Economía Poco crecimiento y menos inflación

Acuerdo con el FMI: Los efectos en la economía que los analistas anticipan

Esperan poco crecimiento y menos inflación en 2019. Habrá impacto sobre el consumo masivo. Los créditos hipotecarios se amesetarán. El freno a la emisión monetaria reducirá presiones inflacionarias. El ajuste recortará la expansión del PBI.
El acuerdo con el Fondo Monetario llegó antes de lo esperado y por un monto muy superior al previsto. Los US$50.000 millones pactados hablan del respaldo de los países centrales a la gestión de Mauricio Macri y también de la magnitud del ajuste comprometido para encauzar las cuentas fiscales e intentar domar la inflación de una vez por todas. Para los analistas consultados por el Económico, a partir del año próximo el acuerdo permitirá terminar con la dominancia fiscal y bajar la inflación en forma consistente, pero en lo inmediato golpeará sobre la actividad.

"Se decidió eliminar el principal problema económico de la Argentina: el déficit fiscal y su monetización por parte del BCRA. Con la eliminación del déficit bajará la inflación; esto permitirá reconstruir de a poco una organización económica que garantice estabilidad y crecimiento", sostuvo a Clarín Nadín Argañaraz, director del IARAF.
La corrida cambiaria
"Es un programa fuerte: da una idea del respaldo de Estados Unidos y Europa", indicó Dante Sica, director de Abeceb. "Lo importante es el hecho de cortar fuerte la dominancia fiscal sobre el programa monetario. Eso da margen para desarmar las Lebac. Con esto podría estar casi terminada la corrida cambiaria".

Para Sica, la preocupación principal pasa por "evitar que la apreciación del tipo de cambio se pierda. El impacto del programa sobre la actividad se va a sentir más en la medida en que pueda bajar rápido la tasa de interés que se subió para frenar la corrida. Para este año se espera un crecimiento del PBI de entre 1,3% y 1,5%. En 2019 se va a afianzar este patrón de crecimiento más volcado a la inversión que al consumo. El piso para 2019 es de 1,5%, pero podría crecer entre 2,5% y 3%".
Baja en el consumo
La implementación del acuerdo no estará exenta de protestas sociales. Según Sica, "se viene un semestre duro en términos de movilizaciones, pero no veo un deterioro generalizado de la economía como para que se genere un estado de movilización permanente. Para el sector público este año habrá pérdida de salario real. El sector privado debería quedar casi en equilibrio. Habrá impacto sobre el consumo masivo, especialmente en los sectores que son crédito-intensivos. Hasta hoy el consumo en el interior se mantiene estable, donde se siente más la caída es en CABA y GBA. En el segundo semestre se espera una baja del consumo de bienes durables: autos, motos, línea blanca. Los créditos hipotecarios se van a amesetar, recién entre julio y agosto vamos a empezar a ver una recuperación".
El fundador de Elypsisweb, Eduardo Levy Yeyati, sostuvo que "la suma sorprende positivamente y debería verse reflejado en una caída del riesgo país a partir de mañana". Para el economista, "el ajuste se concentró inteligentemente en el Presupuesto del año que viene".
Por lo tanto, Argentina "no va a improvisar ajustes en lo que resta del año", sino más bien "va a calibrar la negociación de las medidas que lleven a un déficit del 1,3% en 2019".
El crecimiento
Según Levy Yeyati, "la gran duda es hasta qué punto la economía argentina preservará una base de crecimiento que haga que el ajuste no impacte demasiado en la actividad. A la hora de ajustar, como gobierno uno tiene que ser cuidadoso, mostrar que la distribución es relativamente justa y que no hay sectores excluidos y otros que cargan con todo el ajuste".
Inflación
Los analistas confían en que el freno a la emisión pavimentará el camino para desarmar la suba de precios. Martín Vauthier, del Estudio Eco Go, señaló que "las metas de inflación en 17% para 2019, 13% para 2020 y 9% para 2021 lucen razonables a priori. El fin del financiamiento monetario lleva a que sea el desarme de Lebac el que abastezca la suba en la demanda nominal de dinero".

"Este acuerdo acelera el gradualismo pero no es una apuesta de shock. Cuando se tienen cinco puntos de déficit, bajar un punto es hacer gradualismo", apuntó Ramiro Castiñeira, de Econométrica. "Dejar de emitir es lo que se necesita para frenar la inflación. El acuerdo trae los dólares que no trajo la sequía ni el endeudamiento público. El ajuste de un punto en el déficit del año próximo estaba dentro de las expectativas de mercado. No afecta las posibilidades de crecimiento, no se descarta un efecto rebote en 2019 por el impacto de la cosecha."
¿Qué va a pasar con el dólar?
"La devaluación del 60% interanual ya se hizo antes de firmar. Vamos a un esquema de flotación sucia, pero quiero ver cómo reacciona el Banco Central", sostuvo Castiñeira.

Para Federico Furiase, de Eco Go, "seguramente la Argentina vaya hacia un tipo de cambio con flotación más alto. Esto traerá un nivel de inflación más alto por unos meses y el Banco Central mantendrá las tasas hasta que el mercado digiera este tipo de cambio. Es de esperar que el año que viene sea mejor que éste en materia inflación/crecimiento".

Martín Alfie, economista jefe de Radar Consultores, dijo que el acuerdo podría desatar un "veranito financiero", pero no soluciona los problemas estructurales. "El problema antes de la corrida era externo: no había dólares, pero la economía crecía. Ahora el problema es interno: dólares hay, pero con dólar flotante y ajuste fiscal, ¿hay espacio para crecer?".
Lo que se viene
Alfie destacó que el dato del monto del préstamo "es muy positivo para el Gobierno. Supera expectativas, muestra fuerte apoyo internacional. Podría quebrar definitivamente en el corto plazo la turbulencia y desatar veranito financiero".
Pero insistió en que "el 2018 está perdido. La economía real para los próximos meses sigue por el mismo sendero negativo: aceleración inflacionaria, caída del poder adquisitivo (aunque podría ser morigerada por acuerdo con CGT) y, según pronósticos de varias consultoras, recesión. Este acuerdo no cambia mucho esto".

Camilo Tiscornia, de C&T Consultores, indicó que "la variable de ajuste es la actividad. La idea del gradualismo era hacer un ajuste suave e ir corrigiendo la macro con la ayuda del crecimiento. Ahora hay que resolver problemas macro aunque el costo se pague en crecimiento. Hay que luchar contra inflación y dar señales concretas". Fuente: (Clarín).-

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS