Espectáculos REpaso de su biografía

Jorge Porcel: Una historia de vida polémica a 12 años de su muerte

Se cumplen 12 años de su muerte. El actor que hizo reír a todo el país, fue tan elogiado como criticado, el exitoso cómico atravesó duros cuestionamientos de su entorno. Un repaso por su biografía.
El 16 de mayo de 2006, Jorge Porcel, "El Gordo" Porcel, una leyenda del humor argentino, murió en Miami a causa de un paro cardiorrespiratorio, tras una operación de vesícula biliar.
La salud del actor se había agravado notablemente a inicios del nuevo milenio, a tal punto que en noviembre de 2005 había sido hospitalizado por una neumonía desatada luego una operación de peritonitis.

Este miércoles se cumplen 12 años de la muerte de Jorge Raúl Porcel de Peralta. Uno de los capocómicos más recordados del país. Su exceso de peso hizo que lo apodaran cariñosamente como el "Gordo" Porcel, mote del que no renegaba.
Querido por muchos, el último tiempo también sumó detractores. Algunos colegas afirmaron públicamente que no era tan "querido" en el ambiente como se pensaba.
Era muy exigente
Famoso por devorarse una pizza entera en su camarín entre grabación y grabación, Porcel también se caracterizó por enojos y gritos en los estudios. Se decía que era "muy exigente" para justificar cierto destrato hacia su elenco. Amor u odio, eso es lo que despertaba en la gente este humorista.

Porcel fue un cómico venerado por su público, pero no tan querido entre sus pares. Hasta la propia Susana Giménez confesó que compartir sets de cine y escenarios teatrales con él no fueron buenas experiencias. En esta línea, el honrado Juan Carlos Calabró -fue imposible escuchar de boca de un colega alguna palabra crítica para con él-, dio su punto de vista sobre el accionar de Porcel en algunos momentos de su carrera.
Cruce con Calabró
"Cuando empecé, Porcel era estrella de la revista. Una vuelta yo emboco un personaje. El teatro se venía abajo y el Gordo, que era terriblemente celoso, va le habla al productor y le pide que recorte mi participación. Me entero, voy y lo llevo a un camarín. Nos encerramos. 'Gordo, ¿vos querés que nos agarremos a trompadas?'. Y él 'no, no, qué pasa Juan Carlos'. 'Escuchame, gordo, no me serruches el piso. Vos ya está: más de lo que llegaste, no vas a llegar'. Me tuvo que respetar sin llegar a las manos. Eso fue en el 76. El espectáculo creo que se llamaba Entre julepe y julepe, llegaremos al 77, una revista que dirigía Hugo Moser. Título bastante jugado para la época. Hoy se podría aplicar perfectamente. Moser siempre fue un tipo que se jugó. Yo no, yo me ocupaba de los chistes", contó Calabró al diario Clarín en 2008.
Historia de amor
Pero Carmen Barbieri fue una de las pocas que manifestó su profundo cariño hacia el Gordo. "Tuve un amor muy especial que fue Porcel, esa fue mi gran historia de amor", reveló la actriz. "Primero (este amor) fue oculto, porque él decía que estaba separado. Quizás hice sufrir a una mujer pero fue por amor, no fue ni por dinero ni por 'querer llegar al Bailando...'", contó la actriz hace algunos años, cara a cara con Alejandro Fantino, al diferenciarse de la historia de infidelidad de su ex esposo, Santiago Bal, con Ayelén Paleo.

"Yo con ese hombre hubiese tenido hijos, y si él no me hubiera dejado porque volvió con su mujer, yo hubiese tenido una familia con Porcel", afirmó Barbieri y detalló: "El tenía todo lo que yo necesito para enamorarme, cantaba bien, era un gran músico, un buen escritor, un buen director, un excelente cómico, diría mi psiquiatra: 'Buscabas a tu papá, ahí', con mucho humor y muy inteligente. Sé de pintura gracias a él que pintaba payasos. Yo iba a comprar lo que necesitaba. No tengo ninguna pintura de él", reveló Carmen.
Dupla exitosa
Desde muy joven, Porcel se había dedicado al humor, aunque su debut en cine fue en 1962. Participó de casi 50 películas argentinas en las que compartió cartel con Susana Giménez y Moria Casán, entre otros artistas nacionales.
Junto a Alberto Olmedo formó una de las duplas cómicas más famosas y exitosas de la historia del cine y la televisión argentina. Entre sus programas de TV más recordados figuran, Operación Ja Ja y Porcelandia. Además, Los vampiros los prefieren gorditos, Hay que romper la rutina, Maridos en vacaciones, Los hombres sólo piensan en eso, Fotógrafo de señoras, Encuentros cercanos con señoras de cualquier tipo...
Actor exitoso
El actor, que había nacido el 7 de septiembre de 1936 en Buenos Aires, recordado por su fanatismo con Racing Club, se había ido a vivir con su familia a Estados Unidos en 1989, cuando en Argentina brotaba la hiperinflación. De este modo, tentado por una cadena de televisión, el capocómico decidió emigrar a Miami, a trabajar con su programa humorístico A la cama con Porcel, que tuvo gran éxito entre la comunidad latina de dicho país, sobre todo entre el público argentino.

En 1994, ya radicado en Estados Unidos, retornó por un tiempo al país para realizar por el canal Telefé un ciclo junto a Jorge Luz (el destacado cómico argentino, con quien había trabajado años), que fue su último trabajo en la televisión local, titulado La Tota y la Porota.
El último trabajo del Gordo en la pantalla grande fue con el mismísimo Al Pacino en Carlito´s Way (1993). Durante los últimos años tuvo un cambio religioso y se convirtió al evangelismo. Inclusive se desempeñaba como pastor religioso.

Económicamente, Porcel se sostenía con un restaurante que había instalado en la ciudad balnearia estadounidense, siempre frecuentado por argentinos. En sus últimas apariciones públicas se desplazaba en silla de ruedas porque también padecía problemas musculares.
Jorgito Porcel, su hijo, hizo peregrinaje mediático años después y e vio envuelto en escándalos. Fuente: (Clarín).-

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS