Paraná Podría ser más grave que en 2020

Bajante del río Paraná: hay “condiciones para agravar el escenario crítico”

Así lo indica un informe del Instituto Nacional del Agua que advirtió una reducción de los caudales en toda la cuenca. “Se dan las condiciones para repetir o incluso agravar el escenario crítico” que se inició en junio de 2019.
La bajante del río Paraná, extraordinaria que se registra desde la segunda mitad de 2019, no se modificará en los próximos meses, indica el informe del Instituto Nacional del Agua (INA).
No solo que ya no habrá una leve mejora, como se podía especular en el inicio del año por la eventual fase neutral de La Niña en la región, sino que no se descarta que la bajante, sea aún más grave que la registrada en este tiempo.
Seguirá varios meses
Conforme la situación en las cuencas superiores, y las condiciones climáticas, es que se estima que la bajante seguirá durante varios meses más.
Desde fines de diciembre hasta la actualidad se dio un alivio transitorio de los caudales del Paraná en territorio argentino. Sobre la costa de la capital provincial, la altura hoy es de 1,95 metros; a mediados de febrero llegó a su pico de 3,30 metros, lejos del metro o por debajo de él, que se prolongó durante casi todo 2020.
Reducción en los caudales
En las últimas semanas comenzó a notarse una reducción de los caudales en toda la cuenca.
Según el INA, “se dan las condiciones para repetir o incluso agravar tal escenario crítico” que se inició en junio de 2019 a partir de la sequía en la cuenca del río Paraguay.
Bajante más grave
Los tres grandes sistemas fluviales que componen la cuenca del Plata son los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay. “Argentina es país de aguas abajo, es decir que recibe los excedentes de las lluvias que se hayan registrado sobre la mitad norte de la cuenca. El río Paraná constituye el principal sistema hídrico. En 2020 se caracterizó la bajante en estos importantes ríos como extraordinaria. No se había registrado un escenario tan grave en los anteriores 25 años”, y añade: “ante la perspectiva actual, la bajante en el río Paraná podría ser tanto o más grave y ya sería tildada como significativa”.
Sequía y bajante
El informe menciona que la sequía y su correlato como bajante en los grandes ríos, obedece principalmente, a la persistencia de lluvias inferiores a las normales. “Esta situación, evidenciada desde 2019, no tiene visos de mejora en los próximos meses. Debe considerarse además el efecto complementario y agravante que tiene en ocasión de escenarios críticos los cambios en el uso y en la no conservación de los suelos”.

Plantea también que en lo que respecta al río Paraguay, 2021 será otro año en el que la crecida estacional de la alta cuenca será reducida, de caudales y volúmenes poco significativos. El río Paraguay proporciona un caudal base al río Paraná en territorio argentino, suavizando por lo general las bajantes fluviales.
Preocupación
“Así como en abril y mayo de 2020, este año, se volverá a observar probablemente a toda la Cuenca del Plata en sequía generalizada”, anticipa el organismo.
Ante ello, el INA plantea como primera preocupación las tomas de agua para consumo urbano, y también la navegación fluvial de otoño, y las graves consecuencias en la región vinculadas a la afectación de la fauna ictícola y la inestabilidad de barrancas y suelos ribereños.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS