales" que encarcelan militantes políticos "incluso antes de ser indagados" y compararon al macrismo con Aníbal Fernández "que encubría el vaciamiento ferroviario atacando a los luchadores ferroviarios y también al Partido Obrero".

"Alertamos contra un intento de criminalización, no ya de la lucha social, sino de las organizaciones que participamos y organizamos a la clase obrera en una orientación de lucha e independencia política", concluye.


El incidente se produjo poco después de que se ordenara la detención de otro militante del Partido Obrero, Dimas Fernando Ponce, en el marco de la investigación sobre los incidentes de diciembre pasado en el Congreso, mientras sigue prófugo el manifestante que disparó un arma casera contra policías.

Se trata de un integrante del PO de la localidad de Máximo Paz, que fue identificado por fotografías del pasado 18 de diciembre, cerca del Cesar Arakaki, el militante y actor del mismo espacio político detenido por esta causa en el penal de Marcos Paz.

Los militantes del PO están acusados por las agresiones a efectivos de la Policía de la Ciudad y por actuar de forma organizada durante los incidentes que tuvieron lugar durante la movilización contra la ley de reforma previsional que ese día se discutía en la Cámara baja.

Sin embargo, tanto Roncaglia como el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, evitaron responsabilizar al PO por el episodio: "No estamos acusando al Partido Obrero. Llama la atención que en un atentado así se deje la firma del autor", señaló el jefe de la Federal.

Burzaco coincidió en que "no por el hecho de que la inscripción diga eso quiere decir que el Partido Obrero sea el responsable", aunque pidió a la Justicia que investigue, ya que -advirtió- "de haber estallado podría haber provocado daños a los vehículos y las personas que circulaban".

En la causa ya están detenidos el manifestante Arakaki, acusado de golpear al policía Brian Escobar, y el efectivo de la Policía Federal Dante Barisone, por atropellar con su moto a un cartonero y causarle graves heridas, quien ya fue pasado a disponibilidad por la fuerza, publicó ámbito.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS