Economía Ahorro estatal

Jubilaciones y AUH sufrieron pérdidas por el cambio de fórmula

Los haberes de las jubilaciones, pensiones, pensiones no contributivas y Asignaciones Familiares (incluyendo AUH) nacionales perdieron un 18,31% de su poder de compra y un 7,09% de su capacidad para sustituir a los ingresos laborales.
En 2018, el cambio de la fórmula de movilidad previsional perjudicó a los jubilados y demás beneficiarios de la Seguridad Social en $ 72.935 millones. Se pasó de una modalidad que tenía en cuenta la recaudación a otra que considera la inflación y los salarios.

Luego de compensaciones otorgadas por el Gobierno, como el bono de marzo, esa pérdida se redujo a $ 64.938 millones.

"La nueva modalidad tuvo un efecto reductor del gasto previsional por un valor de alrededor de 0,6% del PBI, en 2018", dice un estudio de ASAP ("Evolución y Financiamiento de la Previsión Social en Argentina").
De los $ 64.938 millones, $ 54.367 millones afectó a los jubilados y pensionados. Otros $ 7.1336 millones dejaron de recibir las pensiones no contributivas y la Pensión al Adulto Mayor (PUAM) y $ 4.535 millones, los beneficiarios de las Asignaciones Familiares.

Para los jubilados y pensionados, a valores de diciembre 2018, la pérdida estimada fue de 14.500 pesos en el año, en promedio.

El Informe señala que "la movilidad otorgada, de octubre de 2017 a octubre de 2018, fue de un 19,19% acumulado, mientras que la variación del IPC nacional, según datos de INDEC, fue del 45,91% en el período y la de RIPTE (salarios formales) de 28,29%.

De esta forma, agrega el Estudio, "por efecto de los cambios introducidos en la movilidad previsional, durante dicho período de 12 meses, los haberes de las jubilaciones, pensiones, pensiones no contributivas y Asignaciones Familiares (incluyendo AUH) nacionales perdieron un 18,31% de su poder de compra y un 7,09% de su capacidad para sustituir a los ingresos laborales".

Esa pérdida se produjo porque la nueva fórmula de movilidad eliminó la evolución de la recaudación que figuraba en la anterior fórmula y que, entre 1995-2017, fue mayor a la inflación. Además, se reemplazó el reajuste semestral por uno trimestral, pero "en el arranque omitió un trimestre completo" con la pérdida para los beneficiarios de $ 39.969 millones (0,4% del PBI).

"El cambio en la periodicidad de los reajustes (de semestral a trimestral) tiene un efecto reductor, pues se eligió una modalidad que subsume un trimestre completo de actualización" que para el caso de los jubilados y pensionados representa una "reducción permanente del haber previsional de un 3,6%".

Por esa razón, el 5 de junio pasado, la Sala 3 de la Cámara Federal de la Seguridad Social cuestionó la aplicación de la nueva fórmula (causa Miguel Fernandez Pastor c/ANSeS) "dado que considera que las normas no se pueden aplicar en forma retroactiva", dice el Estudio. Por este caso, ANSeS presentó un recurso extraordinario ante la Corte Suprema. Y el Alto Tribunal deberá expedirse sobre la constitucionalidad o no de esa aplicación retroactiva de la nueva fórmula.

Luego en marzo el Gobierno compensó parcialmente dicha reducción con el bono efectivizado ese mes por $ 4.635 millones, pero "mientras el bono fue por única vez, el efecto de la no actualización se mantiene en el tiempo".
Fuente: Clarín

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS