Paraná El Ventilador

Alegría, sacrificios y pasiones: "Patronato es de primera y de primera no se va"

El conjunto rojinegro, en un partido para el infarto, le ganó por 2 tantos contra 1 a Argentinos Juniors en el estadio Presbítero Bartolomé Grella copado por hinchas en sus cuatro costados. El tema, abordado en El Ventilador.
Todavía resuenan los cánticos de alegría y el festejo de miles de paranaenses por el triunfo de Patronato el domingo pasado.

El encuentro marcó la última fecha a disputarse en la Superliga Argentina de Fútbol, y los dos golazos de Gabriel Carabajal aseguraron la permanencia del equipo paranaense en Primera División.

Fue un partido a pura emoción, cargado de mística y de nerviosismo y en el cual no faltó nada ni nadie: Se pidió a Dios por el triunfo "regando los arcos de Patrón con agua bendita", la abuela curandera Doña Paula lanzó sus ruegos al cielo, las adeptos a las cábalas pusieron todas sus energías en el objetivo de asegurar la primera y miles de familias enteras, vibraron al calor de la fiesta del fútbol.

Y como si todo esto fuera poco, el arquero Sebastián Bértoli, nos regaló una atajada grandiosa, que seguramente más de uno disfrutó ya con un dejo de prematura nostalgia, sabiendo que el del domingo fue su último partido con los colores de patronato de la juventud católica
Pasión y fútbol: cuando hablamos de definir el fútbol como deporte éstos parecen dos términos indivisibles. ¿Cómo más podríamos describir lo que se vivió el domingo? ¿Qué sentimientos genera ver a todo el plantel abrazado al término de los 90 minutos? ¿Creció la simpatía por Patronato desde que en 2015 ascendió a la Primera División o hay una necesidad en el aire de festejar, relajarnos y distraernos ante tanta presión cotidiana?
Seguramente entre las muchas lecturas que podrán hacerse del partido, hay una en la que coincidirá la mayoría y es la de la foto de las familias y los más jóvenes yendo a la cancha, tal vez sin ser fanáticos, pero con las ganas de ir a alentar a un equipo que demostró una vez más marcar una fuerte pertenencia en el paranaense.

Producto del esfuerzo, del talento, de la suerte, del aliento de la hinchada, en una jornada histórica, Patronato se anotó para la próxima temporada en primera. Sufrió, se sacrificó pero luego celebró.
Fe, macumbas y pachichíes
Para asegurarse la realización de un hecho, para cumplir un deseo, para lograr lo que se quiere o para sentirse acompañado, muchos recurren a ese misterio que en el lenguaje cotidiano llamamos "cábala".

Bajo el gran paraguas de la superstición y la fe, las hay de todo tipo: desde las más comunes como usar la misma prenda de vestir ante el partido más difícil del equipo de mis amores, pasando por el que recurre a la virgen y a todos los santos para rogar por un milagro, hasta el que promete cosas absurdas en materias de las más variadas.

Y para el caso de los deportes, está el que hace gestitos cuando le toca al rival, el que recurre a costumbres gastronómicas para celebrarlo o el que directamente deja de ver el partido porque eso le trae suerte.

Es así, en cuestiones de cábalas, el hábito es tan variado y amplio como la imaginación y en el terreno de la fe, como pudimos observar en el partido del domingo, la religión también se metió en la cancha y bendijo el encuentro.

¿Qué nos pasa a los argentinos con las cábalas, cuánto poder le asignamos? ¿Es el deporte el terreno fértil para que se reproduzca esta forma de vivir la pasión o pedir y hacer en función de una superstición es parte de una costumbre más que de una creencia verdadera?

En política, y más en éste año electoral? también se apela a la fe, la superstición y las cábalas en busca de un mejor resultado?
"Lo de la cancha fue conmovedor y emocionante, no solo por la cantidad de gente sino por el comportamiento"
Esteban Quinodoz es vicepresidente de Patronato. "Los dirigente somos hinchas, pero con una sola diferencia, con el tiempo hemos aprendido a manejar la pasión. Se puede hacer y es necesario", resaltó.

"Ha sido un proceso largo y difícil, donde hemos coronado toda una serie de esfuerzos este domingo. Lo de la cancha fue conmovedor y emocionante; fue ejemplar, no solo por la cantidad de gente sino por el comportamiento. Hubo clima familiar, había señoras con nenes en los brazos, de meses, y eso es muy difícil de ver en una cancha de fútbol", puso relevancia.

En el mismo sentido aseveró: "Hemos tenido que hacer todo un proceso de reconversión de nuestra imagen como institución, para recuperar a la gente, al socio, al hincha, al paranaenses, al entrerriano, para que vuelva a confiar en el club y que el club le va a garantizar un espectáculo sano".

"El club, el equipo, los jugadores, los que tienen que contagiar las ganas. No siempre tenemos que poner las culpas ene l otro. Tenemos que revisar lo nuestro, esa es nuestra tarea. Alguno dirá que el paranaense, por ahí, no es pasional, que es más frío que en otros lugares. Somos así, y creo que la gente está aprendiendo a entusiasmarse con este equipo que humildemente lleva cuatro año compitiendo en primera", resaltó.

Para Quinodoz, todos los jugadores que entran a la cancha, "prefieren una cancha como la del domingo, porque te trasmite una fuerza especial. La gente te trasmite eso, el jugador aunque esté cansado va a seguir corriendo, va a ir a cada pelota como si fuera la última. El esfuerzo es hasta lo último".

"El domingo en la cancha estuvo la provincia. Había mucha gente de otros lugares. Hay historias que conmueven. Hay gente que vino a dedo de localidades del interior, y se fue a dedo. En la terminal, después del partido, había cola de gente con la camiseta de Patronato para volver a sus pueblos. Los saludos que hemos recibido de las localidades del interior, en especial quiero mencionar a La Paz, que debe ser la ciudad más `patronatera` que hay en la provincia, es increíble la identificación que tienen", mencionó.

En el mismo sentido, afirmó: "Patronato es un club de barrio que no renuncia a su origen ni a sus raíces, pero que ha conseguido humildemente ser el club de la ciudad. Siendo un club de barrio y de la ciudad, tratar de representar a la provincia, y en esta instancia, aunque suene como `agrandado`, representar a toda la región, a la Mesopotamia, porque es el único club de la región que tiene hoy la dicha de jugar en primera".

Al ser consultado si impacta en lo económico que "las mujeres y los niños entraron gratis el domingo", dijo: "Es pura ganancia, las mujeres llevan a sus maridos, a sus novios. Es una estrategia e incluso, hay gente que entra gratis. El club no solo que deja de percibir plata, sino que tiene que pagar; tiene que abonar a la AFA una serie de derechos, como seguros, por ejemplo. Pero, en definitiva, es también un gesto que tenemos que tener para que las tribunas estén llenas, y en este momento de profunda crisis económica, para que en la familia puedan gozar juntos, del espectáculo. Esta, la del domingo, fue la mayor recaudación que tuvimos".

"En el club hemos estado enojados con ciertas publicaciones periodísticas. Me he encargado de descargar mi enojo. Hoy lo tomo con otra filosofía porque no quiero hacer más mala sangre. `Ladran Sancho, señal que cabalgamos`. Dejalos que sigan ladrando, sí llaman periodistas, pero no son periodistas, son operadores. No saben el sufrimiento que pasamos, ganarle a Defensa y Justicia, y que al ratito aparezca la noticia, que a nosotros nos descontaban seis puntos, como a San Lorenzo. Lo repitieron como loros, sin chequear ninguna fuente. Invocaban fuentes inobjetables, y nunca iban por otra segunda fuente que se lo ratifique. Y después, estábamos festejando en el vestuario, la permanencia en primera, y sale la noticia también falsa, motorizada por periodistas, con nombre y apellido, y de medios muy importantes de Buenos Aires, diciendo que nosotros habíamos incluido mal un jugador y que por eso ambos a perder estos tres puntos, y por eso iban a ascender de una final, Tigre y San Martín de San Juan. Con entrar a Internet y mirar los boletines de los jugadores habilitados desde el mes de marzo hasta en cinco minutos sabían toda la verdad".
"El apoyo de la gente el domingo fue increíble"
Lautaro Geminiani, Jugador, expresó que "hoy estamos disfrutando el triunfo, estamos un poco más descansados. Tengo casi 140 partidos en Primera y fue la primera vez que tuve nervios al mediodía, no almorcé. Íbamos a comer pasta, lo tenía a Sandona al frente y me preguntó si estaba nervioso, no podía comer. Cuando llegué a la cancha, empezamos a calentar y me concentré en el partido. Sentíamos el apoyo de la gente".

"Este triunfo se iba a festejar más que el ascenso. El grupo de aquel entonces era muy similar a éste y nos basamos en la unión de grupo, en el sacrificio. Sabíamos que cuando los chicos tuvieron el traspié en Mendoza queríamos volver a entrenar y ganar, queríamos quedarnos en Primera", comentó.

Contó que "hice mis primeros pasos en el club, volví hace siete temporadas. Me tocó ascender, lo que soñé siempre que era jugar en Primera lo pude hacer con mi club y ahora es una alegría más".

"El apoyo de la gente, los cantos y el furor de las tribunas se siente mucho al principio cuando entramos a calentar. En lo personal me concentro mucho en el partido y a veces después no siento más. En los últimos 10 o 15 minutos cuando ya estamos cansados, que es el último esfuerzo, que la gente aliente es un plus, ayuda muchísimo. Sacás la fuerza que no tenés para correr un poco más. Lo del domingo fue increíble", resaltó.

Asimismo, dijo que "en Paraná es otra la pasión. La gente nos pide fotos, nos saluda, nos apoya constantemente. Lo bueno es que si perdés un partido podés ir al supermercado tranquilo, en otra ciudad no pasa eso porque está el hincha rival que te insulta y demás. La gente apoya mucho, agarra el sentido de pertenencia pero es humilde".

"Yo no tengo cábalas, solo me acomodo las medias en el mismo lugar, es como un rito, pero si no lo hago tampoco siento que me falta. En un momento de la temporada anterior justo había tenido un problema en la muñeca, me ponía una venda y como veníamos ganando la seguí usando. Hoy ya no", relató.
"Ojalá se me dé la oportunidad de jugar en la Primera de Patronato, porque así lo siento"
Bruno Duarte, jugador de la Reserva, indicó que "hace cinco años que estoy en Paraná, tenía 17 años. Cuando llegué viví en la pensión del club, ahora en departamento".

"Como todo jugador quiero jugar en Primera. Ojalá se me dé la oportunidad de jugar en Patronato porque así lo siento, pero uno tiene que estar siempre preparado porque si no se llega a dar acá puede ser en otro club. Hay que seguir buscando para cumplir el sueño", remarcó.

Contó que "desde chico me gustó el fútbol, siempre jugué en la liga local de Federal y se me dio la posibilidad de venir a Patronato. Hice la prueba y me fue bien. Es muy distinto pasar a jugar en Reserva que como jugaba en Federal, no se compara, es otro ritmo".
"Me visto de cura para ir a ver a Patronato y no es una burla, es un homenaje al Padre Grella"
Gaston Milocco, Hincha, manifestó que "me visto de cura para ir a ver a Patronato y no es una burla. Es una cuestión de religión, un homenaje al Padre Grella y a Monseñor Mestre. En un momento de mi vida iba a empezar el Seminario. Participaba de Acción Católica en mi barrio. Monseñor Mestre, era hincha de Estudiantes y yo de Boca. Lo domingos había competencia de teatro, fútbol y toda clase de actividades. Un domingo de diciembre me invitó a la cancha, era la final de Sportivo Urquiza y Patronato, que ganó 1 a 0. Ahí empezó mi amor por el Rojinegro".

"Conocí a La Cata, que fue muy importante en mi vida. La primera vestimenta de seminarista que usé fue la sotana negra y la llevé contra Gimnasia en el Grella. Jamás lo hice como burla, tengo amigos sacerdotes que para mí son doctores del alma. En los partidos importantes, donde quería que Patronato se haga ver, y para sacar la tensión en la tribuna, la llevaba puesta", señaló.

Asimismo, dijo que "más que cábalas uno tiene fe. Cábalas no tengo pero sí mucha fe y la pongo en juego. Hay que creer".

"Tengo un hijo que es arquero en la 8va. de Patronato, fue convocado para la Selección Argentina. El orgullo es terrible, más porque representa a nuestro club", comentó.
"No tengo cábala porque confío en los jugadores"
Tao Andino, de 12 años, fanático de Patronato, indicaron que "nací hincha de Patronato. Al partido del domingo lo viví con muchos nervios, quería saber cómo iban los otros equipos también. Cuando metimos los dos goles me tranquilicé. Cuando terminó el partido lloré de vuelta porque en mi cabeza pasaba la idea de que podíamos descender".

"Fue un lindo partido porque atacábamos y defendíamos muy bien, eso me pareció la base de poder ganarlo. Mis compañeros de escuela son de otros cuadros, como Boca o River. Yo solo soy de Patronato. Creo que no se puede ser de dos equipos a la vez, o sos de uno o del otro", resaltó.

"Cuando iba a la tribuna Grella me ponía bien en el medio y ahora en la San Nicolás me siento bien a la izquierda. No me importaría cambiarme de lugar porque yo confío en los jugadores", resaltó.
"La doble camiseta se está perdiendo, la gente se está haciendo hincha de Patronato"
Washington Varisco, periodista, señaló que "cuando hay un momento de extrema necesidad los jugadores se apoyan en rituales, que a veces van por el lado de la religión o una cuestión pagana, pero lo hacen porque si no se sienten inseguros. El hincha también lo hace, cree que si hace tal cosa o deja de hacer otra influye en el resultado. En las cuestiones de energía existe algo".

"A todos los futboleros nos hicieron hinchas de un club de Buenos Aires y uno de acá, el de tu barrio. Patronato, Paraná y Belgrano fueron los más destacados. Esa doble camiseta es lógica, pero es algo que se está perdiendo y ya se es hincha de Patronato. Los hinchas autóctonos son esos chicos que a partir de 2008, con el primer ascenso, mamaron este Patronato de cancha llena, el poder comprar una camiseta en un negocio", dijo.

Asimismo, consideró que "el primer partido entre Patronato y River fue una crisis emocional para miles de hinchas, fue un antes y un después".

"El domingo en el gol de Carabajal la gente se dio abrazos con gente que no se ve más en su vida. Es un momento de éxtasis", dijo.

Habló también sobre su libro "Bértoli, Las Manos del Grella", e indicó que "lo terminé en noviembre del 2018. Hubo muy buena venta del libro pero con este último partido me escribieron desde distintos puntos del país. Me escribió un hincha de Racing que prometió que si Patronato le ganaba a Defensa y Justicia él se tenía que comprar el libro y leerlo".

"El libro tiene 14 capítulos. Habla mucho de la historia amateur de él, donde hay una historia de sin sabores permanentes, de fracasos continuos desde que arrancó muy chiquito hasta sus pruebas en el fútbol profesional, porque estuvo en Newell´s y Racing, se tuvo que venir las dos veces. Después tuvo que trabajar paralelamente en un taxi, en un patio de comidas, mientras sostenía el sueño loco de ser futbolista. Lo cumplió: llegó a Primera con el club de su ciudad y se retira salvando la última pelota", comentó.
"Me fui por ocho años y cuando volví, vi algo que no había visto nunca: gente mostrando la camiseta con orgullo"
Martín de León es Técnico de reserva y Coordinador de inferiores. "Me fui desde el 2000 hasta el 2008, a trabajar en fútbol afuera. Cambió desde el 2000, al 2008, la realidad del sentimiento de la ciudad hacia el club, que era totalmente distinta: Vos veías carteles de apoyo al equipo, la campaña que se hizo desde la directiva, para popularizar o invitar a la ciudad a que vaya a la cancha. Antes no era tan masivo", puso relevancia.

"Desde siempre fui hincha de Patronato, viviendo a ocho cuadras del club. Me acuerdo patente que cuando volví, vi algo que no había visto nunca: encontrarte con gente con la camiseta de Patronato en la Peatonal, el orgullo de mostrarla. Eso se acompañó con el ascenso del Argentino B al Argentino A", dijo.

"`La Cata` trascendió, era una mujer que tenía presencia en el club, y el día del partido también tenía su presencia: recorría el lateral de la platea viendo el partido y como si fuera un hincha varón, insultaba al árbitro y mofando a los rivales", rememoró.

De León dijo que "no hay" edad ideal para comenzar en el club ya que "la organización de la captación del club hace que hagamos pruebas de distintas edades y vayamos viendo qué chicos tienen el nivel más o menos para incorporarlo a la institución".

"Hay mucha gente del interior en Patronato. En todas las divisiones hay chicos del interior, de todos lados. De Paraná Campaña, de la zona local que es cerca, que le permiten los horarios ir y venir en colectivo, hacen un esfuerzo grande y lo realizan de esa manera, no se quedan. Hay chicos de Santa Fe que también hace este tipo de viaje. En la pensión especifica del club para los chicos más chicos, hay 30 lugares. En este momento, pueden estar hasta determinada edad, por ejemplo hasta cinco años, pero si por sus cualidades deportivas, si el chico sigue su permanencia en el club, si pasa un determinado rango etario que son los 16 años, tenemos la otra pensión que es la que está en el Grella", resaltó.
"En el fútbol anida la pasión, que es algo que se ha perdido en la sociedad"
Manuel Cavia es Doctor en Sociología. "Debemos reconocer que esto que se conversa sobre Patronato forma parte de una tradición. El fútbol ha tenido una metamorfosis muy importante a lo largo de su historia, es un deporte que nace con un claro origen aristocrático. En Argentina esto fue muy presente y patente. En esa metamorfosis el futbol deviene a un origen decididamente popular. Se empieza a consolidar a partir de los años `20, con la aparición de profesionalismo en los años `30 esto se masifica. Sin dudas, la radio fue el gran trasmisor de la adscripción de los equipos nacionales. Hasta 1920 un equipo no trascendía un par de manzanas de un barrio".

"En el caso del río del Plata o de la Argentina que no es único pero que tiene algunas particularidades, se puede decir que en el fútbol anida la pasión, la pasión es algo que se ha perdido en la sociedad en general. Anida en pocos lugares y a veces la pasión tiene desbordes importantes, que llega a incidentes graves, como la muerte", puso relevancia.

Asimismo dijo: "En nuestras vidas, está todo mucho más mediatizado, se trata de una sociedad digital y global. Un abrazo es suplantado por una carita, hemos perdido mucho contacto físico. La pantalla suplanta lo que son los contactos y las interacciones personales. El fútbol logra, a pesar de mirarlo en una pantalla, acordarse del origen del a madre de un jugador. La pasión se trasmite por una pantalla".

"El fútbol es el epicentro de esta pasión, es un lugar donde difícilmente alguien que adscriba a una identidad futbolística, difícilmente lo modifique a lo largo de su vida", resaltó.
Agrupación La Cata
Alejandra Freddini, de la agrupación La Cata, resaltó que "la agrupación nació hace más de tres años. Un grupo de hinchas de la tribuna nos unimos para pintar murales en la ciudad, ahora ya tenemos nueve. Tienen partes de una canción y nuestra firma. Eso nos quedó chico, así que comenzamos a hacer solidaridad, juntamos donaciones y empezamos a demostrar que Patronato es familia. Nos encanta, la gente nos recibe muy bien, nos reconoce".

"Llevar este nombre es un orgullo. Catalina nació en el club, su papá fue arquero, su vida estuvo muy ligada al club. Les lavaba la ropa, llevaba comida a los entrenamientos, dejó su vida en el club. Murió y nosotros aún sentimos que está. Fue la primera hincha mujer reconocida del club", indicó.

Ayelén Pereyra, de la agrupación La Cata, señaló que "vamos a ver los partidos, discutimos y peleamos igual que los hombres. Sufrimos, lloramos, gritamos como locas".
La opinión de los panelistas
El periodista Sebastián Martínez, dijo que "fue una de las mejores noticias del año a nivel provincial que Patronato se quede en Primera. Fue una alegría enorme, un descargo de un proceso que parecía que no iba a terminar bien. Finalmente salió del descenso y se mantuvo. Aplaudo la decisión de que mujeres y niños entren gratis porque hay que desterrar la visión de que a las tribunas las ocupan los barra, a las tribunas las ocupan las familias".

El panelista Mariano Kohan, resaltó que "cuando policías santafesinos tuvieron que custodiar la cancha hace varios años, no entendían cómo al Grella iban parejas, chicos, gente con el mate. Ellos estaban acostumbrados a que en Santa Fe se vivía una situación de guerra. Paraná tiene otro público y otra relación con el fútbol".

La periodista Luz Alcain expresó: "No sigo nada de fútbol, pero comparto cuando la ciudad se moviliza, cuando celebra. Está bueno lograr que algunas cosas que se vayan enriqueciendo, ampliando a más sectores de la ciudad, la presencia de más paranaenses en el estadio".

La periodista Ana Tepsich dijo: "No fui a la cancha y me quedé con ganas de ir. Me decían que lo dejara para otra oportunidad, por el tema de la seguridad. ¿Podemos ir tranquilas las mujeres a la cancha? El jugador, cuando entra a la cancha, "siente toda esa efervescencia del público?".

El conductor del programa Lalo Foncea opinó sobre "la presión que se sufrió. Por ejemplo en el caso de Bértoli, que podía retirarse salvando al equipo de alguna manera, o no. Patronato tiene una proyección, si bien es un equipo de barrio y paranaense".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS