Economía El Ventilador

Créditos de ANSES: ¿alivio o agobio?

Dentro de las medidas que el Gobierno Nacional anunció, se dio a conocer un relanzamiento de líneas de créditos del ANSES. ¿Con qué finalidad se están tomando mayormente estos préstamos? El Ventilador abordó el tema.
Está disponible para jubilados, beneficiarios de Pensiones No Contributivas, de la Asignación Universal por Hijo y de Asignaciones Familiares, entre otros.

Se calcula que son unas 18 millones de personas las contempladas en este programa crediticio. Y, la gran mayoría, ciudadanos pertenecientes los sectores más vulnerables de la agobiante situación económica actual.

Esto tal vez explique las 35.000 solicitudes, entre presenciales y online, que el organismo recibió sólo en las primeras 5 horas de anunciada la medida. En Paraná se formaron largas colas y las consultas telefónicas se incrementaron notoriamente.

Si bien el acceso a un crédito de baja tasa debería ser considerado una posibilidad de crecimiento o inversión... ¿con qué finalidad se están tomando mayormente estos préstamos?

Aún sin algunos puntos por aclarar por parte del gobierno, las solicitudes representaron un récord y ahí las "sorpresas" no se hicieron esperar, sobre todo, entre quienes no tuvieron acreditado en sus cuentas el total del dinero solicitado y aprobado.

En muchos de estos casos, por ejemplo, sucede que una vez ingresados los datos, el sistema muestra el dinero que se le debe a ANSES por préstamos anteriores y vigentes. Es por eso que, al momento de sacar este nuevo préstamo, se debita automáticamente del nuevo monto acreditado el dinero para la cancelación total o parcial del crédito anterior.

Por eso... ¿Qué peligro representa en un contexto como el actual, tomar una deuda para saldar otras? ¿Quiénes pueden acceder a estos créditos y qué beneficios reales les puede representar?

Las solicitudes batieron récords y la discusión quedó instalada...

Créditos a los sectores más vulnerables. ¿Un incentivo al consumo o una solución paliativa que termina con más deuda?
"No se prevé el sobreendeudamiento a futuro"
Dr. Osvaldo Romero, Director del Instituto de Derecho del Consumidor del Colegio de Abogados de Entre Ríos, señaló que "tomar este tipo de créditos es como abonar la tarjeta de crédito el pago mínimo, se genera cada vez más deuda. Creo que este tipo de créditos que están orientados a sectores de hipervulnerabilidad (personas mayores, jubilados, beneficiarios de asignaciones) y que no está previendo para el futuro el sobreendeudamiento del consumidor, que es la imposibilidad grave de cumplimentar con las obligaciones exigibles. Esa imposibilidad a su vez le prohíbe el acceso a bienes de consumo esenciales".

"Pagar una deuda no es esencial, pero un plato de comida o la salud sí lo es. El ANSES o el estado nacional tampoco están haciendo un análisis de la situación económica o financiera de ese solicitante. No analiza qué capacidad económica tiene para tomar ese crédito o si tiene otros créditos, o cuánto dinero le va a quedar para afrontar los otros créditos que ya estaban más la vida cotidiana", agregó.

Asimismo, indicó que "el estado está haciendo la misma función que la financiera que está en la puerta del supermercado. La diferencia es lo que los fondos son públicos, de todos nosotros, y tiene una tasa de interés mucho menor. No se está educando el consumo ni cuidar al consumidor, no se prevé el sobreendeudamiento a futuro. Al crédito no lo regalan, se termina pagando".

"Es posible hacer una comparación de estos créditos otorgados por el estado que tienen una finalidad de tratar de equilibrar la economía en varios sectores. Tenemos los Procrear del año 2012, Procreauto, otros créditos Procrear con la financiación a través del UVA y los Procrear para adquirir casas. Hay una diferencia enorme. Antes te daban dinero para construir tu casa pero contribuías a la economía porque había que pagarle al corralón, al albañil, a todos", señaló.

En la actualidad "son créditos personales que tampoco tienen una finalidad específica ni un control específico. El estado en este momento no está tomando el ejemplo de la educación financiera. La lógica de la protección del consumidor es no ofertar masivamente créditos a las personas hipervulnerable. Es una de las últimas medidas que les quedan para tratar de equilibrar o llegar a algo".

"No queda claro si es un contrato de préstamo o un beneficio que otorga el estado. No se hace un análisis sobre quien va a pedir el crédito", finalizó.
"Estos son parches para los sectores más vulnerables que van a terminar generando perjuicios"
Julián Jarupkin, Barrios de Pie Entre Ríos, manifestó que "hubo una irrupción de medidas que son parciales, populistas, de un gobierno que está en crisis. No solamente la crisis que llevamos los argentinos hace tres años y se ha profundizado. Vemos que no hay una cuestión que vaya a solucionar las problemáticas de fondo. Estos son parches para los sectores más vulnerables que van a terminar generando perjuicios a mediano plazo cuando créditos a dos, tres o cuatros años te encuentren pagando el doble de lo que sacaron".

"Varios compañeros han preguntado por los créditos. Van por necesidad y toman el crédito, es peligroso a veces", agregó.

Asimismo, dijo que "uno con la crisis que vive el país no puede proyectar en tener una casa, tenés que vivir el día a día. No se puede pensar a mediano y largo plazo con un gobierno que es signo de la política financiera para pagar deuda externa a 100 años. Se piensa más en el hecho de poder continuar en el gobierno, en llegar a las elecciones".

"Vemos un problema con los programas. Lanzan facilidades como si fuera una financiera pero después van poniendo trabas burocráticas a lo largo del camino. Hay muchas trampas después de lanzado esto. Generará que la crisis sea mucho más grave en menor tiempo", resaltó.

"No se puede tener una educación financiera en el hogar cuando las políticas del estado van en contra de generar inversión. Tenemos la suerte de tener una organización en la que vamos analizando qué pasa, si lo tomamos o no, se consulta. Hay un gran porcentaje que no lo hace. Hay muchos beneficiarios de otros planes que están desesperados por aliviar lo que ha sido la contracción de deuda", indicó.
Yo no sacaría uno de esos créditos"
Amelia Aquino es jubilada nacional. "Cobro la mínima. Para mí el tema de los créditos es caer en un pozo. Pobre jubilado el que se mete con eso. Les aconsejo a esos jubilados que agarren una calculadora y saquen la cuenta cuanto es lo que van a terminar pagando. Es terrible".

Al ser consultada respecto a la situación de muchos jubilados "a los que no les queda otra", dijo: "Yo no lo haría. Antes de sacar esos créditos, dejaría de pagar impuestos, comería menos, aunque yo no me prohíbo. He pagado siempre, pero si tengo problemas, dejo de pagar otras cosas".

"Mucha gente ha optado por estos créditos. A algunos no les alcanza, otros se administran mal. Si uno hace un poquito de esfuerzo, le alcanza, no es para tirar manteca al techo, pero si uno se organiza, le alcanza. A los tumbos, pero llegas a fin de mes. Cuido mi plata. Tengo mi casa, yo siempre digo, el jubilado que no tiene casa, nunca va a salir de pobre. Cuando uno es joven, debe hacérsela, aunque sea un rancho. Mis hijos tienen su casa, todos", entendió.

La mujer contó además que "está medicada", por lo que adquiere "cinco medicamentos por mes. Pago unos 500 pesos".
"Yo tomaría un préstamo para comprar un terreno, para agrandar la casa"
Soledad Sanabria es beneficiaria de la AUH. "No tomaría este tipo de créditos, porque te descuentan durante tres años y terminás devolviendo casi el doble. Si sacás 24 mil pesos por tres hijos, te descuentan por tres años, 1200 pesos".

"Si pudiera, tomaría un préstamo para comprar un terreno, para agrandar la casa", confió la mujer.

Al ser consultada, manifestó que nunca ha debido recurrir a un préstamo para pagar una deuda.
"Lo que están haciendo los comercios chicos es poner plata, si tienen algo de capital"
Fernando Rodríguez es verdulero. Opinó que este tipo de créditos, "no mueve la economía. No mueve las ventas, podría ser algo".

¿Accedería a un crédito personal para paliar la situación?, se le consultó al comerciante. "Sí accedería, para terminar de pagar deudas. Como bajaron las ventas, uno tiene que sacar plata de otro lado para cubrir los impuestos, la luz, el alquiler. Uno se encuentra con que, o pones mercadería al negocio, o pagás la luz, o pagás el alquiler. A veces, a eso la gente no lo entiende. Si no pagás el alquiler, te sacan del local".

En ese caso, "hay que ir piloteándola, ver que hacer, o el capital que uno tenía ahorrado, ir poniéndolo para ir cubriendo en dónde falta. Lo que están haciendo los comercios chicos es poner plata".

De la misma manera reconoció: "Yo durante un tiempo tambaleé, después levanté el negocio".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS