Economía Mercados

Luego de la venta de Friar, Vicentin busca desprenderse de otra empresa

La cerealera le pidió autorización a la Justicia para vender el 50% de sus acciones en la compañía de emulsiones naturales Emulgrain, que nació como una asociación en 2006 con una firma española.
Luego de la venta del frigorífico Friar al fondo de inversión BAF Capital a comienzos de septiembre, Vicentin ahora intenta desprenderse de otra compañía.

La cerealera le pidió autorización a la Justicia para vender su participación en la empresa de emulsiones naturales Emulgrain, que nació en 2006 producto de un "joint venture" (asociación empresaria) con una firma española.

De concretarse, Vicentin le transferirá el 50% de sus acciones a su socia (un 25% está en manos de la agroexportadora concursada y el restante 25% es propiedad de Sir Cotton SA, que forma parte de Vicentin Family Group).

El juez Fabián Lorenzini deberá autorizar o declinar la operación, en el marco del concurso de acreedores, iniciado en marzo.

Emulgrain nació en 2006 a raíz de la unión entre el grupo Vicentin y el fabricante catalán de emulsionantes Lasenor, una empresa familiar perteneciente al holding barcelonés Holdfood, con más de 25 años de experiencia en la producción y el desarrollo de emulsionantes de origen natural.

La empresa se especializa en la elaboración de lecitinas (de soja, girasol e hidrolizada) y sintéticos como monoglicéridos, productos que se usan para la alimentación humana y animal. Vicentin le proveía la materia prima.

La intención de la cerelera de vender su paquete accionario responde a la revisión estratégica de sus actuales negocios y la búsqueda de capital que pueda contribuir al futuro pago de la deuda. "Para Vicentin, es un activo con poco valor, un negocio muy chico. La alternativa para los catalanes es comprarla y asociarse con su socia santafesina Lekigos, de San Lorenzo, que también fabrica lecitina", señalaron conocedores del mercado.

Según PuntoBiz, "en los últimos cinco años Emulgrain no logró generar utilidades". Fuentes allegadas a la cerealera le confirmaron a El Cronista que, en caso de cerrarse la venta, le entraría a Vicentin aproximadamente u$s 1 millón, una suma que, pese a ser baja, en este contexto, "beneficiaría a los trabajadores y los acreedores".

En el último tiempo, la caída de las importaciones europeas de emulsiones naturales impactó en la actividad de Emulgrain. "La empresa se creó cuando Europa estaba fuera del mercado. Hoy, Ucrania y varios países de la ex Unión Soviética son importantes productores, por lo que el precio intencional cayó considerablemente. La principal materia prima surge de la molienda de girasol y soja que hoy Vicentin no está procesando, lo que llevó a Emulgrain a abastecerse de un tercero", explicaron.

"En Emulgrain converge la capacidad de suministro de un gran grupo agroindustrial argentino como Vicentin con el conocimiento de la lecitina por parte de Lasenor, con décadas de experiencia en aplicaciones alimentarias e industriales", señala la página web de la empresa.

"Ofrecemos soluciones a medida, desarrolladas por nuestro equipo de I+D, probadas en una planta piloto, que nos permite disponer de una cartera de productos para las necesidades específicas de nuestros clientes", indica el sitio.
El Cronista.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS