Economía En El Ventilador

Bienes personales: las disposiciones ¿afectarán nuestra economía doméstica?

Se analizan cambios en el impuesto sobre los Bienes Personales, el tributo que grava los bienes que los argentinos tenemos dentro y fuera del país. ? ¿Estamos acerca del impacto de las medidas? El debate en El Ventilador.
Desde hace años se insiste en la necesidad de modificar el esquema impositivo en nuestro país. Introducir cambios que apunten a fortalecer la equidad y promuevan el crecimiento y la inversión.

Monotributo, IVA, Ganancias, inmobiliario o Bienes Personales: cuando se los nombra no hay uno al que no se preste atención, casi siempre temiendo que una nueva disposición afecte nuestra economía doméstica.

Hoy, en medio del debate que atraviesa a las provincias y la Nación en torno a la ley de presupuesto 2019 - se analizan cambios en el impuesto sobre los Bienes Personales, el tributo que grava los bienes que los argentinos tenemos dentro y fuera del país, ya sea inmuebles, vehículos, muebles del hogar o residencias transitorias, dinero, títulos o acciones, derechos de propiedad y créditos.
Con los cambios producidos hace dos años a raíz del blanqueo fiscal que impulsó la gestión de Mauricio Macri, la obligación de tributar era para quienes tuvieran bienes por encima de los 800.000 pesos para 2016, 950.000 para 2017, y $ 1.050.000 para 2018.

¿Se vienen nuevas modificaciones? Bajo el gran paraguas de reducir el déficit fiscal, y habiendo eliminado el fondo de la soja que repartía las retenciones a la exportación de este grano entre las provincias y municipios, el Gobierno vuelve a plantear cambios en este tributo y según se especuló, podrían verse afectadas las viviendas familiares. ¿Avanzarán los senadores en este punto y tal como dijo el presidente del bloque justicialista, Miguel Ángel Pichetto, se eximirán a los inmuebles destinados a casa habitación de valor inferior a los $18 millones?

Mientras tanto, y después de una fuerte embestida principalmente desde los medios, el campo ganó la batalla y quedó exceptuado de pagar este impuesto que iba a empezar a gravar también los inmuebles rurales.

¿Cómo queda el mapa tributario del país? ¿Estamos informados los ciudadanos acerca del impacto de las medidas que apruebe el Congreso en materia de impuestos? ¿Conocemos el destino de los fondos que recauda la AFIP? Y en cuanto a su distribución en salud, vivienda, educación: ¿se ejecuta con criterio "federal" como tanto se dice desde la Casa Rosada? ¿Qué postura se defiende desde nuestra provincia?
"Somos uno de los países con mayor presión tributaria del mundo. Detrás de los números hay gente que sufre"
María José Quinodoz, contadora y Máster en Impuestos, dijo que "somos uno de los países del mundo con mayor presión tributaria. Hay que ver qué recursos se sacrifican si se plantea la exención de la vivienda única hasta 18 millones de pesos. Hace unos días salió el decreto Nº 918 de la nación, donde se crea un organismo nacional con participación de las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Su función será tratar de acercar el valor fiscal de los inmuebles hacia el valor de mercado para ampliar la base sobre la que se recauda y tratar de disminuir las alícuotas que inciden sobre los bienes".

En ese sentido, explicó que "si no se adecúan las alícuotas va a incrementar la recaudación por bienes personales y a su vez va a incrementar la recaudación por el impuesto inmobiliario que va a las provincias".

"Lo que sucede específicamente con los impuestos directos, que son los impuestos patrimoniales, que vendrían a ser de los bienes personales, es que deben ser de carácter transitorio, según indica la Constitución. Por ese motivo se dio por nueve años y en el año 2000 se lo prorrogó hasta el 31 de diciembre del 2019", señaló.

Respecto al campo, indicó que "sobre el impuesto que se estaba por derogar a partir de los ejercicios de las empresas a partir del 1º de enero de 2019, es ganancia mínima presunta, que gravaba a los inmuebles rurales. En el proyecto de Presupuesto se decía que si ocurría esto entonces que se incorpore dentro de bienes personales, sacándole la exención que establecía el impuesto. Eso ahora no se prevé".

Asimismo y sobre el proyecto de levantar el piso mínimo de eximición de bienes personales respecto a las viviendas, manifestó que "como el impuesto a los bienes personales es coparticipable, analizaban cuánto se perdía o se dejaba de cobrar por la exención, y eran entre 3 mil y 4 mil millones de pesos. Gran parte de esa cifra, casi el 50%, es coparticipable, por lo tanto las provincias iban a perder alrededor de 1700 millones de pesos".

"Las alícuotas de las tasas municipales y los impuestos provinciales, como por ejemplo Ingresos Brutos, son las más altas en toda la escala. Hay que hacer un incentivo a la producción y ampliar la base de recaudación. Son tan altas las tasas y la presión tributaria porque hay un porcentaje muy chiquito que tributa y tiene sus actividades 100% legales. Habría que ver algún mecanismo de inclusión dentro de la base de recaudación, que haya más gente que pague para disminuir la tasa", explicó.

Y dijo: "a lo largo de la historia se fueron poniendo parches. Se ha intentado hasta un Código Tributario Nacional para unificar criterios y no se ha podido porque son tantos los parches que tiene la legislación tributaria que es imposible. Se necesita aunar nación, provincia y municipio y cada uno tira para su lado, tiene sus intereses, ninguna quiere resignar ingresos".

"Hay que tratar de gravar a estos sectores financieros que tienen una alta renta y después analizar lo que sucedió a partir de la Ley Nº 27260 del blanqueo, de que se podían blanquear bienes y dinero que se tenían en el exterior pero se podían seguir teniendo al exterior. Quizás habría que hacer una política de repatriación de esos bienes que se tienen afuera para incentivar la producción en el país. Otra cuestión que sería importante analizar es la de las divisas generadas por las exportaciones, que ahora no existe la obligación de ingresarlas y antes sí. Eso es dinero argentino que se queda trabajando afuera", propuso.

Y agregó: "lo que uno tiene que entender detrás de los números de cuánto cuesta el dólar, cuáles son las alícuotas de los impuestos, cuánto crece o no crece la economía, hay personas que, a medida que todo esto se desajusta cada vez un poco más, caen en la línea de pobreza, de indigencia. Hacemos todos un análisis parcial y deberíamos hacer un análisis global, teniendo en cuenta que atrás de todos esos numeritos hay gente que sufre".
"El sistema tributario en general, en nuestro país, lamentablemente no está organizado"
Andres Gamarci, contador y docente de la Facultad de Ciencias Económicas definió al impuesto a los bienes personales asegurando que grava a todo el patrimonio de las personas. Se creó en 1991 y la teoría decía que era un impuesto de emergencia que se iba a aplicar sobre nueve períodos solamente".

"Cuando asumió Macri se proyectaba que se iba a dar la disminución periódica de la alícuota para que, en un mediano plazo, fuera derogada, así lo pensaban todos. De la misma manera, como se lo hizo con otro impuesto, el de la ganancia mínima presunta. Tendían a evitar este tipo de impuestos, disminuyendo este tipo de alícuotas, para finales de 2019, se iba a discutir si se iba a mantener o no. En el medio, pasaron otras cosas", recordó el contador.

¿Qué sucede si el productor tiene una sociedad. Se lo exceptúa del impuesto pago o no? "Los campos están considerados unidades de explotación, es como si uno tuviera una empresa. La naturaleza del impuesto es gravar aquel capital de carácter personal que excede lo que la sociedad entendería como un patrimonio personal medio", respondió.

"La problemática de cómo tributamos tiene que ver con cuestiones culturales y políticas muy fuertes. En nuestra pirámide tributaria tributamos en la municipalidad, en la provincia y en la Nación. En el mundo hay distintos sistemas tributarios. Por ejemplo, hay casos en los que las provincias tributarían directamente sus impuestos y tendrían mayor autonomía y no tanta dependencia nacional. En nuestro país, a la mayor cantidad de impuestos lo recauda la Nación y distribuye a través de la coparticipación", puso relevancia Gamarci.

Entendió asimismo que "el sistema tributario en general, lamentablemente no está organizado, no está bien planificado ni bien implementado. Se dan anomalías tan grandes y tan dispares que termina siendo totalmente inequitativo. Para poner un ejemplo dentro de bienes personales, una persona que tuviese en su patrimonio cuatro departamentos pero que adquirió hace años, los adquirió uno a uno, quizá su valor fiscal llegue a 1.500.000 de peso. Y Una persona que compra un departamento con un crédito hipotecario, cuyo monto tiene que estar totalmente declarado, este paga y el otro no".

En otro orden, aseveró: "Hay un esquema coyuntural tan grave con las tasas de interés tan altas, los bancos están recibiendo por parte del Banco Central una tasa de completa liquidez, en un 70 % y lo está tomando dinero del público en público, en plazo fijo que está a una tasa muy grande del 50 %. Tienen un margen enorme de ganancias garantizado, por tomar el dinero del público y colocarlos en el mercado, con el agravante de que ellos pueden tomar esos título como encaje, es decir cumplir con el efectivo que ellos deben tener obligatoriamente para responder".

"Creo que el grave problema de todo Latinoamérica es la gran desigualdad, no es que no haya riqueza, sino que está mal distribuida. La brecha entre los que más ganan y los que menos ganan, es cada vez mayor. Ha empeorado significativamente. Todo el arco político en Argentina debería consensuar un sistema tributario inteligente, progresivo, que tienda a la equidad y que unifique un criterio para los diez o quince años, para definir cuál va a ser la base de recaudación de la nación, de las provincias, y los municipios y que permita un horizonte temporal. Estamos discutiendo esto ahora, y en 2015, se sancionaba una ley que planificaba y proyectaba todo lo contrario", aseguró.

Opinó asimismo que "este tipo de discusiones que se llevan adelante en el Congreso y negociaciones que entremezclan intereses políticos, sectoriales, provinciales, se meten directamente en una legislación tan sensible, como es en un impuesto, y termina saliendo una cosa totalmente amorfa. Tenemos un sistema tributario tan extraño".

"Seguimos en esta idea de mejorar el sistema tributario. Esto está directamente relacionado con el nivel de gastos, porque esta discusión surge a partir de la necesidad de reducir el déficit fiscal. El Estado nacional arremetió con recortes fuertes", manifestó el contador.

También aseguró que "para lo que resta del año y en 2019, van a seguir ajustándose tarifas, lo que tiene una presión sobre los precios. Estamos en un contexto de estanflación: tenemos un ambienta recesivo con una inflación grande y esto es un cóctel explosivo. Si las proyecciones indican que la economía se va a contraer, lo que significa estancamiento de los salarios, desempleo y sabemos que va a haber inflación, estamos en un contexto muy complicado".
La opinión de los panelistas
El conductor del programa, Lalo Foncea, opinó: "Como argentinos nos quejamos bastante de los impuestos que pagamos, pero es importante que conozcamos el momento en que se está decidiendo esto".

La periodista Luz Alcain señaló que "en Argentina también se ha sabido aprender a generar la garantía de derechos, de distintos tipos. Esto es tradición respecto de otros países latinoamericanos".

La periodista Ana Tepsich aportó: "En otros países en los que se recauda tanto, las instituciones funcionan. Yo pago impuestos, y puedo mandar a mi hija a una escuela privada, puedo pagar la obra social. En otros países como Italia u Holanda, todo el resto lo puedo hacer de manera gratis, porque ya pagué mis impuestos. Todo anda, acá no".


La periodista Claudia Yauck, indicó que "debe haber otra salida que no sea cobrar más impuestos. Debe haber otra forma de que la economía funcione que no sea a costa de cobrar más impuestos, sacarle al que menos tiene. Siempre nos quedamos en esa ecuación".

El periodista Sebastián Martínez, señaló que "hace menos de un año escuchábamos estos debates con un paquete de leyes para bajar impuestos y se les pedía eso a las provincias. Ahora bajamos a la realidad, pagamos más impuestos y hay una presión tributaria grandísima. Hay muchas empresas con problemas para pagar impuestos. Hay moratorias abiertas a nivel municipal y la AFIP prorrogó la moratoria hasta fin de año. A las empresas les está costando pagar los impuestos, están financiando la falta de ventas, los problemas estructurales con los impuestos".

El panelista Mariano Kohan, manifestó que "tenemos un 25% de tasas de impuestos sobre PBI. En Europa y los países nórdicos es de 45%. La idea debería ser recaudar menos para que tengamos mejores servicios, como en los países del primer mundo. Los países de mayor desarrollo humano tienen mayor recaudación que en Argentina. El que tiene un campo está produciendo un bien que se vende en dólares, con cotización internacional".

El locutor Alejandro Abero, dijo que "la provincia no tiene la capacidad de decir que el metro de terreno sale tal dinero. El que lo va a decir con la creación de un organismo va a ser Mauricio Macri".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS