Internacionales

Brasil superó la barrera de las 400.000 muertes por coronavirus

El ministerio de la Salud notificó 3.001 decesos en las últimas 24 horas, con lo cual el balance se eleva a 401.186, superado solo por Estados Unidos. El total de infectados en catorce meses de pandemia llega a 14,5 millones.
Brasil sobrepasó este jueves los 400.000 muertos por COVID-19 desde el inicio de la pandemia hace poco más de un año, según informó un consorcio de medios de comunicación con base en datos de los Gobiernos regionales.

El país, el más afectado de Latinoamérica por la enfermedad, ha registrado sus últimos 100.000 fallecidos en apenas 36 días, en medio de una segunda ola de la pandemia más virulenta y letal que ha llevado al sistema público de salud al borde del colapso.

Brasil es el segundo país con más víctimas mortales relacionadas con el coronavirus, después de Estados Unidos, y el tercero con más infectados, con más de 14,5 millones, tras EE.UU e India.

El ritmo de infecciones y decesos vinculados a la enfermedad ha descendido ligeramente en las últimas dos semanas, aunque continúa en niveles elevadísimos, con el sistema público de salud todavía fuertemente presionado en buena parte del país.

A pesar de esa tímida desaceleración de la pandemia, el ministro de Salud de Brasil, Marcelo Queiroga, pidió este miércoles a la población no bajar la guardia y respetar las medidas sanitarias, como el uso de la mascarilla y el distanciamiento social.

“Estamos todavía en un momento de mucha seriedad, con un número de fallecidos muy alto”, manifestó el ministro en una rueda de prensa.

El dato oficial del gobierno sobre el número de fallecidos e infectados de las últimas 24 horas se publicará en horas de la tarde, como ocurre habitualmente. Sin embargo, es un hecho que el país superó los 400.000 decesos por la enfermedad.

Según datos oficiales, en los cuatro primeros meses de este año Brasil ha contabilizado más fallecidos por COVID-19 que los 194.949 registrados en todo el 2020.

Esta segunda ola de la pandemia, más virulenta y letal que la primera, empezó de forma muy tímida en noviembre pasado y terminó de desatarse en los primeros meses de este año, cuando el país superó de forma sucesiva sus récords de contagios y muertes.

El máximo diario de positivos lo alcanzó el 25 de marzo, con 100.158, y el de óbitos el 8 de abril, cuando reportó 4.249 fallecidos.

Ese crecimiento exponencial vino provocado, en parte, por la circulación de variantes del virus con un mayor poder de infección, entre ellas dos de origen brasileño, las conocidas como P.1, detectada en primer lugar en Manaos, y P.2, de Río de Janeiro.

La P.1 se ha convertido en la cepa dominante en varios estados del país, entre ellos San Pablo, que contabiliza hasta la fecha casi 95.000 muertes y 2,9 millones de contagios, y llegó a tener sus unidades de cuidados intensivos con el 90% de las camas ocupadas.

Según un reciente estudio del Instituto Adolfo Lutz, un laboratorio de referencia a nivel nacional, el 90% de los casos de coronavirus registrados en San Pablo corresponden ya a esa nueva variante P.1.

Las autoridades determinaron que esa nueva cepa podría ser entre 1,7 y 2,4 veces más transmisible y capaz de evadir la inmunidad obtenida por la infección con otras cepas.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS