Internacionales Estados Unidos

Evacuación en Florida y una procesión interminable a Orlando

Los autos llegan en masa, todos hablan de Irma. Vienen desde el Sur, y de ambas costas. Por su ubicación central y gigantesca capacidad hotelera, Orlando es casi un refugio obligado.
El huracán Irma es responsable de la evacuación más grande en la historia del sur de Florida.

En procesión, el escape se canaliza por las tres autopistas que conducen al Norte. Hay residentes y turistas, muchos con vuelos cancelados o evacuados de ambas costas. Y también cruceristas varados, literalmente: no consiguen siquiera autos de alquiler. Hay quienes llegan a Orlando en Uber, que puede costar 400 dólares por 370 kilómetros.

Tomar la decisión de dejar el hogar no es fácil. "Hacé de cuenta que te tomás unas vacaciones", escriben amigos a la distancia.

El huracán Irma es una amenaza real, y a su vez incierta. Real, pues su gigantesco diámetro y rutas probables atravesarán por completo Florida. Incierta porque no hay comparación posible. Es el más grande de la historia. "Es peor que Andrew", advierten continuamente los meteorólogos de Miami. Quienes vivieron ese huracán en 1992 no necesitan más detalles para entender la magnitud.

El gobernador, Rick Scott, da conferencias desde distintas ciudades varias veces al día. Pide unos 15.000 voluntarios y recuerda que no habrá recursos para quienes necesiten socorro en zonas de evacuación críticas. "Por favor, váyanse. Es una tormenta catastrófica, como jamás ha visto nuestro estado", enfatiza. Si alguien no puede evacuar por falta de combustible, hay una línea telefónica del gobierno para abastecerse.

Muchos pasan la noche y se van del estado. Otros se resguardan esperando la furia de Irma. Para los turistas que vienen de Miami Beach y toda la franja costera, Orlando es el lugar preferido: Permite continuar las vacaciones mientras se espera que el huracán descienda aquí a categoría 2. Además es un lugar cercano a Miami, ya que la vuelta es el problema del día después.

La nafta y el tránsito son los dos principales inconvenientes para llegar. Hay que salir con el tanque lleno. En la ruta hay estaciones de servicio, pero las largas colas hacen aún más interminable el viaje. Los grupos de WhatsApp avisan que la llegada a Orlando por autopistas es a paso de hombre. Pero siempre en orden, con las banquinas despejadas. El viaje que suele durar cuatro horas puede tomar nueve.

Orlando no es la salvación absoluta. Está previsto que Irma pase justo por arriba. Están abiertos refugios; se ordenó la evacuación obligatoria para el condado de Brevard, que ocupa la costa del Atlántico, y las clases están suspendidas hasta el lunes incluido. El estado pide voluntarios. Se necesitan muchas manos. La página de alquiler de dueño Airbnb puso en marcha un sistema para hospedar evacuados. En airbnb.com/diasaster se invita a abrir las puertas de las casas a quienes más lo necesitan.

La Nación.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS