Economía El Ventilador

Formarse en un oficio: oportunidades en época de crisis

La apremiante situación económica que atraviesan los hogares del país, obligó a muchísimas familias a reconvertirse, a repensar conductas, a barajar y dar de nuevo para innovar o emprender. El tema abordado en El Ventilador.
Algunos, los más optimistas, dirán que las crisis son oportunidades. Otros, lo hacen como una mera forma de sobrevivir.

Desde el que sale casa por casa a ofrecer pan casero, hasta los que cortan el pasto a domicilio y los que se largaron a hacer "para afuera" cosas que ya estaban haciendo dentro de casa: plomeros, niñeras, cadetes. Hay un sinfín de labores que terminaron convirtiéndose en oportunidades para quienes se quedaron sin trabajo, pero también para aquellos a los que no les alcanza con un solo ingreso para mantener el hogar.
Se trata de los denominados "ocupados demandantes", una categoría de aparición constante en los últimos relevamientos estadísticos sobre empleo en el país.

Veamos algunos datos: el encarecimiento del costo de vida y la pérdida del poder adquisitivo hicieron retroceder el consumo de miles de argentinos en un 7 por ciento, sólo durante el 2018. Y si tomamos como antecedente febrero, solo en ese mes las ventas de electrodomésticos, por ejemplo, cayeron un 33 por ciento.

En este marco, los oficios emergen como una nueva forma de subsistir o llegar a fin de mes.

Así, cada vez más, incluso las calles son testigos de esto. En varias plazas o esquinas de la ciudad, y hasta en la costanera misma, encontramos ferias americanas o ventas de garajes, puestos de alimentos de elaboración propia, de plantas o de muebles, de productos de catálogo o de emprendedores de distintos rubros que ofrecen su producción. Pero además, se agrega a esa lista una práctica creciente en el último tiempo: la de vender por internet esos objetos que fueron quedando sin uso y que ahora se transforman en mercancías listas para quien quiera comprarla, sin impuestos, sin intermediarios.

¿Cambió el hábito de desechar lo que ya no se usa? ¿Nada se pierde, todo se repara y vuelve a funcionar? ¿Cuáles son esos oficios que la crisis hace emerger y cuáles son los más solicitados?
Datos de pobreza y formación de oficios
Los últimos datos del Indec en materia de desocupación indican que, a diciembre de 2018, en Argentina hay un 9 por ciento de personas sin trabajo, lo que representa una suba del 0,7 en la comparación respecto del mismo período de 2017.

Paraná no quedó afuera de esa angustiante realidad y en todo el departamento, según las cifras oficiales, las personas sin empleo son más y representan el 5,7 por ciento de total. Mientras que en Concordia, otro de los centros poblados más grande de Entre Ríos, el desempleo bajó hasta ubicarse en el 5,4 por ciento.

A la par de estos porcentajes sobre desocupación, se advierte que crece también la demanda de capacitación y formación; así lo muestran los registros que llevan las oficinas de empleo de la provincia y del municipio de Paraná. Los responsables de estas áreas de formación en oficios aseguran que, si bien esta herramienta existe desde hace mucho tiempo y con variadas opciones de cursado, cada vez tienen más demanda.

Albañilería, electricidad, peluquería, auxiliar de estética, colocación de durlock, diseño gráfico, reparación de celulares y herrería, son algunas de las asignaturas que se enseñan en forma gratuita para quienes necesiten abrirse camino en el mundo laboral.
El ajuste obliga a estar atentos a esos "huecos o nichos" que se pueden explotar. Actividades demandadas en la actual situación socio económica, pero que a la vez no requieran de un capital o una gran inversión para poder comenzar. Para subsistir o, simplemente, volver a empezar.
"La gente busca aprender un oficio por la desesperación de conseguir trabajo"
Raúl Rousseaux, Responsable del Área de Capacitación No Formal de Uader, resaltó que "en lo referente a oficios abordamos desde dos lugares. Antes los oficios tenían la finalidad de fortalecer un proceso que se venía desarrollando donde estaba el material en bruto y terminaba en un producto final. La persona que aprendía el oficio fortalecía distintos momentos de esas cadenas. De a poco fueron apareciendo otros oficios para insertarse en el mercado laboral en un corto plazo o también como mecanismo de supervivencia".

"Por ejemplo la persona que cuida niños desarrolla una actividad que se ha hecho toda la vida. Cuando uno empieza a darle herramientas de conocimiento comienza a ser una actividad que tiene reconocimiento dentro del mercado de trabajo, hoy la ley los reconoce, hay escala salarial, tienen un gremio que los defiende. Son oficios que van pasando de ser una actividad completamente silvestre a jerarquizada", comentó.

Asimismo, dijo que "el problema que hay hoy, y cuando se empiezan a desarrollar políticas vinculadas al desarrollo de oficios, se tiene que pensar desde una mirada integral. Si una persona quiere cuidar personas mayores no solo hay que brindarle herramientas para hacerlo, sino enseñarle los derechos laborales, los precios que tiene que establecer, las medidas de seguridad, el marketing para poder ofrecer su servicio".

"La gente busca aprender un oficio por la desesperación de conseguir trabajo. Necesitan aprender algo en el corto plazo para poder llevar un plato de comida a su casa. Lo hacen les guste o no. Si se piensa en aprender algo en seis meses difícilmente tenga mucho valor dentro del mercado", manifestó.

"Tenemos una lectura de cómo está el área de vacancia que hay, de cómo está el proceso productivo, el tecnológico, hablamos con los diferentes actores y decidimos sobre qué oficios nos conviene avanzar. Hay que evaluar las potencialidades de cada ciudad. Las mujeres tienen mayor participación en el aprendizaje de oficios que antes eran solo de hombres", indicó.

Expresó que "en lo intangible tenemos oficios como informática, programación, diseño de página web, reparación de PC".

"Hoy nosotros entendemos los oficios en un contexto de estanflación. Los insumos aumentan permanentemente, el bolsillo rinde menos y esto impacta en la cadena de trabajo. Lo más grave que se dice es que el oficio en este contexto sirve para rediscutir la pobreza y no como un mecanismo de calidad de vida ascendente", reflexionó.
"Los peluqueros nos tenemos que perfeccionar continuamente"
Lorena Berents, Peluquera, dijo que "peluquería es un oficio en el que la persona debe estar a gusto con el trabajo para poder crecer y avanzar como empresa. Yo empecé peluquería porque quería hacer algo y después me di cuenta que tenía habilidad con las manos. Los peluqueros nos tenemos que perfeccionar continuamente".

"Enseñamos teoría pero también, además de la práctica, es fundamental la ética profesional, un montón de cosas que hacen que el cliente te elija", resaltó.

Comentó que "tengo clientes que me siguen de años a pesar de la crisis. Otros van a otra peluquería para abaratar costos pero les hacen alguna macana en el corte o el color y vuelven para que se los arregle. Hay otras que no tienen problema en pagar lo que vale el trabajo porque han ido a otras peluquerías y comparan".

"Hay chicas jóvenes que quieren estudiar peluquería, manicura, depilación, maquillaje y otros rubros de la belleza para pagar sus estudios. Encuentran una salida laboral rápida", dijo.

Remarcó que "hoy en día como profesionales nos encontramos ante el dilema de que la materia prima tiene un costo, nuestro trabajo otro y lo que gana el cliente para pagar eso es otro".
"Se ve mucho que la gente llega al taller con bicicletas antiguas"
Sergio Lauck, Bicicletero, señaló que "arreglo y vendo bicicletas. Hay dos tipos de clientes: el que usa la bicicleta por moda y el que usa por necesidad. Hay mucha gente que busca cambiar hábitos y sale a andar en bicicleta para hacer ejercicios y moverse".

Comentó que una bicicleta hoy cuesta al menos 7000 pesos. "Se ve mucho que la gente llega al taller con bicicletas muy antiguas. Todo se puede arreglar. Hoy en día es una actividad rentable si se la sabe manejar, hay épocas duras. Hace cinco años que se mantiene, no se da un pico grande pero se sostienen los arreglos", dijo.

"En Paraná no hay ni una bicisenda, pero la gente elige la bicicleta para ir a trabajar, los chicos para ir a Educación Física, a entrenar. Las bicicletas hoy vienen mejor equipadas, se anda mucho más cómodo", resaltó.

"Somos muchos los que comenzamos desde abajo con nuestro oficio y aún podemos mantenerlo. Va en la seriedad y el empeño que le pongamos. Hay que ganarse la confianza, hay que capacitarse", expresó.

Asimismo, remarcó que "hoy andar en bicicleta en Paraná no es fácil por sus calles. Debería concientizarse un poco más".
"Mucha gente acude a capacitarse por necesidad"
Hernán Fond, Modisto, indicó que "tengo una mamá que hace 30 años fue modista. Mi recuerdo de los 8 años es estar recortando encajes que se le caían a ella mientras trabajaba. La vida me llevó a una escuela técnica, quise ser arquitecto y un día decidí ser modisto. Ahora también enseño el oficio".

"Acude a capacitarse la gente que lo hace por necesidad, porque la crisis en la que estamos envueltos no escapa a nadie. Tal vez a una prenda de un hijo mayor la puede transformar y la usa el hijo más chico. Muchos no buscan capacitarse para trabajar para afuera. También está la parte de que muchos se capacitan porque en algunas pymes necesitan gente capacitada en máquinas industriales", remarcó.

"Uno como instructor debe acompañar la trayectoria para que los alumnos aprendan a querer la profesión, sobre todo aquellos que solo concurren para aprender por la necesidad de conseguir un trabajo", señaló.

Asimismo, contó que "trabajo arreglando ropa que traen y haciendo ropa de alta costura. Esto último hoy en día es un poco más difícil. Me doy cuenta en las chicas que cumplen 15: antes eran dos vestidos, súper pomposos, mucho bordado y demás. Este año son más sencillos porque se acotan a un presupuesto".

Indicó que "pasé de tener una máquina de coser Singer, que no me dio resultado, a una Janome. Cuando uno va probando la marca contagia, vas pasando de una a otra, ahora a la bordadora".

Aseveró que "en este momento del país es difícil cobrar lo que realmente vale el trabajo de uno y las horas que estamos. Un vestido lleva horas y horas de bordado y eso a veces no se cobra como se debe. Es feo pero hay que ver la cara del cliente. Muchos vienen con toda la ilusión de hacerse el vestido y es difícil rompérselas porque sus padres no llegan a poder pagar el precio. Hay gente que lo paga de contado y otros que no pueden".
"El gobierno nacional mide con la misma vara a una microempresa, a una pyme y a una gran corporación"
Waldemar González Oxaran es comerciante de Paraná y vice presidente regional de CAME joven. "Soy comerciante en la ciudad, vendo máquinas de coser; me hice emprendedor siendo empleado ante la necesidad de tener un techo, y en el medio de eso, viendo el camino que transité buscando aliviarlo o trasmitir esa experiencia, me metí en la gremial empresaria. Hoy me toca colaborar a nivel nacional, en la CAME Joven, para el fortalecimiento de los emprendedores y las pymes", relató.

"Desde CAME tenemos estudios hechos que indican que de los 44 millones de argentinos que somos, solamente nueve millones son empresas que tributan (pymes micropymes, o pequeños contribuyentes), que tributan en forma autónoma. De ese total hay un 70 % que son monotributistas, un 30 % responsables inscriptos. Trece millones más son empleados, que tributan una parte. La población económicamente activa son un 20 millones", detalló.

Aseveró de la misma manera que "un gran problema del gobierno nacional, no solo el actual sino también el anterior, es que se mide con la misma vara, con la carga impositiva, a una microempresa, a una pyme que a una gran corporación".

Consultado respeto de las máquinas de coser nacional, aseveró: "En una época estaba la Singer y la Godeco que desde hace mucho más tiempo que no existe. La industria cambió y la Argentina no está preparada para una mecánica tan pequeña".

"Los creadores de las máquinas de coser fueron los japoneses y los chinos, y ellos han llevado la industria hacia otro lugar, donde la Argentina no podía competir. En el `83 Singer Internacional se retira del país, y toma la franquicia una empresa nacional que es Macoser. Esta empresa intentó comenzar a fabricar la Singer Florencia, que hasta hace poco se fabricaba. No hace mucho hubo inconvenientes a partir de que cerró y dejó gente afuera. De 10 máquinas que entran al negocio para reparar, nueve son Singer, porque lamentablemente esa máquina nacional no tenía la capacidad de competir en calidad por los costos laborales, por el fabricado de los plásticos, por la inyección del aluminio, con la máquina que venía de afuera", apuntó.
"Compran bicis chinas en cuotas y dejan las bicis que se pueden restaurar, tiradas"
Lucas León es propietario del taller de bicicletas "Dale pedal". Mencionó que entre otras actividades que realiza, "estoy fomentando el uso de la bicicleta en la ciudad".

"La gente está muy metida con el tema del consumismo, en Argentina en 2018, hubo record de venta de automóviles y Paraná tiene récord de autos en el país. Cada tres argentinos, uno tiene auto" recordó y pidió: "Dejar el auto, gastar menos en combustible y `darle más a la bici`".
Expresó que "en las bicicleterías dan financiación, compran bicis chinas en cuotas. Y dejan las bicis que se pueden restaurar, tiradas; eso es consumismo".

"Fui invitado a una charla sobre transporte urbano a la Facultad de Ingeniería de Oro Verde. Hablaban de que cada vez el transporte urbano será menos frecuente, los coches serán más viejos, el boleto va a ser más caro, y nadie está haciendo nada por el tema de la bicicleta acá", puso relevancia. "Ponen la excusa de las barrancas, las subidas, el paisaje de la ciudad", contó.

Dijo que participa en un proyecto de "bicicletas solidarias" que se denomina "Paraná desde la bici". La iniciativa busca que "se empleen diez bicicletas, con dos paseos guiados (miércoles y domingos), para pasear en el casco histórico de la ciudad, que puedan venir turistas o gente del interior y que puedan pasear gratis. Es sin fines de lucro".

A su vez dijo que ha armado otro proyecto que se denomina "Libera tu bici", una iniciativa copiada de España, que en Uruguay, Rosario, Córdoba, Mendoza también se realiza, que consiste en que la gente "done una bicicleta para que, en un taller comunitario se repare, y luego la prestamos a la gente para que concurra a su trabajo o a su lugar de estudio. Esa gente puede ahorrar en taxis, en combustible o en el colectivo y con el tiempo, puede comprarse su propia bicicleta. Y la bicicleta que tenía prestada, es usada por otra persona con el mismo fin".
"La gente busca tratar de estirar más la vida útil de los artefactos"
Ricardo Romano es electricista, carpintero, instalador de aire acondicionado y reparador de artículos varios. "Se están arreglando mucho más que antes, los electrodomésticos. La gente cambió de hábitos por el modelo económico que influyó para que se busque tratar de estirar más la vida útil de los artefactos".

"Todo se puede arreglar, pero la calidad no es tan buena como la de antes. Producto de esto, a veces aunque lo intentemos, no tiene solución", resaltó citando que uno de los productos con los que esto ocurre generalmente es con los microondas.

Resaltó que este verano "se arreglaron mucho los ventiladores" y que "no se instalaron tantos equipos de aire acondicionado".

"Hubo una época que se cerró la importación de China, de donde venían bordeadoras, motoguadañas; de esto artefactos ya no se conseguían repuestos. Ahora sí se consiguen", dijo.

Consultado por otra de sus actividades, la carpintería, manifestó: "Eso es más artesanal, la gente no lo busca tanto. La gente es más práctica en buscar elementos de plástico. La calidad es distinta".
La opinión de los panelistas
El conductor del programa Lalo Foncea detalló que el de este jueves, "es un tema que nos involucra a todos, los argentinos tenemos una capacidad para reinventarnos y para resurgir sobre todo en momentos de difíciles situaciones socioeconómicas como la actual. Eso hace que muchos oficios que a veces, en determinado momentos, consideramos olvidados o vemos que comenzaron a desaparecer, resurjan".

La periodista Luz Alcain resaltó: "Hablamos de hábitos de toda la población que dice, `basta de consumir y desechar`, `vamos a tratar de reparar`. Uno recuerda otros contextos del país en los que hubo un reverdecer en relación con la imposibilidad de consumir y tirar". Alcain resaltó una de las frases del presidente Macri en su visita a Entre Ríos: "Dijo que para poder emparentarnos con las provincias hermanas dela región Centro, deberían fundarse en Entre Ríos 6000 empresas".

La periodista Ana Tepsich puntualizó que Paraná está `llena` de peluquerías. Ahora han surgido para las de varones, las barberías. Hay que seguir capacitándose para no perder espacio". En otro orden, Tepsich destacó que, ante una consulta con su modista le dijo que "no tiene más trabajo producto de que la ropa está tan cara; la gente, en este momento, no piensa en ropa. La gente piensa en ir al supermercado. Lo que sí le llamó la atención es que, a partir de un reality sobre costura, la gente está ahora comprando telas y cosiendo en sus casas".


El panelista Mariano Kohan, dijo que "el emprendedurismo tiene que ver más con la producción de algo para vender e ir escalando. El oficio tiene que ver con una cuestión artesanal que uno hace y transforma mecánicamente pero no en escala comercial, sino de supervivencia".

El locutor Alejandro Abero, señaló que "antes se enseñaban oficios hasta por televisión. Te enseñaban a poner durlock, a arreglar aire acondicionado. Ahora eso no existe más por las políticas públicas aplicadas".

El periodista Sebastián Martínez, manifestó que "son dos mundos distintos la economía formal y la informal. Un mismo servicio si lo contratás informalmente te va a salir menos porque tiene menos carga impositiva. En el sector construcción ha caído la demanda, los mejores albañiles que antes estaban en empresas hoy trabajan en la calle por su cuenta, informalmente".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS