Economía Neuquén

Un puma mató 80 chivas preñadas a un productor y acabó con 13 años de trabajo

El ganado había quedado atrapado en medio del temporal de nieve que azotó a toda la zona cordillerana de Neuquén. Una chiva para crianza, actualmente cuesta unos $4500, por lo que necesita más de $360.000, para recuperar su ganado.
Carlos Romero (40), un criancero del paraje Piedra Pintada, ubicado a 25 km de Piedra de Águila, una localidad ubicada en el departamento Collón Curá en el sudeste de la provincia del Neuquén, vive su peor momento. Es que un puma mató a las 80 chivas que tenía en su campo. El ganado había quedado atrapado en medio del temporal de nieve que azotó a toda la zona cordillerana de la provincia.

Según contó el albañil instalado en Piedra del Águila, comenzó con el proyecto de cría de ganado caprino hace 13 años, por pedido de su madre, quien quería volver a formar parte de la comunidad Mapuche Ankatruz. A partir de ese momento, comenzaron a invertir parte de su dinero e, incluso, en diciembre pasado apostaron por el negocio familiar y compraron 30 chivas madres.

Gracias a esa última adquisición, habían conseguido llegar a tener 80 hembras, todas preñadas, y prontas a dar a luz. Teniendo en cuenta la gran cantidad de animales, alimentarlos demanda de una importante cantidad de dinero, por lo que él particularmente optaba por intercalar entre alimentarlos con forraje y luego dejarlos en libertad para que buscaran pasto fresco.

Dado las primeras nevadas, Carlos dejó encerrado a su ganado durante casi 20 días. Cuando las tormentas de nieve dieron tregua, el pasado viernes, el hombre decidió liberar a sus animales para que se alimentaran de la naturaleza, pero quedaron atrapadas en medio del último temporal.

"Cuando las chivas salieron, la nieve había bajado, pero volvió a nevar. Había lugares en los que la nieve tenía un metro de altura. Debido a esto, por nuestra seguridad, le dije al puestero que saldríamos a buscarlas cuando parara la tormenta, pero recién las encontramos el martes", contó a LM Neuquén.

Desesperado, Carlos pidió ayuda a Defensa Civil y los vecinos de la comunidad, quienes no dudaron en darle una mano. Sin embargo, recién pudo dar con sus animales en las últimas horas, y de la peor manera: un puma acabó por completo con todo su ganado.

"Primero encontré a cinco de las chivas muertas, y después, recorriendo con unos vecinos, dimos con el resto de los animales. Como la nieve estaba tan alta, se escondieron en una zona de barda, en medio de unas piedras. Aparentemente (por el tipo de daño que presentaban las chivas) un puma las encontró y las mató", agregó y siguió diciendo, completamente angustiado por la situación: "Esto es parte de nuestra cultura. Es lo que conocemos. Los jóvenes en la comunidad no tienen trabajo. O Crían animales o se van de la comunidad. Pero yo no quiero abandonar y perder todo". Y no es para menos: una chiva para crianza, actualmente cuesta unos $4500, por lo que necesita más de $360.000, para recuperar su ganado.
Dos graves problemas
En medio de su enorme dolor, Carlos expresó que esta situación podría haberse evitado, si no fuera por dos factores. Por un lado, él señala que los pumas se han visto obligados a salir a buscar alimento fuera de su habitad natural, a raíz de la caza de liebre, lo cual se ha masificado en los últimos años; y por el otro, la falta de una ayuda estatal para comprar alimentos.

"Desde el 2004/2005, se ha comenzado a cazar la liebre, y dado que de eso se alimenta el puma, al no tener alimento se ha movido. Yo mismo no creía que podía haber pumas en la región, pero hoy puedo decir que es real", manifestó y continuó: "El puma es muy dañino. Mata, come un poco y lo deja, y sigue matando".

En tanto, Carlos también argumento sobre el otro punto. "El forraje y el pasto son caros. Y al no tener otra forma de alimentarlos, tenés que dejarlos salir al campo para que buscan su propio alimento. Para mí desde el gobierno nos tendrían que dar una mano en eso. Si yo hubiese tenido comida para mis animales, no las hubiese sacado; pero en el invierno se hace muy difícil eso. No es fácil vivir en esta zona, y muchos no lo saben".

Nada regalado
"Me prohibí de muchas por invertir en esto. Era el trabajo de toda mi vida", aseguró Carlos, convencido de que con las actuales condiciones económicas, jamás podrá recuperar ese capital.

Sin embargo, tiene la esperanza de que su historia llegue a oídos de alguien que pueda darle una mano. "Yo no quiero que me regalen nada, pero si que me den una mano porque para mi es imposible hacerle frente a esto. Hasta estoy dispuesto a devolver todo lo que me presten si me dan tiempo a juntar el dinero", explicó.
Fuente: lmneuquen

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS