Sociedad Hay un detenido

Crimen de Anahí: La autopsia reveló que no fue enterrada viva

La versión había sido difundida por el abogado del único detenido. "No tenía tierra en las vías respiratorias", aclararon fuentes de la investigación. Tampoco murió por estrangulamiento.
"Anahí no tenía tierra en las vías respiratorias, no fue enterrada viva". Eso es lo que, según los investigadores consultados por Infobae, determinó la autopsia sobre el cuerpo de la adolescente. De acuerdo con los resultados de las pericias forenses, Anahí Benítez (16) no murió por estrangulamiento, la habían asesinado antes (posiblemente como consecuencia de una asfixia por sofocación) y luego la enterraron en el predio Santa Catalina, en Lomas de Zamora.

Tras la declaración indagatoria de Marcos Esteban Benítez (34), el único detenido en la causa, en la que les dijo a las fiscales del caso que no había visto jamás a Anahí, su abogado, Lucio De la Rosa, declaró a los medios que la víctima fue hallada con "tierra en la boca".

Pero fuentes con acceso al expediente aclararon que la autopsia desmiente al defensor del detenido: no había tierra en sus pulmones ni rastros en sus uñas que pudieran evidenciar signos de defensa. "La enterraron fallecida", comentaron a este medio.

Los análisis determinaron que Anahí pudo haber sufrido un golpe que la dejó inconsciente y que una vez en ese estado su asesino le tapó la nariz o la boca y la mató por asfixia. "El golpe pudo haber generado un estado de obnubilación o inconciencia que haya facilitado la sofocación, pero no estrangulamiento", aclararon fuentes del caso, quienes de todos modos aclararon que siempre existe la chance de que las pericias complementarias pongan en duda ciertas hipótesis y haya que cotejar los datos o volver a hacer exámenes.

La autopsia detalló que el cadáver de Anahí no presentaba lesiones en cuello y el resto del cuerpo, ni signos de abuso sexual. Tenía un corte en la mejilla izquierda, y lesiones contusas en párpado. Sobre la data de la muerte, se estimó entre 24 y 36 después de haber comido por última vez.

En tanto, durante la jornada del miércoles las fiscales Verónica Pérez y Fabiola Juanatey tomaron alrededor de media docena de declaraciones testimoniales. Las investigadoras estaban particularmente interesadas en escuchar a tres testigos que se presentaron de manera espontánea. Sin embargo, no trascendieron las razones del interés. Podría tratarse de testigos clave o de fabuladores.

"Lo importante es que al ser algo espontáneo te da algo que no estás teniendo en cuenta", confesó una fuente vinculada al caso, aunque aclaró que "ya ocurrió la semana pasada, pero no aportaron nada".

Los otros tres testigos fueron aportados por la defensa de Bazán. Se trata de amigos del detenido dispuestos a sostener lo que él ya les dijo a las fiscales en la declaración indagatoria realizada el martes a la noche. El sospechoso tiene indicios en su contra que Pérez y Juanatey consideran importantes, aunque no sirven por ahora como pruebas: el olfato del perro Bruno, que detectó olor de Anahí en su casa y olor de Bazán en la escena del crimen. Además, cabellos, sangre y alimento similar al que reveló la autopsia en el cuerpo de la víctima, encontrado a 300 metros de la casa del hombre.

Pero Bazán aclaró que él tiene muchos perros y que el olor podría haber sido arrastrado por ellos. También dijo que el cabello y la ropa de mujer encontrada en su casa pertenecen a su novia y que la sangre podría ser de sus perros o de su mujer. Incluso, aportó las claves de sus teléfonos y computadoras para que revisen su actividad, y explicó que no hay perímetro de seguridad en su casa, por lo que cualquiera podría haber pasado por ahí, o incluso ingresado a una casilla que tiene a metros de su hogar.

Las medidas clave, entonces, para las fiscales, serán las pericias sobre estos objetos y rastros recolectados en la casa de Bazán. Algunas incluyen cotejos de ADN. Si esos exámenes dan negativo, se les caería el, por ahora, único sospechoso, en una causa que ya contiene más de 1.000 fojas y pocos resultados. "Suena raro que el asesino entierre a su víctima a sólo 300 metros de su casa, pero por ahora los indicios más fuertes lo vinculan a él", aclaró a Infobae una fuente del caso.

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.