Internacionales Se parecerá más a WhatsApp

Facebook se reconvierte: qué cambios hará y por qué ya lo cuestionan

El líder de Facebook, Mark Zuckerberg, prometió reconvertir la red social en una "plataforma de comunicaciones centrada en la privacidad" tomando como referente la popular aplicación de mensajería WhatsApp.
En una carta abierta publicada en la red social que él ayudó a crear, el cofundador de la red social más usada del mundo explicó que la gente "cada vez tiene más interés en conectar con otros de forma privada en lo que sería el equivalente digital de un salón".

Según Zuckerberg, Facebook ha visto en los últimos años cómo los mensajes privados, las publicaciones efímeras (al estilo de Snapchat) y la actividad dentro de pequeños grupos en la red social son las áreas de mayor crecimiento en las interacciones online.

"Entiendo que mucha gente piense que Facebook no puede o no quiere construir este tipo de plataforma centrada en la privacidad porque a día de hoy no tenemos una buena reputación como constructores de servicios de privacidad e históricamente nos hemos centrado en herramientas para compartir", admitió.

Sin embargo, Zuckerberg se mostró convencido de que su empresa será capaz de llevar a cabo esta conversión "de la manera cómo hemos desarrollado WhatsApp: centrándonos en el aspecto más fundamental, la mensajería".

Zuckerberg indicó que este proceso se materializará "en los próximos años" y que se construirá sobre seis principios: interacciones privadas, sistemas de encriptación, reducir la permanencia online de las publicaciones que se comparten, la seguridad, la interoperabilidad y el almacenamiento seguro de datos.
De acuerdo a un estudio de Kantar TNS ("Social Media Trends 2019"), y desde el punto de vista estrictamente económico, Zuckerberg da en el clavo. "Generar engagement 'de comunidad es una parte crucial de la estrategia (...) en las redes sociales", dice. "Tres cuartas partes de los consumidores encuestados por Kantar TNS sienten que pertenecen a una comunidad. Además, aproximadamente la mitad de ellos está dispuesto a participar en una comunidad creada por una marca. Para estos, la necesidad de pertenecer a una comunidad es muy importante."

"La publicidad sigue siendo el pilar fundamental del modelo de negocio de Facebook. Sin embargo, la diversificación iniciada por la mayoría de las redes sociales en los últimos años debería explorar nuevas vías para obtener ingresos", expresan en el informe de Kantar TNS.

La apuesta por remodelar la red social se produce después de un año en el que la empresa se vio salpicada por muchos escándalos relativos a su gestión de la privacidad de los datos de los usuarios, que empañaron considerablemente su imagen pública.

La mayor polémica a la que tuvo que hacer frente la compañía con sede en Menlo Park (California, EE.UU.) fue en marzo del año pasado, cuando se desveló que la consultora británica Cambridge Analytica utilizó una aplicación para recopilar millones de datos de internautas de la plataforma sin su consentimiento y con fines políticos, de acuerdo a la agencia EFE. Este escándalo marcó un antes y un después en la vida de la plataforma, en palabras del investigador de medios y catedrático de la Universidad ORT de Uruguay Daniel Mazzone.

La empresa se sirvió de datos de la red social para elaborar perfiles psicológicos de votantes, que supuestamente vendieron a la campaña del ahora presidente estadounidense, Donald Trump, durante las elecciones de 2016, entre otros.

Meses más tarde, en octubre, Facebook admitió que piratas informáticos robaron datos personales de 30 millones de cuentas.

En este sentido, y según Mazzone, "en el marco de una pérdida general de reputación de las más importantes plataformas debido al uso de los datos privados, la caída de Facebook es la mayor", según un informe publicado por Axios y citado por el experto.

"Si bien su negocio continua siendo floreciente (en 2018 facturó US$ 55,8 mil millones), el estado de ánimo de los usuarios le es cada vez más adverso. Todo parece indicar que la cúpula de Facebook le está prestando mucha atención, como debe ser, al malestar creciente", explicita.
Sin embargo, Mazzone es pesimista respecto a que Facebook (y sus satélites) pasen del dicho al hecho. "El declaracionismo de Zuckerberg ha sido una de sus características y reiteradamente ha hecho 'mea culpas' que no se correspondieron con lo que ocurrió después."

"En mi opinión. Zuckerberg, del mismo modo que las demás plataformas, sólo va a acatar lo que diga la ley. Y las leyes por ahora, parecen estar en medio de cabildeos y debates prolongados. Para la política, de hecho, si bien con excepciones, seguimos viviendo en una sociedad industrial, previa a la sociedad de plataformas y cultura algorítmica en la que realmente estamos vivimos. Una excepción ha sido Canadá, que en una ley reciente, dictada a propósito de sus próximas elecciones, obliga a las plataformas a llevar un registro de los clientes a quienes les vendan publicidad política. La consecuencia directa fue que Google haya declarado que se abstendrá de vender publicidad en Canadá por no estar en condiciones de adaptarse al rigor de esa ley."
Visión local
Para Matías Botbol, cofundador de la red social argentina Taringa!, "la privacidad toma tanto protagonismo porque muchas las plataformas sociales empezaron e interpretar y a recolectar información sobre sus usuarios de forma masiva que al procesarla y analizarla empiezan a entender y predecir los comportamientos de las personas incluso sin que ellas mismas sean conscientes de esto". Este es el centro de la cuestión. Se trata de información que, en muchos casos, "no está disponible para que los mismos usuarios puedan conocerla, entenderla o poder decidir sobre ella", dice el emprendedor en diálogo con Infotechnology.

Sin embargo, "muchas de estas empresas tienen modelos de monetización basados en el uso de estos datos pero las propias personas no tienen control sobre su información".

En este sentido, y de cara al futuro, Botbol menciona al "sentido de comunidades afines, concentradas por el contenido", en línea con lo que expresó Zuckerberg en su posteo. "Esta es la base de una internet que agrega valor", a diferencia del modelo actual, de "una red social de amigos, que en muchos casos difícilmente se conocen, fue el vehículo idóneo para -en algunos casos- amplificar noticias falsas o fake news, constituyendo verdaderos problemas geopolíticos", expresa. "Las fake news no pueden sobrevivir en comunidades especializadas o interesadas en un tema." Y, opina, "el costo de compartir información por compartir ha sido muy alto para Facebook, que otorgó la misma capacidad de amplificación a cualquiera".

El punto de inflexión para que Facebook comience a recorrer este camino es, para Botbol, que "las personas están siendo cada vez más conscientes del valor que tiene su información y el poder que tienen algunas de estas empresas que se empieza a poner en cuestión cual es el rol, los derechos y las posibles soluciones que tiene este tema".
Entonces, se pasa de un ecosistema en donde se busca generar el mayor impacto al menor costo (para el creador de contenido) a una meritocracia de los contenidos -que, en el caso de Taringa!, en el futuro incluirá la seguridad del blockchain-. Dice el emprendedor: "Así, sin importar si es tu amigo o conocido quien comparte algo (está comprobado que la gente comparte y marca Me gusta, sin leer), aquel contenido que es valorado por la comunidad tiene mayor importancia".

Cierra, certero: "De alguna manera estamos dejando la infancia de las redes sociales y estamos pasando a la adolescencia de las mismas".

Fuente: Infotechnology

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS