Economía Coronavirus

La Cepal reclama un ingreso universal por la pandemia en América Latina

La Cepal propuso a los países de la región que implementen un ingreso monetario universal "para satisfacer necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares" en medio de la pandemia del coronavirus.
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) insistió en que los países de la región instrumenten una transferencia para satisfacer las necesidades básicas.

Un pedido de similares características realizó a principios de abril el Papa Francisco, cuando propuso "pensar un salario universal" para los trabajadores de la economía popular que luchan por "tierra, techo y trabajo".

"El alcance de esas transferencias debe ser permanente, ir más allá de las personas en situación de pobreza y llegar a amplios estratos de la población muy vulnerables a caer en ella. Esto permitiría avanzar hacia un ingreso básico universal que se debe implementar gradualmente en un período definido de acuerdo con la situación de cada país", señaló la entidad en un nuevo reporte para analizar las huellas de la pandemia en la región.

Para estimar el costo de estas transferencias monetarias en una perspectiva de corto plazo, la Cepal considera que su duración mínima debería ser de tres meses, "aunque seis meses o un año darían una mejor protección a la población".

Como promedio ponderado para los países de la región, el informe calcula que el costo de las transferencias monetarias variaría entre un mínimo del 0,2% del PIB por una transferencia equivalente a una línea de extrema pobreza (u$s 67 de 2010) durante tres meses para todas las personas mayores de 65 años.

En cuanto a la partida más extendida, estima que costaría un máximo del 9,8% del PIB por una transferencia equivalente a una línea de pobreza (u$s 143) durante seis meses para todas las personas.

"Teniendo en cuenta el limitado espacio fiscal de los países de la región, la alternativa más viable en la situación actual sería la de transferencias de un monto igual a una línea de pobreza durante seis meses.

Esta consideración deberá ser ajustada o expandida según las diferentes situaciones nacionales", señaló.

Y concluyó: "Para implementar transferencias en el muy corto plazo, es necesario contar con amplios registros sociales actualizados y considerar los vínculos con el sistema de protección social y los mecanismos existentes, como seguros de desempleo, pensiones, asignaciones familiares y transferencias condicionadas."
Grupos más vulnerables
La Cepal dijo que la desigualdad en asuntos como acceso al agua, saneamiento, sistema de salud y vivienda, también pueden traducirse en mayores tasas de contagio y muerte entre la población más vulnerable.

"La desigualdad que ya enfrentan mujeres, indígenas y afrodescendientes, así como trabajadores informales y migrantes, los convertirá en los grupos más golpeados por el impacto socioeconómico del coronavirus en América Latina", dijo el organismo de Naciones Unidas.

Según el reporte, "las mujeres se encuentran en una situación particularmente vulnerable" debido a que sus condiciones laborales son más precarias que las de los hombres, con mayores tasas de informalidad, por lo tanto "están más expuestas al riesgo de desempleo".

Entre ellas, las trabajadoras domésticas que reciben remuneración (un 11,4% de las mujeres ocupadas) están en una situación más compleja, con limitado acceso a seguridad social. Muchas de esas mujeres son migrantes, indígenas o afrodescendientes, dijo el organismo.

Pero en general, para las mujeres el panorama se hace más complejo con las medidas de confinamiento adoptadas para frenar los contagios, el cierre de escuelas y la perspectiva de que sean ellas quieren deben cuidar a los potenciales contagiados en los hogares.

"La carga de trabajo doméstico no remunerado que asumen las mujeres, las adolescentes y las niñas, así como los casos de violencia hacia ellas, se incrementan significativamente", alertó la Cepal.

Según un conteo de Reuters basado en datos oficiales, América Latina tiene más 369.000 contagios y ya superó los 20.000 muertos por coronavirus.

La crisis sanitaria tendrá un impacto profundo en la economía regional, que ya se había desacelerado en los últimos años. En abril, la Cepal reportó que el PIB regional se contraerá un histórico 5,3% este año golpeado por el Covid-19, lo que llevará a la peor crisis social de la región en décadas con millones de nuevos pobres y desempleados.

Esta crisis también profundizará la desigualdad y la exclusión social y laboral que sufren la población indígena y afrodescendiente, que con más frecuencia tiene trabajos por cuenta propia no calificados y enfrenta mayores brechas salariales con respecto a otros hombres no indígenas ni afrodescendientes, dijo la Cepal.

Cronista.com.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS