Paraná Decidieron que nazca pese al diagnóstico

El milagro de Tatiana: No le daban posibilidades de vida por una malformación

En el tercer mes de embarazo le detectaron una malformación. No les daban posibilidades de vida tras el nacimiento. Su mamá contó la historia a Elonce TV. Hubo una fuerte decisión de pareja y un mensaje del Padre Ignacio.
Tatiana tiene cuatro años. Desde el tercer mes de embarazo, los médicos no le daban posibilidades de sobrevivir. Sus padres decidieron seguir con el embarazo. El Padre Ignacio tuvo un rol clave. Atravesó por 10 cirugías y está en Jardín de cuatro años.

Su mamá, Paola Esquivel contó durante el programa A Media Mañana que tiene conformada una familia junto a su marido y otros tres hijos.

"Cuando decidimos buscar a Tati, en la primera ecografía, en la semana 12, entramos con todas las ilusiones. Hubo un silencio y detectaron que tenía una malformación por la cual el cráneo no termina de cerrarse. Entonces, cuando el cerebro crece se empieza a herniar por ese agujerito. Entonces se crece una bola y el cerebro empieza a salir", graficó la mujer.

Señaló que "el diagnóstico es, supuestamente, incompatible con la vida, por lo que no había posibilidad de que pueda sobrevivir. En Paraná nos derivaron al hospital Austral de Buenos Aires".
Recordó que "ya había perdido un embarazo de seis meses y no quería pasar por lo mismo, por lo que en primera instancia dije que me lo quería sacar. Empecé a leer, pero por más que el aborto sea cuidado, había riesgo", dijo Esquivel, quien aclaró: "No estoy hablando a favor ni en contra del aborto".

Ante ello, contó que en diálogo con su marido se preguntaron qué valores les dejarían a sus hijos si a ella le pasaba algo "por no querer traer un hijo al mundo. Fue ahí que decidimos seguir adelante".

El rol del padre Ignacio
En el hospital Austral "los controles eran mensuales y cada vez era peor. Entre las abuelas decían, vamos al Padre Ignacio. Viajaron a Rosario, pidieron el turno".

"Llegamos al Padre Ignacio. Había muchas personas. Llegaron las 12 de la noche, quedábamos cuatro y el Padre Ignacio nos dijo que estaba cansado, que debía ir a descansar un ratito y volvía. Quedamos las cuatro personas. Uno dijo fue a recargar las pilas y va a traer lo mejor para quienes quedamos acá", expresó Esquivel.
Y enseguida reveló: "Cuando el Padre Ignacio me recibió, fue algo inexplicable. Me tocó la panza y me dije: Mamá, por qué tanta amargura, por qué te sentís tan mal. Tu bebé está perfecta, va a nacer y va a estar perfecta. Nosotros hablamos siempre con mi marido cuál es la perfección. Para nosotros ella está perfecta".

"En ese momento me enojé y dije para qué me da ilusiones si yo sé que esto no es así. Estaba en el quinto mes de embarazo", manifestó.

El parto
Se fueron a Buenos Aires con su marido una semana antes de la fecha probable de parto, puesto debían estar cerca de un centro de alta complejidad al momento del nacimiento. Dejaron sus tres hijos con los abuelos que se ocuparon de ellos en época de comienzo de clases.

"Había decidido tenerla por parto natural. En el momento ingresaron gran cantidad de médicos y me dijeron que si quería darle una chance debía ser por cesárea. Decidimos hacerlo de esta manera con mi marido que es maravilloso y me apoyó en todo. Él siempre me bancó", remarcó Paola. Y señaló: "Durante la cesárea sólo rezaba fuerte. Fue la única forma de contenerme y de darles fuerza a los médicos".
"Ingresamos a la sala de parto. Tati lloró enseguida, respiró sola, no necesitó ninguna máquina de asistencia. Fue hermoso. En la cesárea se lastimó el encéfalo y a las 8 horas tuvo que entrar a quirófano. Fue una operación larga. Salió, estuvo fantástica. Ahí Llamamos a Paraná. Mi marido dijo: quiero a mis hijos acá, que conozcan a su hermana que nació. No sé cuánto tiempo la vamos a tener", refirió y describió: "Tatiana tenía aplastado el cráneo. Es inexplicable cómo su cabeza se formó".

El error médico que fue para bien
Esquivel comentó que "estuvimos prácticamente un año con mi marido en Buenos Aires. Tati tuvo nueve cirugías más. En diciembre de 2015 fue la última operación. A los médicos sin querer se les rompe el encéfalo y, sin querer, tuvieron que hacer algo. Ese error pudieron sacar todo el encéfalo y dejarle le cabecita casi perfecta".

La actualidad
A los cuatro años, lo más complicado que tiene Tatiana "es su motricidad y su visión que la tiene muy limitada. Esto la demoró en caminar y otras actividades. Ingresó este año al Jardín de cuatro años, acompañada por su maestra de apoyo, sin pañales y sin caminar. En la escuela avisaba y a la semana le sacamos los pañales".
"Los que juzgamos somos los adultos. Los chicos no se dan cuenta. Los chicos estaban todos entusiasmados con Tati y ellos la ayudaron a caminar así. Ella está súper contenida y aprendiendo de ellos en el jardín", valoró Esquivel.

No me arrepiento
"Hoy no me arrepiento. El aborto si, el aborto no. No estoy a favor ni en contra. Tenes que estar en el momento. Es decisión de cada uno", completó Paola. Elonce.com

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS